ON­CE MIL MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES

CA­SI NA­DA ES IM­PO­SI­BLE PA­RA RO­MA­NA BRA­MÓ VI C H, EL DÉ­CI­MO HOM­BRE MÁS RI­CO DE RU­SIA.

Don Juan - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍA: EKA­TE­RI­NA CHESNOKOVA / SPUT­NIK / AFP

Cuan­do Ru­sia se postuló a la can­di­da­tu­ra pa­ra ser la se­de del Mun­dial 2018, Ro­mán Abra­mó­vich no du­dó en ase­gu­rar re­mo­de­la­cio­nes y acon­di­cio­na­mien­tos de es­ta­dios y ciu­da­des.

Abra­mó­vich siem­pre ha sido un hom­bre de gran­des in­ver­sio­nes y ca­pri­chos. Su po­si­ción co­mo go­ber­na­dor de­sig­na­do de Chu­kot­ka, una re­mo­ta pro­vin­cia de Si­be­ria, du­ró unos po­cos años por­que fi­nal­men­te se dio cuen­ta de que era más fácil au­to­com­pla­cer­se de ma­ne­ras más en­tre­te­ni­das que la po­lí­ti­ca. Ser due­ño del Chel­sea des­de 2003, por ejem­plo, lo lle­vó a acu­mu­lar más ri­que­zas de las que ima­gi­nó: se­gún For­bes, su mi­llo­na­ria cuen­ta es­tá avaluada en 11.500 mi­llo­nes de dó­la­res y tie­ne ac­cio­nes en las com­pa­ñías pe­tro­le­ras y de gas más im­por­tan­tes de Ru­sia.

De to­das for­mas, pa­re­ce que su cer­ca­nía con Pu­tin es in­du­da­ble: en 2007 al­gu­nos do­cu­men­tos de Wi­ki­Leaks re­ve­la­ron pre­sun­tos la­zos fi­nan­cie­ros con el pre­si­den­te y en enero de es­te año el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­có una lista con más de 200 nom­bres que, su­pues­ta­men­te, han en­gro­sa­do sus cuen­tas ban­ca­rias gra­cias al Go­bierno ru­so. Fren­te a esas acu­sa­cio­nes, Abra­mó­vich so­lo le ha­ce ho­me­na­je al si­len­cio.

Ca­si na­da en su vi­da ha sido un im­pe­di­men­to pa­ra sus an­to­jos: man­dó a cons­truir el se­gun­do ya­te más gran­de del mun­do –ava­lua­do en 400 mi­llo­nes de dó­la­res–, com­pró en Ru­ma­nia el cas­ti­llo del conde de Drá­cu­la, tie­ne un he­li­cóp­te­ro y un Boeing 767. Sin em­bar­go, a prin­ci­pios de es­te año una fa­mi­lia blo­queó el plan pa­ra re­mo­de­lar el Stan­ford Brid­ge –el es­ta­dio del Chel­sea– por­que las nue­vas tri­bu­nas obs­trui­rían la luz de su apar­ta­men­to. Y ni si­quie­ra el mi­llón de li­bras que les ofre­ció Abra­mó­vich los con­ven­ció de re­ti­rar la de­man­da.

En Ru­sia eso ja­más ha­bría pa­sa­do. Y aun­que en In­gla­te­rra es so­lo una ba­ta­lla per­di­da, pa­ra un mul­ti­mi­llo­na­rio no exis­ten las de­rro­tas de­fi­ni­ti­vas.

EL NUE­VO STANDFORD BRID­GE es un plan pa­ra re­cons truir el es ta­dio del Chel­sea. Abra­mó­vich es­tá de­trás de la in­ver­sión de 1000 mi­llo­nes de li­bras es ter­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.