EL DE­TEC­TI­VE DE FRU­TAS

ES UNA SUER­TE QUE UN CAM­PO TAN PO­CO CO­NO­CI­DO Y EXPLORADO CO­MO LA PO­MO LOGÍATENG AUN EM­BA­JA­DOR EX­CÉN­TRI­CO,CO MO­DA VID K AR P.

Don Juan - - News - FO­TO­GRA­FÍA: WI­KI­PE­DIA BREWE

En un mo­men­to de su vi­da, su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción de­cía: “Da­vid Karp, de­tec­ti­ve de fru­tas”. Con su atuen­do ecléc­ti­co, que re­ma­ta un cu­chi­llo pa­ra fru­ta que cuel­ga de su cin­tu­rón y un cas­co de sa­fa­ri, Karp real­men­te se ga­nó ese tí­tu­lo: a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990, él era el úni­co hom­bre a quien los res­tau­ran­tes y su­per­mer­ca­dos de Es­ta­dos Uni­dos acu­dían pa­ra bus­car las fru­tas más exó­ti­cas del mun­do, las más di­fí­ci­les de en­con­trar, las de­li­cias que con un mor­dis­co em­pa­pa­ban la bo­ca con ju­gos de mu­cho sa­bor.

John Sea­brook, en un per­fil de TheNew Yor­ker so­bre es­te pe­cu­liar per­so­na­je, cuen­ta que Karp sal­ta de ca­so en ca­so, la mi­tad del tiem­po in­ves­ti­gan­do dón­de con­se­guir fru­tas exó­ti­cas y la otra mi­tad pro­bán­do­las pa­ra de­ter­mi­nar su ca­li­dad con su co­no­ci­mien­to en­ci­clo­pé­di­co. El cas­co no es una exa­ge­ra­ción: una vez, en Ha­wái, un du­rión ca­yó so­bre su ca­be­za des­de una al­tu­ra de seis me­tros (“¡Sin mi cas­co ese du­rión me hu­bie­ra ma­ta­do!”, di­jo él). Y es su cos­tum­bre lle­gar siem­pre a los en­cuen­tros con una fru­ta exó­ti­ca pa­ra que sus in­ter­lo­cu­to­res prue­ben el fru­to mi­la­gro­so de Áfri­ca, que cam­bia el sa­bor de lo áci­do a dul­ce, o una chi­ri­mo­ya de La­ti­noa­mé­ri­ca. Una vez, in­clu­so, Karp ras­treó y se in­fil­tró en una plan­ta­ción ul­tra­se­cre­ta de pi­taha­ya, a tres ho­ras de Los Án­ge­les, so­lo pa­ra ase­gu­rar un lo­te pa­ra uno de sus clien­tes.

Ac­tual­men­te sus co­lum­nas apa­re­cen de tan­to en tan­to en TheNe­wYor­kTi­mes y en Lo­sAn­ge­le­sTi­mes. Y adi­vi­na­ron: es­cri­be so­bre fru­tas ex­tran­je­ras y lo­ca­les, el mer­ca­do y la eco­no­mía de la fru­ta, ala­ban­do a los gran­je­ros que se atre­ven a pro­bar co­sas nue­vas. Firma co­mo Da­vid Karp y aun­que pre­fie­re ser lla­ma­do “po­mó­lo­go” (por la dis­ci­pli­na que es­tu­dia las fru­tas), los gran­je­ros y co­mer­cian­tes que lo han vis­to an­dar por Ca­li­for­nia con su cha­le­co de ex­plo­ra­dor y su gus­to in­na­to por las fru­tas lo si­guen lla­man­do por su an­ti­guo apo­do.

LOS LI­BROS QUE KARP más ad­mi­ra: Thea­na­tom­yof­des­sert , de Edward Bun­yard, y TheF­rui­tMa­nual:agui­de­to the­frui­ta­fruit­tree­so­fG­rea­tB­ri­tain, de Ro­ber t Hogg.

“SIEM­PRE ME PRE­GUN­TAN cuál es mi fru ta fa­vo­ri­ta: la ci­rue­la rei­na Clau­dia. Es una bom­ba ató­mi­ca de sa­bor”, di­jo en Smith­so­nia­nMa­ga­zi­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.