TASKA

POR ESOS PRE­CIOS, TAS KA ES DE LO ME­JO­REN LA ZO­NA DEL PAR­QUE DE LA 93.

Don Juan - - News - POR MAU­RI­CIO SIL­VA GUZ­MÁN FO­TO­GRA­FÍAS: JUAN MA­NUEL VAR­GAS

El co­ci­ne­ro es­pa­ñol Koldo Mi­ran­da es un ti­po in­tere­san­te.

Por un la­do, ha for­ja­do una lar­ga y exi­to­sa ca­rre­ra en va­rias co­ci­nas del mun­do (Es­pa­ña, Le­jano y Me­dio Orien­te, La­ti­noa­mé­ri­ca), in­clui­dos, ade­más, los re­co­no­ci­mien­tos más im­por­tan­tes del gre­mio glo­bal.

Por otro la­do, ha he­cho li­te­ral­men­te lo que se le ha da­do la ga­na con los fo­go­nes, al pun­to de lan­zar­se a abrir, re­cien­te­men­te, un lo­ca­li­to de street­food en Bo­go­tá.

Es vas­co de na­ci­mien­to, pe­ro cre­ció cer­ca del mar, en As­tu­rias. En su tie­rra, en­tre sus 20 y sus 30 años, se hi­zo re­co­no­ci­do por sus pro­pues­tas en las co­ci­nas del Pa­la­cio de Con­gre­sos de Eus­kal­du­na, del Gug­gen­heim o del Ho­tel Re­con­quis­ta de Ovie­do, has­ta que se con­vir­tió en una per­so­na­li­dad de la gas­tro­no­mía ibé­ri­ca cuan­do inau­gu­ró el res­tau­ran­te con su nom­bre, ga­lar­do­na­do con una es­tre­lla Mi­che­lin. Des­de en­ton­ces, es un re­fe­ren­te de la van­guar­dia es­pa­ño­la.

Pe­ro la vi­da da vuel­tas y el co­ra­zón y los pai­sa­jes y los fo­go­nes son mu­da­bles. Así las co­sas, Koldo se enamo­ró de una co­lom­bia­na y, sin de­jar sus pro­yec­tos en Es­pa­ña, se vino a Bo­go­tá a ha­cer par­te de Gam­be­rro (ca­lle 90 con ca­rre­ra 11), un res­tau­ran­ta­zo al que le en­tre­gó to­do lo me­jor de su ar­te en los úl­ti­mos dos años.

Pe­ro una vez más qui­so dar­le un vuel­co a su vi­da. ¡No más for­ma­lis­mos! Y por for­tu­na, pa­ra los bol­si­llos de los ro­los, aca­ba de abrir un pun­to de street­food que con­ser­va to­da la téc­ni­ca de su al­ta co­ci­na. Hay dum­plings, a un pro­me­dio de $13.000 (co­mo el won­ton de mo­le ne­gro de mor­ci­lla, man­za­na y nuez); ra­men, a un pro­me­dio de $24.000 (co­mo el de bon­dio­la bra­sea­da, pal­mi­to, to­fu, hue­vo y ve­ge­ta­les); wok, a un pro­me­dio de $ 22.000 (el ve­ge­ta­riano de qui­nua, ce­ba­da, hon­gos, pal­mi­tos y bro­tes) y Ya­ka­to­ri (o pinchos), a un pro­me­dio de $10.000 (co­mo el de ca­ma­rón, ajo, li­món y pe­re­jil).

Voy a tra­tar de ser jus­to al de­cir que, por esos pre­cios, Taska es lo me­jor que me he co­mi­do en años por esa zo­na (par­que de la 93). ¿De qué se tra­ta? “Una ba­rra de sa­bo­res del mun­do”, di­ce Koldo que es, en se­rio, un ti­po in­tere­san­te y muy in­quie­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.