Las mu­je­res que van a con­cur­sar en Rum­bo a Miss Uni­ver­so vie­nen de to­dos los rin­co­nes del país: hay es­tu­dian­tes, em­pre­sa­rias, di­se­ña­do­ras y has­ta una bai­la­ri­na. To­das tie­nen al­go que de­cir y re­pre­sen­tan las vo­ces de una ge­ne­ra­ción que quie­re re­cla­mar su l

Don Juan - - SUMARIO - F OTO G R A F Í A HER­NáN PUEN­TES ASIS­TEN­TES DE FO­TO­GRA­FÍA: DA­VID TRU­JI­LLO Y JUAN CA­MI­LO FER­NáN­DEZ // MA­QUI­LLA­JE Y PE­LO: KATERINA MAR­TI­NA, LAU­RA CORREA Y JUAN DA­VID RO­JAS // VES­TI­DOS DE BA­ñO: LEONISA.

EL PRó­XI­MO 30 DE SEP­TIEM­BRE, EN ME­DE­LLÍN, SE VA A ELE­GIR A LA CO­LOM­BIA­NA QUE IRá A BANG­KOK, EN TAI­LAN­DIA, PA­RA RE­PRE­SEN­TAR AL PAÍS EN MISS UNI­VER­SO 2018. LOS LEC­TO­RES DE DONJUAN PO­DRáN PAR­TI­CI­PAR DE LA ELEC­CIóN: UNO DE LOS VO­TOS DE LOS JURADOS CO­RRES­PON­DE A LAS VO­TA­CIO­NES QUE SE HA­GAN A TRA­VéS DE LAS PLA­TA­FOR­MAS DI­GI­TA­LES DE CA­NAL RCN, W RA­DIO Y DONJUAN. ELLAS SON LAS MU­JE­RES QUE EN­TRA­RáN A LA HIS­TO­RIA DEL REI­NA­DO. ¿CUáL ES SU FA­VO­RI­TA?

LLas mu­je­res que es­tán en es­tas pá­gi­nas re­pre­sen­tan una ge­ne­ra­ción que no le tie­ne mie­do a de­cir lo que pien­sa: lo ha­cen to­dos los días en sus per­fi­les de Fa­ce­book o en las his­to­rias que suben a Ins­ta­gram. Tam­bién de­nun­cian lo que les mo­les­ta: por ejem­plo, que los hom­bres se sien­tan con de­re­cho a mi­rar­las co­mo ob­je­tos.

“Mu­chos hom­bres to­da­vía tie­nen el chip de que si ven una mu­jer por la ca­lle la pue­den mi­rar de pies a ca­be­za o de­cir­le un pi­ro­po co­chino, co­mo si eso es­tu­vie­ra bien”, di­ce Isa­be­lla Atehor­túa. “Es in­creí­ble la in­co­mo­di­dad de no po­der ves­tir­te con una fal­da y sa­lir a la ca­lle sin­tién­do­te bo­ni­ta por­que in­me­dia­ta­men­te vas a sen­tir el mor­bo en las mi­ra­das”. La voz de ella y la de mu­chas otras de las con­cur­san­tes de Rum­bo a Miss Uni­ver­so, re­pre­sen­tan a mu­chas mu­je­res de Co­lom­bia que to­dos los días tie­nen que li­diar con­tra el ma­chis­mo: “A ve­ces me da mie­do co­ger ta­xi so­la o mon­tar­me en un bus y que me to­quen”, di­ce Clau­dia Montenegro.

Son jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rias o re­cién gra­dua­das de la uni­ver­si­dad. Una ha­bla chino y vi­vió en Shang­hái, otra em­pe­zó un pro­yec­to pa­ra en­se­ñar­les in­glés a los ni­ños de Cha­cha­fru­to y po­co a po­co sus cla­ses em­pe­za­ron a lle­nar­se de adul­tos que tam­bién que­rían apren­der. Quie­ren ser di­se­ña­do­ras, abo­ga­das, psi­có­lo­gas, mon­tar em­pre­sas de ne­go­cios y ex­por­ta­cio­nes o vi­vir de bai­lar. Al­gu­nas tu­vie­ron que en­fren­tar el bull­ying: por ser la­ti­nas, por su co­lor de piel o por ha­ber de­ci­di­do ser rei­nas en uno de los paí­ses más fa­ná­ti­co de los rei­na­dos.

En Co­lom­bia los con­cur­sos de be­lle­za son un in­gre­dien­te de na­cio­na­lis­mo. Luz Ma­ri­na Zu­lua­ga, en 1958, ga­nó el pri­mer Miss Uni­ver­so en el que par­ti­ci­pó Co­lom­bia: cuan­do vol­vió, la gen­te in­va­dió la pla­ta­for­ma del ae­ro­puer­to de Ba­rran­qui­lla; le pu­sie­ron ca­rro de bom­be­ros en Bo­go­tá, y ca­si no la de­jan ba­jar del avión en Ma­ni­za­les.

ISA­BE­LLA ATEHOR­TÚA SE­ÑO­RI­TA ANTIOQUI A 20 AÑOS

“To­mé la de­ci­sión de ar­mar un gr u pi­to de ni­ños pa­ra en­se­ñar­les in­glés en una ve­re­da de R ion e gro, C ha­cha fru­to. Con­vo­ca­mos a la reunión, lle­ga­ron con los pa­pás, ¡y los pa­pás es­ta­ban su­per­emo­cio­na­dos por­que tam­bién que­rían apren­der! Aho­ra van des­de ni­ños que co­gen el idio­ma de una has­ta per­so­nas de mu­cha edad que de a po­qui­to han ido apren­dien­do”.

Na­ció, cre­ció y vi­ve en Rio­ne­gro. De pe­que­ña no de­ci­día qué que­ría ser: pri­me­ro ar­queó­lo­ga, pe­ro sus pa­dres le di­je­ron que se iba a mo­rir de ham­bre; des­pués se cre­yó can­tan­te y em­pe­zó a com­po­ner canciones en cua­der­nos, pe­ro su voz no le da­ba; pen­só ser abo­ga­da, pe­ro cuan­do su her­ma­na em­pe­zó a estudiar de­re­cho, los li­bros de tex­to la es­pan­ta­ron. A la fi­nal se de­di­có a lo que me­nos ha­bía pen­sa­do: es­tu­dia co­mu­ni­ca­ción so­cial pa­ra el de­sa­rro­llo y el cam­bio so­cial en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Orien­te.

MI­RIAM CA­RRAN­ZA SE­ÑO­RI­TA ATLÁN­TI­CO 22 AÑOS

“Des­de los cin­co años he par­ti­ci­pa­do en rei­na­dos y has­ta he ga­na­do mue­ca. Cuan­do era pe­que­ña te­nía las ce­jas uni­das, era un pa ti­to feo, mis ami­gos me po­nían apo­dos y me ha­cían llo­rar. Aho­ra, los mis­mos que me ha­cían bull­ying es­tán com­pran­do ti­que­tes pa­ra ir Me­de­llín ”.

Le gus tan tan­to los de­por tes que en su ca­sa le di­cen Col­de­por­tes. Le gus ta la bu­ti­fa­rra, el arroz con co­co y los pa­ta­co­nes. Des­de los cin­co años su­po que lo su­yo eran los rei­na­dos: el pri­me­ro que ga­nó fue sin un dien­te y fue el pa­ti­to feo del co­le­gio has ta que se con­vir tió en se­ño­ri­ta Atlán­ti­co en un rei­na­do ju­ve­nil. Es­tu­dió co­mu­ni­ca­ción so­cial por­que le gus ta­ba la ma­ne­ra en que ha­bla­ba su her­ma­na, hi­zo ra­dio du­ran­te su carrera y tam­bién le di­cen Roc­ko­la: can­ta des­de Nino Bra­vo has­ta Jo­sé Jo­sé y Mi­chael Bu­blé.

NAT­HA­LIA MAR­CE­LA BLAN­CO SE­ÑO­RI­TA CAR­TA GEN A 22 AÑOS

“Me fas­ci­na Mar­ga­ri­ta Ro­sa de Fran­cis­co, una mu­jer que re­co­no­ce sus du­das y que tam­bién fue rei­na. No­so­tras apa­ren­ta­mos se­gu­ri­dad, pe­ro te­ne­mos du­das y mie­dos. No es­tá mal te­ner mie­do”.

Na­ció en Car ta­ge­na, pe­ro por el tra­ba­jo de su pa­pá en la Ar­ma­da vi­vió prác­ti­ca­men­te en me­dio país: pa­só por el frío bo­go­tano, su­frió el ca­lor de Ca­li, disfrutó las pla­yas del Pa­cí­fi­co en Buenaventura y bahía Má­la­ga y las olas del Ca­ri­be en Co­ve­ñas y Pro­vi­den­cia .“En to­das par­tes siem­pre fui dis­tin­ta, des­or­de­na­da, bu­lle­ra …, siem­pre lle­vé es es ello car­ta­ge­ne­ro ”, di­ce. Esa esen­cia se ma­ni­fies­ta en su amor por la co­mi­da, en el gus­to que sien­te al tro­tar por la pla­ya y en su pa­sión por la cham­pe­ta: “Una que se lla­ma‘ La Pul­ga’ re­co­ge to­do el sabor del Ca­ri­be ”. Es­tu­dia dos ca­rre­ras en la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio: Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y An­tro­po­lo­gía

JEN­NI­FER SA­LA­ZAR SE­ÑO­RI­TA CE­SAR 25 AÑOS

“To­da mi vi­da me he en­fo­ca­do en estudiar, tra­ba­jar y via­jar, por eso siem­pre qui­se tra­ba­jar con im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes. Tra­ba­jé ocho me­ses en Bra­sil, ha­ce un año una agen­cia me bus­có y em­pe­cé con el mo­de­la­je”.

Vi­vi­ría en un avión o en un ae­ro­puer to por­que po­dría via­jar to­da la vi­da. Es­tu­dió Co­mer­cio y Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les pa­ra po­der es­tar más cer­ca de otros mun­dos, apren­dió por tu­gués en Bra­sil e in­glés en Ca­na­dá. En­tre­na en el gim­na­sio sie­te días a la se­ma­na, pe­ro su me­jor ru tina co­mo rei­na ha si­do leer a dia­rio no­ti­cias de eco­no­mía. Na­ció en Bu­ca­ra­man­ga, pe­ro por sus ve­nas co­rre más el chi­vo asa­do y el san­co­cho tri­fá­si­co del Ce­sar que cual­quier otra co­sa. “La úni­ca vez que tam­bién ha­bía si­do rei­na fue en ter­ce­ro de pri­ma­ria: era la rei­na del sa­lón”, di­ce.

AL­MA BEA­TRIZ DÍAZ SE­ÑO­RI­TA CHO­CÓ 25 AÑOS

“Na­cí en Tur­bo, An­ti o qui a, y allá he pa­sa­do gran par­te de mi vi­da, pe­ro re­pre­sen­to al Cho­có por­que mi pa­pá y to­da mi fa­mi­lia son­de Ist­mi­na, Nó­vi­ta y Cón­do­to. Mis raí­ces son cho­coa­nas”.

Na­ció en Tur­bo, An­tio­quia, y vi­ve en Me­de­llín, pe­ro los pue­blos del Cho­có de don­de vie­ne su fa­mi­lia son sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos en el mun­do. Se es­tá en­tre­nan­do pa­ra ser un as en In De­sign y Pho­tos­hop: es­tu­dia Co­mu­ni­ca­ción Grá­fi­ca Pu­bli­ci­ta­ria en la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín. Su me­jor re­ga­lo fue la cá­ma­ra de vi­deo que su pa­pá le dio cuan­do era pe­que­ña y crea­ba sets pa­ra que sus ami­gas la gra­ba­ran co­mo una pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión: “En el Pa­cí­fi­co arras­tra­mos al­gu­nas pa­la­bras pa­ra ha­blar. No sé ha­blar in­glés, pe­ro no creo que sea una de­bi­li­dad, na­da me­jor que re­pre­sen­tar a Co­lom­bia en es­pa­ñol”.

SUGEY TA­TIA­NA TO­RRES SE­ÑO­RI­TA CUN­DI­NA­MAR­CA 22 AÑOS

“Me sube mu­cho el áni­mo la can­ción ‘Pri­ce Tag ’, de Jes­sie J. La le­tra di­ce que el mun­do se preo­cu­pa mu­cho por el di­ne­ro, que te­ne­mos que ol­vi­dar nos del pre­cio de las cosas y en­con­trar el va­lor en los de­ta­lles más sen­ci­llos que, sim­ple­men­te, no tie­nen pre­cio”.

Sugey Ta­tia­na To­rres na­ció y cre­ció en Soa­cha, Cun­di­na­mar­ca. Pa­só su in­fan­cia bai­lan­do con la Fun­da­ción Ar­tís­ti­ca Ge­dam, apren­dien­do des­de bai­le con­tem­po­rá­neo has­ta ba­llet y par­ti­ci­pan­do en car­na­va­les y fes­ti­val es lo­ca­les y na­cio­na­les: “Mi in­fan­cia fue de­jar de sa­lir y ju­ga­ren la ca­lle pa­ra es­tar bai­lan­do; fue muy ar­tís­ti­ca ”. Su sue­ño siem­pre fue ser can­tan­te ya eso se de­di­ca jus­to aho­ra: a los 17 años en­tró atra­ba­ja­ren Gai­ra, el lo­cal de Car­los Vi­ves en Bo­go­tá, el mú­si­co sa­ma­rio la apa­dri­nó y la con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta del vi­deo de“El mar de sus ojos”. Una de sus gran­des ins­pi­ra­cio­nes fue Andrea To­var, una se­ño­ri­ta Co­lom­bia que com­par­te su co­lor de piel :“Me sien­to muy or­gu­llo­sa de ser la pri­me­ra re­pre­sen­tan­te af ro­que tie­ne Cun­di­na­mar­ca”.

CLAU­DIA MARYAM MONTENEGRO SE­ÑO­RI­TA GUAJIRA 22 AÑOS

“Yo odia­ba el va­lle na to, pe­ro cuan­do me mu­dé a Bo­go­tá em­pe­cé a ex­tra­ñar las canciones con las que mi ma­má me le­van­ta­ba los do­min­gos. Me di cuen­ta de que eso re­la­ta­ba lo que sen­tía mi co­ra­zón, lo que ha­bla­ban mis ve­ci­nos, lo que pa­sa­ba en el pue­blo de mi ma­má… El va­lle na to, al fi­nal, es jug la ría: una de­las for­mas de pe­rio­dis­mo más an­ti­guas de Co­lom­bia”.

Su pa­dre es de Ti­bi­ri­ta (en Cun­di­na­mar­ca) y su ma­dre de Mon­guí (en La Guajira, “la ca­pi­tal del dul­ce de le­che”), pe­ro ella es de Rioha­cha. Vi­vió en Es­ta­dos Uni­dos, es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción So­cial en la Ja­ve­ria­na y apren­dió a co­ci­nar de to­do con su ma­dre, que le da­ba ins truc­cio­nes por te­lé­fono: “Car­ne des­me­cha­da, coc­tel de ca­ma­rón, piz­za… ¡Lo que te quie­ras ima­gi­nar!”. De vez en cuan­do se de­ja lle­var por la fan­ta­sía de ser ra­pe­ra, co­mo Nicki Minaj y Car­di B, pe­ro lue­go re­cuer­da que cuan­do era ni­ña le pi­dió a su ma­má que la lle­va­ra al Fac­to­rX y le di­jo me­dio en bro­ma, me­dio en se­rio: “Hi­ja, tú no tie­nes voz”. Tra­ba­ja pa­ra la fun­da­ción in­ter­na­cio­nal Bay­lor, que ayu­da a re­du­cir las ta­sas de mor ta­li­dad ma­terno-in­fan­til en su de­par ta­men­to.

MA­RÍA DE LOS ÁN­GE­LES SARMIENTO SE­ÑO­RI­TA HUI LA 25 AÑOS

“Co­co Cha­ne­les la mu­jer que más me ha ins­pi­ra­do. Em­pe­zó de ce­ro, era huér­fa­na, le to­có du­ro ...¡ Y re­vo­lu­cio­nó el mun­do de la mo­da! Ella hi­zo que las mu­je­res usá­ra­mos pan­ta­lón ye­so se lo agra­dez­co, por­que no hay na­da más có­mo­do que po­ner­se uno”.

A Ma­ría de los Án­ge­les Sarmiento no le gus­ta­ba pei­nar­se: “No era na­da fe­me­ni­na”, di­ce. Su plan fa­vo­ri­to era mon­tar en bi­ci­cle­ta por el ba­rrio, mu­chos de sus ami­gos eran chi­cos y que­ría ser mé­di­ca co­mo su pa­pá. Lo lle­gó a acom­pa­ñar a ver va­rias ci­ru­gías con una ba­ti­ca blan­ca, pe­ro se dio cuen­ta de que no te­nía el hí­ga­do pa­ra de­cir­le a un pa­cien­te o a su fa­mi­lia que te­nía una enfermedad com­pli­ca­da. Por eso, se de­jó lle­var por la ma­gia de los ves ti­dos que ha­cía su abue­la pa­ra ella y pa­ra sus mu­ñe­cas y de­ci­dió estudiar Di­se­ño de Mo­das en la Aca­de­mia Ar tu­ro Te­ja­da. Hoy es tá ter­mi­nan­do su pro­fe­sio­na­li­za­ción en el Po­li­téc­ni­co Gran­co­lom­biano. Le en­can­ta el asa­do hui­len­se.

SA­MA­RA SAGHAIR SE­ÑO­RI­TA MAG­DA­LE­NA 25 AÑOS

“Co­lom­bia to­da­vía es un país pa­triar­cal y sa­lir de ese lu­ga­res com­pli­ca­do. Mu­chas ve­ces ha­ce­mos el tra­ba­jo más du­ro, pe­ro no so­mos tan re co­no­ci­das co­mo los hom­bres”.

Las mal­tea­das de red vel­vet y ma­ca­da­mía le qui­tan el sue­ño. Tam­bién tie­ne de­bi­li­dad por los pa­ta­co­nes. Na­ció fren­te al mar, pe­ro el pes­ca­do fri­to nun­ca fue lo su­yo y pen­só que los rei­na­dos tam­po­co, has­ta que su­po que se­ría se­ño­ri­ta Mag­da­le­na. Des­de el 2011 cam­bió la pla­ya por el caos de la ciu­dad y nun­ca se arre­pin­tió. Mien­tras otros ni­ños so­ña­ban con ser as­tro­nau­tas o mé­di­cos, ella que­ría ser em­pre­sa­ria: he­re­dó es ta pa­sión de su fa­mi­lia y por eso es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción en Lo­gís­ti­ca y Pro­duc­ción de Even­tos.

MA­YE VA­LEN­CIA SE­ÑO­RI­TA NA­RI­ÑO 24 AÑOS

“Na­ri­ño ha es­ta­do ais­la­do del res­to del país y se bur­lan de no­so­tros, los pas­tu­sos, has­ta por el acen­to. Pe­ro so­mos gen­te muy v erra ca, vi­sio­na­ria y em­pren­de­do­ra”.

Siem­pre se so­ñó fren­te a una cá­ma­ra o en una pa­sa­re­la. Su po­se fa­vo­ri­ta es cuan­do es­tá en te­nis y sin ma­qui­lla­je. Vi­ve en Ca­li por­que es­tá es­tu­dian­do Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Oc­ci­den­te y aun­que le gus­ta el cho­lao y las ma­rra­ni­tas, no cam­bia el cuy por na­da del mun­do. La emo­cio­na el pe­rio­dis­mo ho­nes­to y de­tes­ta el ama­ri­llis­mo, por eso lle­va va­rios años si­guién­do­le la pis ta a Pirry. La me­jor fies­ta que ha te­ni­do en su vi­da fue su co­ro­na­ción co­mo rei­na del Car­na­val de Blan­cos y Ne­gros de Pas­to.

SANDRA PA­LA­CIOS SE­ÑO­RI­TA NOR­TE DE SAN­TAN­DER 22 AÑOS

“Soy la pri­me­ra afro­des­cen­dien­te que re­pre­sen­ta a es­te de­par­ta­men­to y quie­ro lle­var­me la co­ro­na. Nor­te de San­tan­der es plu­ri­ét­ni­co, hay una mi­no­ría de af ro des­cen­dien­tes y de in­dí­ge­nas. La gen­te cree que so­lo hay blan­cos y no, tam­bién hay ne­gros, mo­ti­lo­nes y mes­ti­zos”.

Su ído­lo es Sig­mund Freud y en los úl­ti­mos me­ses se ha sumergido en sus teo­rías del ello, el yo y el su­per yó. Es tá en ter­cer se­mes tre de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Simón Bo­lí­var. Su co­mi­da fa­vo­ri­ta es el mu te y el ca­bri­to. Aun­que pa­sa va­rios días en el ring prac­ti­can­do bo­xeo, nun­ca ha no­quea­do a su no­vio, la per­so­na que la en­gan­chó con el de­por te de las na­ri­ces cha­tas. Vi­ve en Cú­cu­ta y es in­fluen­cia­do­ra de cau­sas so­cia­les.

MA­RÍA ANDREA ARAN­GO SE­ÑO­RI­TA QUIN­DÍO 24 AÑOS

“Vi­ví en Shang­hái y en Beijing. Mi ma­má de­cía que el chino era el idio­ma del fu­tu­ro y du­ran­te tres años fui en los ve­ra nos. Te­nía 12 años y por ser mo­na lla­ma­ba mu­cho la aten­ción, en­ton­ces me com­pré una pe­lu­ca negra con ca­pul. Eso me per­mi­tió en­trar más tran­qui­la a los mer­ca­di­tos, ha­blar con ellos y co­no­cer su cul­tu­ra”.

Es de Ar­me­nia, cre­ció en Key Bis­cay­ne y apren­dió a ha­blar chino des­de que te­nía ocho años. Es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas en el CE­SA e hi­zo una maes­tría de Mar­ke­ting en Bar­ce­lo­na. En la Ciu­dad Con­dal apro­ve­chó pa­ra re­co­rrer Eu­ro­pa de pun­ta a pun­ta y en Áms­ter­dam se en­con­tró con su cua­dro fa­vo­ri­to: unas flo­res ama­ri­llas de Van Gogh. Cada di­ciem­bre vuel­ve a la fin­ca de su fa­mi­lia, en el Quin­dío, don­de se va de ca­bal­ga­ta con sus pri­mos y se pe­lea con ellos el ras­pa­do de la olla don­de su tía abue­la co­ci­na el are­qui­pe: allí, de­fi­ni­ti­va­men­te, es don­de se sien­te en ca­sa.

NIRVANY BO­WIE SE­ÑO­RI­TA SAN AN­DRÉS, PRO­VI­DEN­CIA Y SAN­TA CA­TA­LI­NA 23 AÑOS

“Des­pués del pri­mer cer­ta­men en el que par­ti­ci­pé, en San An­drés, me hi­cie­ron bull­ying , me des­tru­ye­ron mo­ral­men­te co­mo mu­jer y co­mo per­so­na, me ca­ta­lo­ga­ron de po­bre­to­na…, Pe­ro me pu­de re­po­ner gra­cias a mi fa­mi­lia”.

Es tan al­ta co­mo sus sue­ños de ser rei­na. Na­da la de­tie­ne. Pa­ra su­pe­rar las crí­ti­cas que tu­vo al co­mien­zo de su carrera, fue mo­de­lo, pro­ta­go­nis­ta de una se­rie de te­le­vi­sión sa­nan­dre­sa­na y pre­sen­ta­do­ra de un ca­nal re­gio­nal. Sin ser pai­sa ga­nó el Rei­na­do de las Flo­res en el 2016 y llo­ró un día en­te­ro cuan­do su­po que iba a re­pre­sen­tar a San An­drés, Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na. Ya per­dió la cuen­ta de las ve­ces que vio la co­ro­na­ción de Pau­li­na Ve­ga en Miss Uni­ver­so por­que se sue­ña en su lu­gar. Ca­te­ri­ne Ibar­güen es su de­por­tis­ta fa­vo­ri­ta, otra mu­jer que sal­tó con­tra los obs­tácu­los y que, por su­pues­to, ga­nó.

EVE­LIN CHÁ­VEZ

SE­ÑO­RI­TA SAN­TAN­DER

21 AÑOS

“Lo más di­fí­cil de ser mu­jer en Co­lom­bia es que nos tra­tan co­mo ob­je­tos. No so­mos ob­je­tos pa­ra pi­ro­pear o ado­rar, so­mos per­so­nas que lu­cha­mos igual que los hom­bres. Creo que la mu­jer ha lo­gra­do ir en con­tra de esos pa­ra­dig­mas, dis­tin­guir­se, em­po­de­rar­se, al­zar la ca­be­za y de­cir: ‘¡Aquí es­toy yo!’”.

Eve­lin Chá­vez nun­ca fue mo­de­lo, nun­ca re­co­rrió una pa­sa­re­la y nun­ca ha­bía he­cho fo­to­gra­fías an­tes del día en el que su tío le di­jo: “La voy a ins­cri­bir a se­ño­ri­ta San­tan­der”. Es tu­dia De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bu­ca­ra­man­ga, de­trás de los pa­sos de su pa­pá: “Me gus­ta el cam­po de la res­pon­sa­bi­li­dad ex­tra­con­trac tual, una ra­ma que ha­ce la di­fe­ren­cia en la vi­da de una fa­mi­lia que per­dió al­go, o a al­guien, por erro­res de al­guien más”. Le gus­ta ver ju­gar a la se­lec­ción y el Atlé­ti­co Bu­ca­ra­man­ga, pe­ro con­fie­sa que ha ido so­lo unas cuan­tas ve­ces al Al­fon­so Ló­pez.

VA­LE­RIA MO­RA­LES

SE­ÑO­RI­TA VA­LLE

20 AÑOS

En Mia­mi sen­tí un to­que de dis­cri­mi­na­ción por ser la­ti­na, pe­ro cuan­do de­mues­tras lo que pue­des a por­tar, les cam­bia la vi­sión. En el co­le­gio has­ta los pro­fe­so­res te cie­rran puer­tas y tie­nes que de­mos­trar de qué y pa­ra qué es­tás he­cha. Si te de­jas blan­quear, pier­des tu esen­cia y hay que man­te­ner­la pa­ra que no te la mon­ten”.

Es ca­le­ña. Des­de que tie­ne 15 años vi­ve en Mia­mi. Cuan­do ex­tra­ña su tie­rra, va con su ma­má y su her­ma­na a co­mer ma­rra­ni­tas, abo­rra­ja­dos y bu­ñue­los en un res tau­ran­te que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se lla­ma El Pue­bli­to Pai­sa. Ha tra­ba­ja­do co­mo mo­de­lo en va­rias par tes del país, pe­ro la ima­gen que más la ha con­mo­vi­do fue la de unos ni­ños en Tu­ma­co que le con­ta­ron en una pla­ya que no te­nían nin­gu­na op­ción de ir a un co­le­gio. “En el fu­tu­ro me gus­ta­ría po­der ayu­dar a esa co­mu­ni­dad”. Es­tu­dia co­mu­ni­ca­ción so­cial en Bro­ward y cuan­do se gra­dúe quie­re vol­ver a Co­lom­bia.

BULOVA, A LO LAR­GO DE SU HIS­TO­RIA, se ha des­ta­ca­do por es­tar pre­sen­te en mo­men­tos úni­cos. Es­te año en­tre­ga­rá un re­loj de la co­lec­ción Ru­bai­yat –co­no­ci­da por sus dia­man­tes– a la ga­na­do­ra de Rum­bo a Miss Uni­ver­so, el re­loj ofi­cial de la se­ño­ri­ta Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.