LA ROCKSTAR

DE LA PO­Lí­TI­CA

Don Juan - - NEWS - ES JO­VEN. ES MU­JER. ES DE IZ­QUIER­DA. NO TIE­NE EX­PE­RIEN­CIA. GRA­CIAS A ESO, AL EX AND RIA O CA­SI O-COR­TE Z PUE­DE LLE­GAR AL CON­GRE­SO DE ES­TA­DOS UNI­DOS. FO­TO­GRA­FíA: MA­RIO TAMA / GETTY IMAGES

“No se su­po­ne que al­guien co­mo yo se lan­ce a la po­lí­ti­ca”, di­ce Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez en un vi­deo de su cam­pa­ña. Y es cier­to: en el pa­no­ra­ma bi­par­ti­dis­ta de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, una bar­ten­der del Bronx, con as­cen­den­cia la­ti­na, de 28 años que to­da­vía es­tá pa­gan­do sus cré­di­tos es­tu­dian­ti­les pa­re­cía la can­di­da­ta per­fec­ta pa­ra una de­rro­ta elec­to­ral que la con­ver­ti­ría en el haz­me­rreír de Nue­va York.

Sin em­bar­go, des­pués de or­ga­ni­zar en el Bronx la cam­pa­ña de Ber­nie San­ders y de cons­truir una pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca ba­sa­da en pro­pues­tas de­mó­cra­tas-so­cia­lis­tas –una pa­la­bra que des­pier­ta el pá­ni­co tan­to en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo en Es­ta­dos Uni­dos–, se lan­zó en las elec­cio­nes pri­ma­rias con­tra Jo­seph Crow­ley, un de­mó­cra­ta que lle­va 19 años en el Con­gre­so: “Al­guien que no man­da a sus hi­jos a nues­tras es­cue­las, que no be­be nues­tra agua ni respira nues­tro ai­re, no pue­de re­pre­sen­tar­nos”, di­jo en ju­nio, an­tes de las pri­ma­rias. Y la gen­te le cre­yó: ven­ció a la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal y hoy se per­fi­la co­mo fa­vo­ri­ta pa­ra que­dar­se en las elec­cio­nes de no­viem­bre con el pues­to que tie­ne el Dis­tri­to 14 de Nue­va York en Ca­pi­tol Hill.

Oca­sio-Cor­tez se con­vir­tió en una irre­ve­ren­te de la po­lí­ti­ca. En in­ter­net hay fo­tos y vi­deos de ella pro­tes­tan­do con­tra el oleo­duc­to de Stan­ding Rock y por agua po­ta­ble en Flint, Mi­chi­gan. No es inusual ver­la en sel­fis que sus ve­ci­nos del Bronx –que aho­ra son sus vo­tan­tes– se to­man con ella. Su pla­ta­for­ma tam­po­co pa­sa des­aper­ci­bi­da: en me­dio del go­bierno de Trump, sus pro­pues­tas de iz­quier­da en­fo­ca­das a un sis­te­ma de sa­lud uni­ver­sal y a la abo­li­ción de la fuer­za mi­gra­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos (ICE) sue­nan con­tes­ta­ta­rias. Y di­ce en TheCut que co­mo de­mó­cra­ta y so­cia­lis­ta “to­do ame­ri­cano de­be­ría te­ner una vi­vien­da es­ta­ble y dig­na, sa­lud ga­ran­ti­za­da, edu­ca­ción… Las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas pa­ra sos­te­ner un es­ti­lo de vi­da mo­derno de­be­rían es­tar ga­ran­ti­za­das en una so­cie­dad mo­ral”.

Ha­ce unos años, lla­mar­se so­cia­lis­ta hu­bie­ra si­do un sui­ci­dio po­lí­ti­co. Pe­ro el he­cho de que hoy Ale­xan­dria sea aplau­di­da por los vo­tan­tes de­mues­tra que Es­ta­dos Uni­dos es­tá cam­bian­do. Y el cam­bio, co­mo di­ce ella, re­quie­re co­ra­je.

SI ES ELE­GI­DA, Oca­sio-Cor tez se­ría la se­na­do­ra más jo­ven en la his to­ria de los Es ta­dos Uni­dos.

MáS ALLá DE su agen­da, su lu­cha es una “por dig­ni­dad so­cial, eco­nó­mi­ca y ra­cial”, co­mo di­jo a Da­vid Rem­nick, de TheNe­wYor­ker .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.