LA CIEN­CIA DE LA BE­LLE­ZA

EN UN MUN­DO IDEAL NO IM­POR­TA SI AL­GUIEN TIE­NE LA NA­RIZ TOR­CI­DA O SE ES­TÁ QUE­DAN­DO CAL­VO. PE­RO EN LA REALI­DAD, LA BE­LLE­ZA ES DE­TER­MI­NAN­TE.

Don Juan - - NEWS - POR RO­DRI­GO RO­DRÍ­GUEZ FO­TO­GRA­FÍAS: WIKICOMMONS

La be­lle­za no es sub­je­ti­va, la­men­to dar­les la no­ti­cia. Axl Ro­se y Cindy Craw­ford fue­ron con­si­de­ra­dos be­llos, pe­ro so­bre­to­do fue por vi­sio­nes cul­tu­ra­les que fun­cio­na­ron en su épo­ca. Pe­ro así co­mo la mú­si­ca de Bach y las obras de Rem­brandt tras­cien­den cul­tu­ras, tiem­pos y fron­te­ras por su be­lle­za (otro ti­po de be­lle­za), tam­bién lo ha­cen los ros­tros de cier­tas per­so­nas.

Por ejem­plo, Au­drey Hep­burn nun­ca pa­sa­rá de mo­da.

La be­lle­za no se tra­ta so­lo de la apa­rien­cia fí­si­ca, aun­que, sin du­da, eso im­por­ta un mon­tón. La si­me­tría del ros­tro pue­de in­di­car ge­nes fuer­tes y me­jor sa­lud e in­clu­so hay cien­tí­fi­cos que ar­gu­men­tan que la be­lle­za es­tá en qué tan “nor­mal” o “pro­me­dio” se ven las fac­cio­nes de una per- so­na. Es­to úl­ti­mo, la bús­que­da de ras­gos con po­ca va­ria­ción o mu­ta­ción en re­la­ción con la me­dia de la po­bla­ción, se lla­ma koi­nop­hi­lia y la psi­có­lo­ga evo­lu­ti­va Nancy Et­coff, por ejem­plo, ar­gu­men­ta que las mu­je­res se ma­qui­llan pa­ra al­can­zar fac­cio­nes “su­per­nor­ma­les”. Ade­más, se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en 2007 en Pro­cee­ding­soft­heNa­tio­na­lA­ca­dem­yo­fS­cien­ces, la fi­gu­ra de las per­so­nas y su for­ma de an­dar tam­bién in­flu­yen en la per­cep­ción de be­lle­za: en el es­tu­dio, fi­gu­ras de lí­neas que mos­tra­ban me­jor pos­tu­ra y un ca­mi­nar más “ele­gan­te” eran per­ci­bi­das co­mo más atrac­ti­vas.

Pe­ro la be­lle­za tam­bién tie­ne que ver con el es­ti­lo. Se­gún Scien­ti­fi­cA­me­ri­can, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res que vis­ten de ro­jo son

li­ge­ra­men­te más atrac­ti­vos pa­ra el se­xo opues­to. Las bar­bas, en cam­bio, son un pun­to po­lé­mi­co: el ve­llo fa­cial in­di­ca tes­tos­te­ro­na, pe­ro en un am­bien­te en el que cada vez más hom­bres se de­jan cre­cer la bar­ba, los hom­bres bien afei­ta­dos se vuel­ven mu­cho más atrac­ti­vos pa­ra las mu­je­res.

Sin im­por­tar cuál sea la ra­zón, ser be­llo no es so­lo una ven­ta­ja en el mo­men­to de usar Tin­der. Hay una am­plia can­ti­dad de es­tu­dios que mues­tran los be­ne­fi­cios so­cia­les de te­ner un ros­tro agra­da­ble a la vis­ta: la gen­te be­lla sue­le ser más per­sua­si­va y es per­ci­bi­da co­mo más com­pe­ten­te e in­te­li­gen­te. Cuan­to más pa­re­ci­do es el CEO de una com­pa­ñía, me­jor son sus pri­mas –por­que, a su vez, más con­fian­za pro­du­ce en los clien­tes– y se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­na­lof Pu­bli­cE­co­no­mics, los can­di­da­tos más apues­tos y al­tos tie­nen ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ga­nar una con­tien­da po­lí­ti­ca. Y un es­tu­dio de 2006 de­mues­tra que los hot­ties son me­nos pro­pen­sos a ter­mi­nar en pri­sión, lo cual ex­pli­ca por qué con­ver­ti­mos en me­mes las fo­tos de cri­mi­na­les ri­dí­cu­la­men­te apues­tos.

Por su­pues­to, es­tos son es­tu­dios de las cien­cias so­cia­les y no de fí­si­ca clá­si­ca ni de ma­te­má­ti­ca pu­ra. Por eso, es­tas ge­ne­ra­li­za­cio­nes no son cier­tas en to­dos los ca­sos.

Lo que sí se tra­ta de un he­cho es que la vi­da re­sul­ta sim­ple­men­te más fá­cil si eres apues­to. De­be ser por eso que hay tan­ta gen­te que se es­fuer­za en to­mar­se una bue­na sel­fi.

BULOVA SE ASOCIó CON THE LATIN RECORDING Aca­demy en 2016 y ha si­do el pa­tro­ci­na­dor ofi­cial de los Latin GRAMMY Awards®. De es­ta alian­za na­ció una edi­ción es­pe­cial de un re­loj con el se­llo ofi­cial de los GRAMMY.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.