Y LA HIS­TO­RIA, ¿PA­RA QUE?

Don Juan - - News -

Juan Es­te­ban Cons­taín es un ca­za­dor de te­so­ros anacró­ni­cos. Ha pa­sa­do par­te de su vi­da bus­can­do jo­yas en bi­blio­te­cas de Ox­ford, en In­gla­te­rra, en­tre los ar­chi­vos de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio –re­co­rrien­do los mis­mos lo­mos de los li­bros que al­gún día vio el sa­bio Jo­sé Ce­les­tino Mu­tis– y en­tre vi­deos de You­Tu­be. Allí en­cuen­tra esas grie­tas de la his­to­ria que ex­plo­ra y con­vier­te, en al­gu­nos ca­sos, en no­ve­las o en­sa­yos.

Ima­gi­nó la vi­da de Napoleón co­mo go­ber­nan­te en Amé­ri­ca en su no­ve­la El­nau­fra­gio de­lim­pe­rio. Tam­bién re­creó en ¡Cal­cio! lo que se­ría el pri­mer par­ti­do de fút­bol de la his­to­ria, un clá­si­co en­tre el Im­pe­rio es­pa­ñol con­tra la Re­pú­bli­ca flo­ren­ti­na en pleno si­glo XVI, y re­su­ci­tó en El hom­bre que no fue jue­ves un vie­jo ex­pe­dien­te del Va­ti­cano en el que Be­ne­dic­to XVI, an­tes de di­mi­tir, qui­so ca­no­ni­zar a G. K. Ches­ter ton .“El hom­bre es un ani­mal que re­cuer­da aun cuan­do quie­re ol­vi­dar. Me­nos mal ”, di­ce Cons­taín en el pró­lo­go de su úl­ti­mo li­bro Nin­gún­tiem­poes­pa­sa­do. Es­to que sue­na ca­si a una con­de­na, es a lo que se ha de­di­ca­do el es­cri­tor pa­ya­nés: a re­cor­dar.

Cons­taín es un con­ser­va­dor de­cla­ra­do. Ama el blues, fue ac­tor en sus años de in­fan­cia, cree en la numerología y la car­ta as­tral, se con­si­de­ra fa­ná­ti­co del fút­bol y, pa­ra él, Cé­sar Luis Me­not­ti es uno de los po­cos sa­bios de ver­dad. Su co­lum­na en EL­TIEM­PO ha­bla de to­do es­to y se con­vir­tió en un oa­sis en­tre tan­ta tor­men­ta po­lí­ti­ca: allí los lectores en­cuen­tran historias so­bre in­te­lec­tua­les ale­ma­nes co­mo Hell­muth Ka­ra­sek y una emo­ti­va car­ta de agra­de­ci­mien­to a Jo­sé Nés­tor Pé­ker­man. Esa va­rie­dad po­dría ex­pli­car­nos pa­ra qué sir­ve la his­to­ria: tal vez pa­ra na­da, o tal vez pa­ra ha­cer más lle­va­de­ra la co­ti­dia­ni­dad y en­ten­der por qué so­mos co­mo so­mos.

FO­TO­GRA­FíA: CAR­LOS OR­TE­GA

J U A N E ST E B A N C O N STA í N E S L A C L A S E D E I N T E L E C T U A L C A PA Z D E A PR E C I A R P O RI G UA L L A S A B I D UR í A D E UN M E M E Y L A D E UN A O B R A F I L O S ó F I C A .

CUI­DAR PREN­DAS DE CUE­RO es una res­pon­sa­bi­li­dad. Re­cuer­de usar hu­mec­tan­tes pa­ra evi­tar que el ma­te­rial se se­que, im­per­mea­bi­li­zan­tes pa­ra que el agua no lo da­ñe (par ti­cu­lar­men­te en los za­pa­tos) y dar­le una pa­sa­da a sus pren­das ca­da se­ma­na con un tra­po hú­me­do sin ja­bón.26

SU úL­TI­MO li­bro, Nin­gún tiem­po espa­sa­do, es una an­to­lo­gía de co­lum­nas y en­sa­yos que bus­ca “des­en­tra­ñar del pa­sa­do la no­ve­la que hay en él”.

ÁL­VA­RO Gó­MEZ Hur ta­do es el co­lom­biano que más ad­mi­ra: “Él era un es ta­dis ta de ver­dad, pe­ro so­bre to­do era un gran pen­sa­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.