VER­DE

Don Juan - - News - FO­TO­GRA­FíA: HER­NÁN PUEN­TES

Co­lom­bia, en tér­mi­nos de na­tu­ra­le­za, nos ge­ne­ra un or­gu­llo es­tú­pi­do: ca­da vez que po­de­mos ha­bla­mos de bio­di­ver­si­dad, pi­sos tér­mi­cos, fau­na, flo­ra y un lar­go et­cé­te­ra to­tal­men­te va­cío. Los ni­ños en Ca­li, Bogotá o Me­de­llín cre­cen dibujando ji­ra­fas y leo­nes y ra­ra vez –o nun­ca– lle­nan sus li­bre­tas con osos de an­te­ojos o ra­nas arlequín. Nues­tro des­co­no­ci­mien­to es ma­yúscu­lo.

El oso de an­te­ojos, una pre­cio­sa cria­tu­ra de 150 ki­los y que, de pie, ex­hi­be or­gu­llo­so ca­si dos me­tros de al­tu­ra, so­lo se es­tu­dia ofi­cial­men­te en Co­lom­bia des­de 1985. No se sa­be cuál es su po­bla­ción ac­tual y, sal­vo la mi­nús­cu­la mo­ne­da de 50 pe­sos, nun­ca ha si­do real­men­te un asun­to de in­te­rés na­cio­nal. Sin em­bar­go, las co­sas es­tán cam­bian­do: las re­des so­cia­les es­ta­llan ca­da vez que apa­re­ce la no­ti­cia de un ca­za­dor fur­ti­vo o de un cam­pe­sino in­dig­na­do que per­dió una va­ca y de­ci­dió usar su es­co­pe­ta con­tra un oso. El fer­vor de los ani­ma­lis­tas re­sul­ta ca­da vez más am­plio; tal vez no es real (no he vis­to que Twit­ter sal­ve a un co­li­brí), pe­ro por lo me­nos lo­gran que ca­da es­pe­cie ame­na­za­da se con­vier­ta en un te­ma de con­ver­sa­ción. Por su la­do, el Es­ta­do ha em­pren­di­do una nue­va ini­cia­ti­va que, en pa­la­bras de los pro­pios bió­lo­gos, se com­pa­ra en am­bi­ción con la gloriosa ex­pe­di­ción bo­tá­ni­ca de Jo­sé Ce­les­tino Mu­tis.

En es­ta edi­ción es­pe­ra­mos con­tri­buir a co­no­cer un po­co más nues­tro país. Por un la­do, Ro­dri­go Ro­drí­guez se unió a una ex­pe­di­ción bio­ló­gi­ca al pá­ra­mo de Ra­ba­nal pa­ra en­ten­der el es­fuer­zo de las ex­pe­di­cio­nes Co­lom­bia Bio, que bus­can re­gis­trar la vi­da sil­ves­tre de las zo­nas más re­mo­tas del país; por otro, Jo­sé Agus­tín Ja­ra­mi­llo se fue a per­se­guir las hue­llas del oso de an­te­ojos por el ma­ci­zo Chin­ga­za.

Y no de­jen de leer la en­tre­vis­ta con Valerie Do­mín­guez, su testimonio no de­ja­rá in­di­fe­ren­te a na­die.

FER­NAN­DO GóMEZó ECHEVERRIDi­rec tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.