Se le ex­pli­ca Pón­ga­le la lu­pa a...

La ad­mi­nis­tra­ción San­tos de­jó va­rios asun­tos pen­dien­tes, muy re­le­van­tes pa­ra el sec­tor y a los que el go­bierno en­tran­te ten­drá que me­ter­les la fi­cha. Se­ma­na Edu­ca­ción ha­ce una re­co­pi­la­ción pa­ra que no los pier­da de vis­ta.

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

LA RU­RA­LI­DAD

Es la gran deu­da del país. So­lo 6% de los gra­dua­dos en zo­nas ru­ra­les al­can­za un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, se­gún el “Diag­nós­ti­co de la ju­ven­tud ru­ral en Co­lom­bia”. Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas en el cam­po mues­tran per­sis­ten­te­men­te peo­res re­sul­ta­dos en el Ín­di­ce Sin­té­ti­co de Ca­li­dad Edu­ca­ti­va (Is­ce) y en las prue­bas Sa­ber 3, 5, 9 y 11. Un dato es­pe­cial­men­te re­ve­la­dor si se tie­ne en cuen­ta que, en 1998, Co­lom­bia era el úni­co país de Amé­ri­ca La­ti­na don­de las es­cue­las ru­ra­les ob­te­nían me­jo­res re­sul­ta­dos que las ur­ba­nas, ex­cep­tuan­do las ubi­ca­das en Bo­go­tá,

Cali y Me­de­llín, se­gún el Pri­mer Es­tu­dio Re­gio­nal Comparativo y Ex­pli­ca­ti­vo de la Unes­co. En 2017, el go­bierno for­mu­ló el Plan Es­pe­cial de Edu­ca­ción Ru­ral (PEER), un do­cu­men­to que que­dó en bo­rra­dor y que pre­ten­día res­pon­der a lo pac­ta­do en el acuer­do de paz: ase­gu­rar el ac­ce­so, la ca­li­dad y me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra de las es­cue­las en el cam­po. El pro­yec­to tie­ne un cos­to anual de cin­co bi­llo­nes de pe­sos, un di­ne­ro que no es­tá en el pre­su­pues­to. Pa­ra el ac­tual go­bierno, el PEER po­dría ser una de las he­rra­mien­ta más com­ple­tas pa­ra ce­rrar la bre­cha edu­ca­ti­va en­tre las ciu­da­des y la ru­ra­li­dad, pe­ro has­ta aho­ra Du­que no ha mos­tra­do in­te­rés en él. De he­cho, la edu­ca­ción ru­ral fue la gran au­sen­te de su pro­gra­ma de go­bierno, por lo que mu­chas per­so­nas del sec­tor temen que ter­mi­ne re­le­ga­da –otra vez– a un se­gun­do plano.

JOR­NA­DA ÚNI­CA

Fue una apuesta enor­me del go­bierno pa­sa­do y, en cam­pa­ña, Du­que pro­me­tió ter­mi­nar de lle­var­la a to­dos los es­tu­dian­tes del país. Eso sig­ni­fi­ca im­ple­men­tar­la en más de 6.700 ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas adi­cio­na­les, se­gún la in­for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes con jor­na­da par­cial re­por­ta­da en agos­to del año pa­sa­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. El pro­ble­ma es que es­te es un pro­gra­ma de­ma­sia­do cos­to­so. Se­gún el es­tu­dio “Apren­der me­jor: po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra el de­sa­rro­llo de ha­bi­li­da­des” del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo, ex­ten­der la jor­na­da es­co­lar de cua­tro a sie­te ho­ras au­men­ta el cos­to por es­tu­dian­te un 60%, mien­tras que so­lo in­cre­men­ta los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos en un 10%. No en vano, des­pués de la po­se­sión de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, fuen­tes del MEN con­fe­sa­ron a Se­ma­na Edu­ca­ción que no se se­gui­rá au­men­tan­do el nú­me­ro de se­des con jor­na­da con­ti­nua. Sig­ni­fi­ca­ría un ‘re­ver­sa­zo’ de 180 gra­dos a la pro­me­sa elec­to­ral, pe­ro po­si­ble­men­te sea ne­ce­sa­rio si se con­si­de­ra las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les del pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.