Ten­den­cias De vuel­ta al jue­go

La adic­ción de los ni­ños por smartp­ho­nes y ta­ble­tas es­tá cau­san­do se­rios pro­ble­mas de se­den­ta­ris­mo. En 2016, la OMS es­ti­mó que 41 mi­llo­nes de per­so­nas me­no­res de 5 años te­nían obe­si­dad. In­cen­ti­var el jue­go al ai­re li­bre y vol­ver a lo tra­di­cio­nal po­dría se

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

Una de las no­ti­cias eco­nó­mi­cas de la pri­me­ra mi­tad de 2018 fue el cie­rre de la ju­gue­te­ría Toys “R” Us. La em­pre­sa, que se ha­bía de­cla­ra­do en ban­ca­rro­ta en 2017, ope­ra­ba en 735 almacenes de Es­ta­dos Uni­dos, en los que tra­ba­ja­ban 33.000 em­plea­dos.

Ale­jan­dro Chey­ne, pro­fe­sor de la Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, ex­pli­có en una de­cla­ra­ción pa­ra la re­vis­ta Di­ne­ro que “cuan­do el crea­dor de Toys “R” Us, Char­les La­za­rus, fun­dó ha­ce 70 años la com­pa­ñía, te­nía la idea de crear un su­per­mer­ca­do de ju­gue­tes, lo cual fue tan in­no­va­dor que en ese mis­mo mo­men­to em­pe­zó la con­so­li­da­ción y el cre­ci­mien­to de la mar­ca en el mun­do. Sin em­bar­go, la em­pre­sa se man­tu­vo con ese mis­mo mo­de­lo de ne­go­cios y no to­mó me­di­das opor­tu­nas pa­ra in­te­grar­se en la re­vo­lu­ción di­gi­tal”.

La caí­da de Toys “R” Us se de­be a, en­tre otras ra­zo­nes, la com­pe­ten­cia del mer­ca­do on­li­ne, pe­ro prin­ci­pal­men­te al cam­bio de há­bi­tos de los con­su­mi­do­res. El in­te­rés de los ni­ños en vi­deo­jue­gos, te­le­vi­sión y apli­ca­cio­nes pa­ra ta­ble­tas y smartp­ho­nes ha des­pla­za­do a los ju­gue­tes tra­di­cio­na­les y el jue­go en par­ques. En­tre las con­se­cuen­cias es­tá el fo­men­to del se­den­ta­ris­mo y, por tan­to, la obe­si­dad in­fan­til.

❚❚ LA EPI­DE­MIA DE LA OBE­SI­DAD IN­FAN­TIL

Un es­tu­dio de 2016 pu­bli­ca­do en la re­vis­ta The Lan­cet y di­ri­gi­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y el Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres de­mos­tró el in­cre­men­to de la po­bla­ción in­fan­til y ado­les­cen­te obe­sa. El nú­me­ro de lac­tan­tes y ni­ños pe­que­ños (de 0 a 5 años) que pa­de­cen so­bre­pe­so u obe­si­dad au­men­tó de 32 mi­llo­nes en 1990 a 41 mi­llo­nes en 2016; se es­ti­ma que si se man­tie­ne la ten­den­cia, en 2025 ha­brá

70 mi­llo­nes. Asi­mis­mo, el nú­me­ro de ni­ños y ado­les­cen­tes obe­sos (de 5 a 19 años) au­men­tó de 11 mi­llo­nes en 1975 a 124 mi­llo­nes en 2016. Es­ta úl­ti­ma ci­fra no cuen­ta los 213 mi­llo­nes con so­bre­pe­so, es de­cir, aque­llos que no lle­gan al um­bral de la obe­si­dad.

La doc­to­ra Fio­na Bull, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de la OMS de vi­gi­lan­cia y pre­ven­ción po­bla­cio­nal de las en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles, re­co­mien­da a los paí­ses es­for­zar­se en mo­di­fi­car los fac­to­res del en­torno que au­men­tan el ries­go de obe­si­dad: “Más con­cre­ta­men­te, es pre­ci­so re­du­cir el con­su­mo de ali­men­tos muy ela­bo­ra­dos y ba­ra­tos, con al­to con­te­ni­do ca­ló­ri­co y ba­jo va­lor nu­tri­cio­nal. Ade­más, con­vie­ne que los ni­ños de­di­quen me­nos tiem­po de ocio a ac­ti­vi­da­des se­den­ta­rias y que in­clu­yen el uso de pan­ta­llas. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio fo­men­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca me­dian­te el de­por­te y la re­crea­ción ac­ti­va”.

❚❚ MO­MEN­TO DE VOL­VER A LOS PAR­QUES

Pi­lar Páez Ruíz, te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal, es­pe­cia­lis­ta en in­te­gra­ción sen­so­rial y apren­di­za­je, ex­pli­ca que el jue­go en los par­ques desa­rro­lla el apren­di­za­je, las ha­bi­li­da­des so­cia­les y la par­te fí­si­ca de los ni­ños. “En el apren­di­za­je in­fan­til es muy im­por­tan­te te­ner ideas, ha­cer pla­nes. Cuan­do un ni­ño va a un par­que siem­pre ima­gi­na un plan de jue­go. Por ejem­plo, pri­me­ro jue­ga con una pe­lo­ta, des­pués va al ro­da­de­ro, lue­go al co­lum­pio y ter­mi­na en el are­ne­ro. Ade­más, se pro­po­ne re­tos, y es­tos le ayu­dan a to­le­rar la frus­tra­ción por­que el ni­ño per­sis­te has­ta al­can­zar sus ob­je­ti­vos. En el jue­go li­bre es cons­tan­te la to­ma de de­ci­sio­nes y re­so­lu­ción de pro­ble­mas”.

Es­tar en un par­que tam­bién im­pli­ca per­te­ne­cer a un gru­po. Páez se­ña­la que so­la­men­te con sa­lu­dar ya hay una ga­nan­cia so­cial. En el jue­go, el ni­ño apren­de a com­par­tir, ce­der el turno y re­gu­lar sus im­pul­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.