DE JUE­GOS Y JU­GUE­TES

Educación (Colombia) - - TENDENCIAS -

El de­sa­rro­llo de la mo­tri­ci­dad grue­sa y fi­na es fun­da­men­tal pa­ra un ni­ño y se ha vis­to en ries­go por el se­den­ta­ris­mo. Es­te ti­po de mo­tri­ci­dad tie­ne que ver con la par­te mo­to­ra, es de­cir, el de­sa­rro­llo mus­cu­lar, la re­sis­ten­cia fí­si­ca, el for­ta­le­ci­mien­to de la coor­di­na­ción, el ma­ne­jo del cuer­po en ge­ne­ral, la agi­li­dad y la bue­na pos­tu­ra. La mo­tri­ci­dad fi­na tie­ne que ver con los mo­vi­mien­tos de la mano, co­mo la pin­za, cons­truir, to­mar una agu­ja, en­he­brar, co­lo­rear, ama­rrar­se los cor­do­nes de los za­pa­tos, pi­car y fi­nal­men­te, po­der es­cri­bir. El co­lum­pio tra­ba­ja la par­te de pos­tu­ra. En ca­da ir y ve­nir hay un ajus­te que con el tiem­po se pue­de con­ver­tir en una des­tre­za. Tam­bién se desa­rro­lla el con­cep­to de se­cuen­cia. El yo-yo im­pli­ca un cálcu­lo, con el que se desa­rro­lla la mo­tri­ci­dad fi­na y en par­ti­cu­lar la mo­du­la­ción de la fuer­za. El trom­po, pa­ra en­ro­llar­se, ne­ce­si­ta di­so­cia­ción de mu­ñe­ca y pin­za. La mano ad­quie­re agi­li­dad y pre­ci­sión. El tri­ci­clo exi­ge fuer­za en las pier­nas, con­trol de pos­tu­ra y fuer­za en los glú­teos y cuá­dri­ceps. Ade­más, el mo­vi­mien­to im­pli­ca rit­mo. La pe­lo­ta desa­rro­lla una va­rie­dad de ca­pa­ci­da­des. Una de ellas es la coor­di­na­ción; otra, la ra­pi­dez de reac­ción, ya que el uso de es­te ju­gue­te im­pli­ca ac­cio­nes im­pre­de­ci­bles y el ni­ño tie­ne que es­tar aler­ta, ser di­ná­mi­co. Al pe­lo­tear tam­bién se desa­rro­lla el con­cep­to de se­cuen­cia. Con el tiem­po, el ni­ño pa­tea la pe­lo­ta y desa­rro­lla el equi­li­brio, es de­cir, pro­gre­sa en el con­trol del cuer­po. El jue­go con blo­ques de cons­truc­ción, ade­más de me­jo­rar la crea­ti­vi­dad, ayu­da a la per­cep­ción vi­sual a tra­vés de la co­pia de mo­de­los en los que se se­lec­cio­na co­lo­res y fi­chas. Tam­bién da pre­ci­sión, que es cla­ve pa­ra ni­ños que no tie­nen bue­na pin­za. Tam­bién hay un de­sa­rro­llo de la aten­ción. El jue­go sim­bó­li­co, es de­cir, el que abar­ca ju­gue­tes de fran­qui­cia, di­no­sau­rios, ca­rros, be­bés, etc., cons­tru­ye na­rra­ti­vas que se aso­cian con un en­torno que los ni­ños mu­chas ve­ces crean y adap­tan. Por lo tan­to, no so­lo desa­rro­lla la crea­ti­vi­dad, sino tam­bién la par­te mo­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.