“Que la gen­te vuel­va a creer en la edu­ca­ción”

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Cali, un al­cal­de de­ci­de in­ver­tir la ma­yor par­te de su pre­su­pues­to en edu­ca­ción. Su ob­je­ti­vo, apos­tar­le al pro­gre­so so­cial. Se­ma­na Edu­ca­ción ha­bló con él so­bre es­te pro­ce­so.

Educación (Colombia) - - ESPECIAL -

SE­MA­NA EDU­CA­CIÓN: ¿Por qué de­ci­dió ha­cer es­ta trans­for­ma­ción edu­ca­ti­va en Cali?

Mau­ri­ce Ar­mi­ta­ge: Con Cali te­nía­mos una deu­da muy gran­de en ma­te­ria de edu­ca­ción: una in­fra­es­truc­tu­ra de­te­rio­ra­da y atra­sos en cuan­to a nor­ma­ti­vi­dad de cons­truc­ción; al­tos ín­di­ces de de­ser­ción es­co­lar acom­pa­ña­dos de unos re­sul­ta­dos en prue­bas Sa­ber que nos po­nían por de­ba­jo de mu­chas ciu­da­des del país.

Apa­lan­ca­dos en la es­tra­te­gia de Te­rri­to­rios de In­clu­sión y Opor­tu­ni­da­des (TIO), bra­zo so­cial de la al­cal­día que bus­ca avan­zar en el de­sa­rro­llo hu­mano, for­ta­le­cer el te­ji­do so­cial e in­cre­men­tar la par­ti­ci­pa­ción y el em­po­de­ra­mien­to co­mu­ni­ta­rio, de­ci­di­mos prio­ri­zar es­tos te­rri­to­rios pa­ra la im­ple­men­ta­ción de un pro­gra­ma que le apos­ta­ra a la edu­ca­ción.

S.E.: ¿De dón­de sa­lió

Mi co­mu­ni­dad es Es­cue­la?

M.A.: Na­ce de to­do ese aná­li­sis que se hi­zo pa­ra en­ten­der la si­tua­ción ac­tual de Cali en ma­te­ria de edu­ca­ción. Nues­tro re­sul­ta­do nos lle­vó a re­pen­sar có­mo es­tá­ba­mos for­man­do a nues­tros ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes en la ac­tua­li­dad. Se ge­ne­ró una dis­cu­sión fren­te a có­mo la ca­li­dad es­ta­ba cen­tra­da en res­pon­der a unos es­tán­da­res rí­gi­dos y no en una pe­da­go­gía di­fe­ren­cia­da que pen­sa­ra real­men­te en las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les de los jó­ve­nes y las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de Cali, que les per­mi­tie­se crear ver­da­de­ros pro­yec­tos de vi­da.

Su nom­bre sin­te­ti­za lo que que­re­mos lo­grar con el pro­gra­ma: que la co­mu­ni­dad en­tien­da que la es­cue­la so­mos to­dos, que no so­lo es de los mu­ros de la ins­ti­tu­ción ha­cia aden­tro.

S.E.: Mi Co­mu­ni­dad es Es­cue­la ca­si que ha­ce trans­ver­sal la edu­ca­ción en el res­to de car­te­ras (de­por­tes, sa­lud, etc), ¿có­mo ha si­do es­te pro­ce­so de in­clu­sión?

M.A.: Es una trans­ver­sa­li­dad exi­to­sa. Lo­gra­mos que las se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra, De­por­te y Re­crea­ción, Paz y Cul­tu­ra Ciu­da­da­na, Bie­nes­tar So­cial, y el De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes (Da­tic), apo­ya­dos por la Sub­se­cre­ta­ría TIO, unie­ran to­da su ex­per­ti­cia pa­ra con­tar con un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio que per­mi­tie­ra co­crear los 22 pro­yec­tos que ha­cen par­te de Mi Co­mu­ni­dad es Es­cue­la.

Es­tá com­pro­ba­do que, me­dian­te he­rra­mien­tas lú­di­cas y ar­tís­ti­cas, la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je de los ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes logra unos re­sul­ta­dos su­pe­rio­res a los que so­lo se ba­san en la me­to­do­lo­gía tra­di­cio­nal.

De es­ta ma­ne­ra, le in­ver­ti­mos a la for­ma­ción de for­ma­do­res en de­por­te, paz y cul­tu­ra ciu­da­da­na, a la crea­ción de se­mi­lle­ros TIC, a la re­crea­ción y ac­ti­vi­da­des lú­di­cas pa­ra los ni­ños y ni­ñas de pri­me­ra in­fan­cia; to­do un sin­nú­me­ro de ac­cio­nes que se en­mar­can den­tro de es­tos pro­yec­tos y que nos lle­va­rán a ge­ne­rar un im­pac­to so­cial.

S.E.: Cali ha re­ci­bi­do va­rios pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos co­mo el de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, la Unes­co y el del ICBF, ¿a qué cree que se de­be?

M.A.: Los re­ci­bi­mos con mu­cho or­gu­llo, sa­bien­do que es­ta­mos ha­cien­do un buen tra­ba­jo. En el ca­so de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, al in­cluir­nos co­mo una de las 100 ciu­da­des re­si­lien­tes del mun­do, evi­den­cia­mos su com­pro­mi­so con la ciu­dad. Es­te año tra­je­ron a un gru­po de ex­per­tos en in­fra­es­truc­tu­ra

edu­ca­ti­va, en­tre ellos el Ban­co Mun­dial, quie­nes al co­no­cer el pro­gra­ma de­ci­die­ron rea­li­zar una asis­ten­cia téc­ni­ca gra­tui­ta pa­ra que la ca­pi­tal del Va­lle cuen­te con un plan de in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va a lar­go pla­zo. Cali se­rá la úni­ca ciu­dad en Co­lom­bia que re­ci­bi­rá es­to.

En el ca­so de Unes­co, Cali re­ci­be el res­pal­do mun­dial al ser in­clui­da en su Red Mun­dial de Ciu­da­des del Apren­di­za­je, má­xi­ma au­to­ri­dad a ni­vel in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria edu­ca­ti­va. Mi Co­mu­ni­dad es Es­cue­la cau­ti­vó al equi­po de la Unes­co por la pla­ni­fi­ca­ción e im­ple­men­ta­ción del con­cep­to de ciu­dad del apren­di­za­je en Cali, que es­tá cam­bian­do el mo­de­lo de edu­ca­ción en Co­lom­bia.

Y en el ca­so del ICBF, la ciu­dad re­ci­bió un re­co­no­ci­mien­to por to­da la ges­tión que se vie­ne ade­lan­tan­do con la pri­me­ra in­fan­cia. De ahí que con el pro­gra­ma sea­mos pio­ne­ros en la im­ple­men­ta­ción del Mo­de­lo de Acom­pa­ña­mien­to Pe­da­gó­gi­co Si­tua­do (MAS+) del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Na­cio­nal, el cual se fun­da­men­ta en el for­ta­le­ci­mien­to pe­da­gó­gi­co que bus­ca cua­li­fi­car las ca­pa­ci­da­des re­que­ri­das por las agen­tes edu­ca­do­ras.

S.E.: ¿Cuál es la me­ta de su go­bierno en ma­te­ria de edu­ca­ción?

M.A.: Avan­zar en nues­tro pro­pó­si­to prin­ci­pal, que es que la gen­te vuel­va a creer en la edu­ca­ción co­mo el ca­mino pa­ra cons­truir un pro­yec­to de vi­da; que los pa­dres de fa­mi­lia vuel­van a mi­rar la es­cue­la co­mo ese es­pa­cio de ri­que­za cul­tu­ral y de co­no­ci­mien­to en don­de to­dos son bien­ve­ni­dos y aco­gi­dos pa­ra ser una co­mu­ni­dad se­gu­ra y que pro­gre­sa.

Si lo­gra­mos que nues­tros jó­ve­nes quie­ran gra­duar­se de la es­cue­la, si lo­gra­mos que más pa­dres de fa­mi­lia acom­pa­ñen a sus hi­jos den­tro del pro­ce­so de for­ma­ción, si ha­ce­mos que los es­pa­cios al­re­de­dor de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas se con­vier­tan en te­rri­to­rios neu­tra­les y de paz, va­mos a te­ner un avan­ce im­por­tan­tí­si­mo co­mo ca­le­ños. Y es­ta­mos se­gu­ros de que con es­to lo­gra­re­mos ba­jar otros in­di­ca­do­res de gran com­ple­ji­dad en nues­tra ciu­dad co­mo la vio­len­cia, la in­se­gu­ri­dad, en­tre otros fla­ge­los que hoy en día nos em­bar­gan.

S.E.: En la tor ta pre­su­pues­tal de la ciu­dad, ¿cuál es el por­cen­ta­je des­ti­na­do a edu­ca­ción?

M.A.: Es­ta ha si­do la gran apuesta de mi ad­mi­nis­tra­ción, des­ti­nar al­re­de­dor del 60 por cien­to de los re­cur­sos a la edu­ca­ción. Y por va­rias ra­zo­nes: la pri­me­ra, la gran ur­gen­cia que se te­nía en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra y ca­li­dad; se­gun­do, por­que en­ten­de­mos que una ciu­dad que no le apuesta a la edu­ca­ción es una ciu­dad que no po­drá con­tar con un ver­da­de­ro pro­gre­so. Ne­ce­si­ta­mos per­so­nas con me­jo­res opor­tu­ni­da­des, y es­to so­lo se logra por me­dio de la edu­ca­ción. Hay que in­ver­tir en ca­pi­tal hu­mano pa­ra que es­to lle­ve a Cali a un re­na­cer eco­nó­mi­co y so­cial. Es­pe­ra­mos que así sea, y que Mi Co­mu­ni­dad es Es­cue­la sea aco­gi­do por to­da la ciu­dad, y por qué no, que sea un pro­gra­ma que otras ciu­da­des pue­dan re­pli­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.