Po­li­cía Na­cio­nal, for­man­do país

La Po­li­cía Na­cio­nal eje­cu­ta una se­rie de es­tra­te­gias pe­da­gó­gi­cas que le per­mi­ten afron­tar de ma­ne­ra in­te­gral la nue­va reali­dad del país. El ob­je­ti­vo es con­so­li­dar la Uni­ver­si­dad Po­li­cial, en la que los agen­tes re­ci­ban una edu­ca­ción di­ver­sa y de ca­li­dad or

Educación (Colombia) - - ESPECIALES -

Edu­ca­ción y Po­li­cía son pa­la­bras que se re­la­cio­nan, y ese ha si­do el pi­lar que ha que­ri­do po­ten­ciar la Di­rec­ción Na­cio­nal de Es­cue­las. El pro­ce­so ha es­ta­do ba­sa­do en prin­ci­pios de co­ber­tu­ra, per­ti­nen­cia, de­sa­rro­llo pro­yec­ti­vo, par­ti­ci­pa­ción y ca­li­dad. A par­tir de es­tos, se han lo­gra­do po­ten­ciar las di­men­sio­nes re­la­cio­na­das con lo ac­ti­tu­di­nal: el ser, el sa­ber, el sa­ber ha­cer y el sa­ber con­vi­vir, con el pro­pó­si­to de for­mar un po­li­cía com­pe­ten­te e in­te­gral, y me­jo­rar el desem­pe­ño pa­ra aportar re­sul­ta­dos efec­ti­vos a la ins­ti­tu­ción, tan­to en el con­tex­to ope­ra­ti­vo co­mo en el ad­mi­nis­tra­ti­vo y edu­ca­ti­vo.

Des­de ha­ce dos años, la Po­li­cía Na­cio­nal en­tró en un pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción e in­no­va­ción, y reali­zó me­jo­ras con­si­de­ra­bles en in­fra­es­truc­tu­ra, in­ves­ti­ga­ción, ca­li­dad do­cen­te y pro­ce­sos efi­ca­ces de apren­di­za­je. En la ac­tua­li­dad, la Di­rec­ción Na­cio­nal de Es­cue­las cuen­ta con más de 50 re­gis­tros ca­li­fi­ca­dos y 26 es­cue­las de po­li­cía, dis­tri­bui­das en la geo­gra­fía co­lom­bia­na des­de La Gua­ji­ra has­ta Le­ti­cia, en las

cua­les se desa­rro­lla una ofer­ta aca­dé­mi­ca com­pues­ta por 17 pro­gra­mas de pos­gra­do (4 maes­trías y 13 es­pe­cia­li­za­cio­nes), cin­co de pre­gra­do de ni­vel pro­fe­sio­nal, ocho tec­no­lo­gías y 32 técnicos pro­fe­sio­na­les, pa­ra un to­tal de 62 pro­gra­mas de edu­ca­ción su­pe­rior, de los cua­les 14 al­can­za­ron acre­di­ta­ción de al­ta ca­li­dad, ejer­ci­cio que ini­ció des­de el año 2.000 con la acre­di­ta­ción del pro­gra­ma de Ad­mi­nis­tra­ción Po­li­cial.

Es de re­sal­tar el tra­ba­jo de la Es­cue­la de Post­gra­dos, que le ha da­do un vuel­co edu­ca­ti­vo a to­da la ins­ti­tu­ción por­que tra­ba­ja con pro­ce­sos in­no­va­do­res y po­ten­cia las di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des de los es­tu­dian­tes. Ade­más, brin­da las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra el de­sa­rro­llo de los car­gos ac­tua­les y fu­tu­ros: “Es­ta es­cue­la es ícono por­que ha im­pul­sa­do la re­for­ma edu­ca­ti­va, des­de aquí po­de­mos ha­cer una re­fle­xión pro­fun­da de lo que re­quie­re el país, del po­li­cía que ne­ce­si­ta­mos en las ca­lles, que de­be ser au­tó­no­mo y de­ci­di­do”, acla­ró el bri­ga­dier ge­ne­ral Gon­za­lo Lon­do­ño.

Los desafíos im­pli­can com­pren­der y aten­der co­mo pri­me­ra op­ción la mag­ni­tud de los pro­ble­mas glo­ba­les, regionales y lo­ca­les de las úl­ti­mas dé­ca­das: la in­se­gu­ri­dad, la vio­len­cia, el de­li­to y la in­dis­ci­pli­na so­cial. Por es­ta ra­zón, for­mar pro­fe­sio­na­les de po­li­cía es una ta­rea de gran va­lor so­cial, que im­pli­ca com­pren­der la ne­ce­si­dad de sen­tar las ba­ses de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal po­li­cial que dé res­pues­ta efec­ti­va tan­to a las de­man­das del ciu­da­dano co­mo a las del go­bierno. La edu­ca­ción se ha con­ce­bi­do co­mo el eje gra­vi­ta­cio­nal pa­ra la re­no­va­ción del ser­vi­cio de po­li­cía, una ne­ce­si­dad que im­pul­sa a la ins­ti­tu­ción a tra­zar un plan in­te­gral de Mo­der­ni­za­ción y Trans­for­ma­ción Ins­ti­tu­cio­nal (MTI), en el cual el pro­yec­to for­ma­ti­vo ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do por cons­ti­tuir una di­men­sión sig­ni­fi­ca­ti­va que apa­lan­ca el pro­ce­so de tran­si­ción ha­cia la paz; el ob­je­ti­vo es mo­de­lar un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que im­pac­te so­cial­men­te.

Es­te pro­ce­so tie­ne co­mo pro­pó­si­to ce­rrar la bre­cha en­tre la en­se­ñan­za en las Es­cue­las de Po­li­cía y la prác­ti­ca en el ser­vi­cio, pa­ra lo­grar­lo, se tra­za­ron ejes es­tra­té­gi­cos: doc­tri­na edu­ca­ti­va, ar­ti­cu­la­da a los nue­vos re­tos de la se­gu­ri­dad y de la edu­ca­ción; ali­nea­ción cu­rri­cu­lar, fun­da­men­ta­da en las lí­neas teó­ri­co-prác­ti­cas co­mu­nes y di­fe­ren­cia­les en­tre gra­dos y ni­ve­les pa­ra la for­ma­ción po­li­cial; mo­der­ni­za­ción or­ga­ni­za­cio­nal a par­tir de pro­ce­sos, es­truc­tu­ra y fun­cio­nes; ges­tión y ase­gu­ra­mien­to de la ca­li­dad edu­ca­ti­va po­li­cial con sos­te­ni­bi­li­dad e in­fra­es­truc­tu­ra; con­so­li­da­ción de la Uni­ver­si­dad Po­li­cial co­mo fun­da­men­to pa­ra la pro­fe­sio­na­li­za­ción y la vi­si­bi­li­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

El re­to de con­so­li­dar la Uni­ver­si­dad Po­li­cial cons­ti­tu­ye una ne­ce­si­dad, ya que el ob­je­ti­vo es for­mar a los po­li­cías que ne­ce­si­ta el país de ca­ra a las nue­vas reali­da­des. Al­gu­nos de los pro­gra­mas pa­ra lo­grar­lo son: In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, Cri­mi­no­lo­gía y Vic­ti­mo­lo­gía, Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Ges­tión Te­rri­to­rial de la Se­gu­ri­dad, De­re­cho de Po­li­cía, Me­dioam­bien­te y Se­gu­ri­dad. Es­tos cons­ti­tu­yen un apor­te a la ges­tión pú­bli­ca na­cio­nal y lo­cal. Por otra par­te, ex­pli­ca el bri­ga­dier ge­ne­ral Gon­za­lo Lon­do­ño: “Aun­que es­tos son sa­be­res pro­pios de la Po­li­cía Na­cio­nal, es­tán a dis­po­si­ción de otras ra­mas del sa­ber, co­mo de­re­cho, ad­mi­nis­tra­ción, so­cio­lo­gía, psi­co­lo­gía”.

Pa­ra la Di­rec­ción de Es­cue­las es cla­ro que se de­be ha­cer un avan­ce cons­tan­te, y aun­que en po­co tiem­po han te­ni­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos que los ha ubi­ca­do co­mo una ins­ti­tu­ción de ca­li­dad, la me­jo­ra cons­tan­te es el pi­lar con el que quie­ren con­ti­nuar su la­bor, “De­trás del lar­go tra­ba­jo y del pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción, en reali­dad lo que es­ta­mos ha­cien­do es ge­ne­rar un len­gua­je pro­pio de nues­tra pro­fe­sión po­li­cial”, con­clu­ye el co­ro­nel Luis Gar­cía, di­rec­tor de la Es­cue­la de Post­gra­dos de Po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.