Re­no­var las pe­da­go­gías: una ne­ce­si­dad inapla­za­ble

El mo­de­lo pe­da­gó­gi­co mix­to de BERLITZ res­pon­de a las nue­vas ne­ce­si­da­des de la edu­ca­ción, lo­gran­do que el es­tu­dian­te sea el cen­tro del mo­de­lo, apo­ya­do en la me­to­do­lo­gía co­mu­ni­ca­ti­va y el uso de di­fe­ren­tes téc­ni­cas.

Educación (Colombia) - - Especiales -

Des­de ha­ce va­rios años la edu­ca­ción ha si­do se­ria­men­te cues­tio­na­da des­de dis­tin­tos ám­bi­tos de la so­cie­dad, pues se pre­su­me que no es­tá pre­pa­ran­do ade­cua­da­men­te a los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les pa­ra afron­tar los re­tos que im­po­ne el cons­tan­te y ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo de las cien­cias y la tec­no­lo­gía. El desa­rro­llo si­mul­tá­neo de ha­bi­li­da­des co­mo pen­sa­mien­to crí­ti­co, crea­ti­vi­dad, ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ca­ti­va, ex­pe­ri­men­ta­ción, em­pa­tía y adap­ta­ción al cambio, en­tre otras. To­das ellas ne­ce­sa­rias pa­ra vi­vir en la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to. Sin du­da, el mé­to­do tra­di­cio­nal que ha pre­va­le­ci­do en los úl­ti­mos cien años y al que no po­de­mos ne­gar­le cier­to éxi­to en épo­cas pa­sa­das, hoy ya no cum­ple su pro­pó­si­to por­que:

• El pro­fe­sor es un trans­mi­sor de con­te­ni­dos, de asig­na­tu­ras ais­la­das y des­con­tex­tua­li­za­das.

• El es­tu­dian­te es un re­cep­tor pa­si­vo que me­mo­ri­za, re­pi­te y re­ci­ta los con­te­ni­dos pa­ra apro­bar un exa­men.

• La ma­yo­ría de con­te­ni­dos apren­di­dos en un pe­río­do aca­dé­mi­co se ol­vi­dan de­fi­ni­ti­va­men­te.

• Exis­te un di­vor­cio en­tre lo apren­di­do en el mun­do aca­dé­mi­co y las ex­pe­rien­cias del “mun­do de la vi­da” del es­tu­dian­te.

• No se alien­ta en el es­tu­dian­te el “há­bi­to” de ha­llar los pro­ble­mas de su en­torno pa­ra plan­tear so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras, por­que al pro­fe­sor le in­tere­san las re­pues­tas co­rrec­tas a in­te­rro­gan­tes o pro­ble­mas ya for­mu­la­dos en el tex­to usa­do en cla­se.

• No se con­sul­ta con los es­tu­dian­tes las áreas o dis­ci­pli­nas de su in­te­rés. La an­te­rior no es una enu­me­ra­ción ex­haus­ti­va de los pro­ble­mas que en­fren­ta la edu­ca­ción en es­ta épo­ca. Se cen­tra en los tres ejes fun­da­men­ta­les del pro­ce­so de for­ma­ción educativa: el es­tu­dian­te, el pro­fe­sor y las es­tra­te­gias pe­da­gó­gi­cas que lo com­po­nen y que re­quie­ren de una re­fle­xión crí­ti­ca y una pro­pues­ta de re­no­va­ción de los ro­les que cum­plen ca­da uno de es­tos dos ac­to­res y de las trans­for­ma­cio­nes me­to­do­ló­gi­cas que de­ben efec­tuar­se pa­ra lo­grar la for­ma­ción co­rrec­ta y ade­cua­da del es­tu­dian­te co­mo per­so­na, co­mo pro­fe­sio­nal y co­mo miem­bro de una co­mu­ni­dad. En ese or­den de ideas, la pri­me­ra pre­gun­ta que de­be ha­cer­se es: ¿Pa­ra qué edu­ca­mos? Se­gún Ken Robinson “ca­pa­ci­tar a los alum­nos pa­ra que com­pren­dan el mun­do que les ro­dea y co­noz­can sus ta­len­tos na­tu­ra­les con ob­je­to de po­der rea­li­zar­se co­mo in­di­vi­duos y co­mo ciu­da­da­nos ac­ti­vos y com­pa­si­vos”. La res­pues­ta im­pli­ca que la aten­ción se cen­tre en el es­tu­dian­te y que el pro­fe­sor sea un fa­ci­li­ta­dor o guía que le abra el ca­mino pa­ra que apren­da a pen­sar, apren­da a ha­cer y apren­da a ser. La fun­ción de la edu­ca­ción se­rá aho­ra la de en­se­ñar a apren­der a par­tir de las ex­pe­rien­cias, de los in­tere­ses y de las ex­pec­ta­ti­vas de los es­tu­dian­tes. To­mar en cuen­ta es­tos ele­men­tos “vi­ven­cia­les” de la per­so­na, mo­ti­va el de­seo de apren­der, in­cor­po­rar y apli­car lo apren­di­do al mun­do de la vi­da per­so­nal, pro­fe­sio­nal y de coope­ra­ción en una co­mu­ni­dad o en un equi­po de tra­ba­jo. La res­pues­ta im­pli­ca que la aten­ción se cen­tre en el es­tu­dian­te, y que el pro­fe­sor sea un fa­ci­li­ta­dor o guía que le abra el ca­mino pa­ra que apren­da a pen­sar, a ha­cer y a ser. Es­tos y otros com­po­nen­tes co­mo los cu­rrícu­los fle­xi­bles, abier­tos y di­ná­mi­cos, cons­ti­tu­yen los lla­ma­dos “eco­sis­te­mas de apren­di­za­je” en los que jue­gan un pa­pel pre­pon­de­ran­te los mu­seos de cien­cia, las ex­po­si­cio­nes de ar­te, el ba­rrio en el cual se vi­ve, la em­pre­sa en la que se tra­ba­ja y to­do aque­llo que con­tri­bu­ya a que el co­no­ci­mien­to sea la aso­cia­ción pro­duc­ti­va en­tre pen­sa­mien­to-ima­gi­na­ción y ac­ción, pa­ra for­mar agen­tes de cambio per­so­nal y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.