Se le ex­pli­ca

Educación (Colombia) - - Contenido -

Pa­go por re­sul­ta­dos

El no­ve­do­so mo­de­lo de Bo­nos de Im­pac­to So­cial (BIS), que em­pe­zó a ope­rar re­cien­te­men­te en Co­lom­bia, pro­me­te re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra en que se ha­ce el gas­to so­cial en el mun­do. Se­ma­na Edu­ca­ción le ex­pli­ca có­mo fun­cio­na y cuá­les son sus ven­ta­jas po­ten­cia­les. Lo pri­me­ro que hay que en­ten­der es que no son pro­pia­men­te unos bo­nos fi­nan­cie­ros. Fun­cio­nan más bien co­mo un acuer­do en­tre el go­bierno –so­lo o con coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal–, que quie­re me­jo­rar al­gún in­di­ca­dor so­cial, y unos in­ver­sio­nis­tas, que se com­pro­me­ten a al­can­zar­lo me­dian­te unos ope­ra­do­res (ver grá­fi­co). Al ca­bo de un tiem­po, se des­em­bol­sa un va­lor por me­tas cum­pli­das. Sin re­sul­ta­dos, no hay des­em­bol­so. Es­te pro­yec­to na­ció ha­ce ocho años en In­gla­te­rra y, des­de en­ton­ces, ha ex­plo­ta­do en dis­tin­tas par­tes del mun­do. Sus pro­mo­to­res lo pre­sen­tan co­mo una ma­ne­ra de ase­gu­rar que la in­ver­sión pú­bli­ca re­dun­de en re­sul­ta­dos me­di­bles. Un sis­te­ma así po­dría re­vo­lu­cio­nar la edu­ca­ción, más aún en una épo­ca en la que la mi­tad de los es­tu­dian­tes van al co­le­gio pe­ro no es­tán apren­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.