En­tre­vis­ta

Ad por­tas de que el go­bierno na­cio­nal anun­cie có­mo se­rá el ‘nue­vo’ Ser Pi­lo Pa­ga, Se­ma­na Edu­ca­ción ha­bló con Ho­ra­cio Álvarez Ma­ri­ne­lli. El es­pe­cia­lis­ta en edu­ca­ción del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) eva­lúa el pro­gra­ma: acier­tos y desafíos.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Ho­ra­cio Álvarez Ma­ri­ne­lli, es­pe­cia­lis­ta en edu­ca­ción del BID

SE­MA­NA EDU­CA­CIÓN: ¿Cuál es su opi­nión so­bre Ser Pi­lo Pa­ga? HO­RA­CIO ÁLVAREZ: Ser Pi­lo Pa­ga es una bue­na idea. Sin em­bar­go, se im­ple­men­tó muy apre­su­ra­da­men­te y no se re­co­gie­ron, en su di­se­ño, las lec­cio­nes apren­di­das de otros pro­gra­mas de be­cas exis­ten­tes en el país e in­ter­na­cio­nal­men­te.

S. E.: ¿Qué lec­cio­nes se ob­via­ron? ¿Qué no se tu­vo en cuen­ta? H. A.: Par­te de lo que se pu­do ha­ber de­fi­ni­do más fa­vo­ra­ble­men­te, en tér­mi­nos de fi­nan­cia­mien­to, es el co­pa­go de las uni­ver­si­da­des pri­va­das o la re­duc­ción de la ma­trí­cu­la y las pen­sio­nes de es­tas a los es­tu­dian­tes be­ca­dos. Es­ta es una cons­tan­te en pro­gra­mas de be­cas con fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co. Por ejem­plo, la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de Bo­go­tá tie­ne un pro­yec­to de be­cas pa­ra do­cen­tes en el que so­lo se pa­ga el 75% del va­lor de la ma­trí­cu­la y pen­sio­nes.

S. E.: ¿Las uni­ver­si­da­des ha­cen des­cuen­to al sec­tor pú­bli­co? H. A.: Sí. Uni­ver­si­da­des pri­va­das acre­di­ta­das, co­mo el Ex­ter­na­do y la Ja­ve­ria­na, ha­cen descuentos cuan­do pa­ga el sec­tor pú­bli­co. Es­to por­que la es­truc­tu­ra de cos­tos lo per­mi­te. Por ejem­plo, agre­gar diez nuevos cu­pos a una cohor­te de 100 es­tu­dian­tes es su­ma­men­te ren­ta­ble pa­ra una uni­ver­si­dad. Si los 100 alum­nos es­tán en cua­tro grupos de 25, y agre­gan dos más por gru­po, no su­fre la ca­li­dad, pe­ro el in­gre­so por esos es­tu­dian­tes adi­cio­na­les es una ga­nan­cia pa­ra la uni­ver­si­dad y el pro­gra­ma. Los cos­tos fi­jos y va­ria­bles (do­cen­tes, cu­rrí­cu­lum, edi­fi­cios, la­bo­ra­to­rios, et­cé­te­ra) es­tán cu­bier­tos con los 100 alum­nos ins­cri­tos sin be­cas. Los in­gre­sos por alum­nos be­ca­dos re­pre­sen­tan un mon­to adi­cio­nal de las uni­ver­si­da­des.

S. E.: ¿Qué otro tema cree que se pu­do to­mar en cuen­ta? H. A.: Des­de la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal, se pu­die­ron es­tu­diar los me­ca­nis­mos pa­ra evi­tar la de­ser­ción y el cambio de ca­rre­ra. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, al­gu­nos pro­gra­mas cuen­tan con un me­ca­nis­mo ins­ti­tu­cio­nal de apo­yo a los es­tu­dian­tes que in­gre­san, tan­to pa­ra se­lec­cio­nar la ca­rre­ra co­mo pa­ra sen­tir­se con­fia­dos con el ca­mino que es­co­jan. Cuen­tan ade­más con sis­te­mas den­tro de los pro­gra­mas, ta­les co­mo grupos de es­tu­dian­tes, de pa­res, que los apo­yan pa­ra “so­bre­vi­vir” la ex­pe­rien­cia uni­ver­si­ta­ria.

S. E.: Pe­ro uno po­dría de­cir que el pro­gra­ma ha si­do exi­to­so, ¿no? Po­cos es­tu­dian­tes de­ser­tan… H. A.: No exis­ten da­tos pu­bli­ca­dos y ac­tua­li­za­dos so­bre la de­ser­ción del pro­gra­ma pa­ra to­das las cohor­tes. Se pre­vé que sea im­por­tan­te en al­gu­nas ca­rre­ras y uni­ver­si­da­des. Se ha­bla siem­pre de un da­to de 2% de de­ser­ción, pe­ro es­te so­lo se cir­cuns­cri­be a la pri­me­ra cohor­te, en su pri­mer año de uni­ver­si­dad. No se sa­be có­mo ha si­do su tra­yec­to­ria el res­to de años, o el da­to res­pec­to a las otras tres cohor­tes. Ade­más, es­ta in­for­ma­ción no tie­ne en cuen­ta el cambio de ca­rre­ras.

S. E.: ¿Por qué el cambio de ca­rre­ra se vuel­ve un pro­ble­ma? H. A.: El tema es que, por lo ge­ne­ral, el cambio de ca­rre­ra in­cre­men­ta el nú­me­ro de se­mes­tres que de­be es­tu­diar un es­tu­dian­te, de­pen­dien­do del mo­men­to del cambio. Aun­que lo ha­gan en la mis­ma uni­ver­si­dad, ha­brán cur­sa­do cla­ses que no se­rán con­va­li­da­das en una nue­va ca­rre­ra por­que no per­te­ne­cen al cu­rrícu­lo. Por ejem­plo, si un pi­lo co­men­zó en Le­yes y de­ci­de pa­sar­se a In­ge­nie­ría lue­go de un año, no ten­drá mu­chas cla­ses que con­va­li­dar, lo que im­pli­ca más cos­tos pa­ra el pro­gra­ma. Si es­tos es­tu­dian­tes no ter­mi­nan en los ocho se­mes­tres pre­vis­tos, ¿quién asu­me la di­fe­ren­cia y el cos­to de los se­mes­tres adi­cio­na­les?

S. E.: Se ha­bla mu­cho de que los be­ne­fi­cios ex­ce­den los cos­tos del pro­gra­ma. ¿Es­to es cier­to? H. A.: Sí y no. El pro­gra­ma tie­ne be­ne­fi­cios cla­ros pa­ra los es­tu­dian­tes y sus fa­mi­lias, las uni­ver­si­da­des par­ti­ci­pan­tes y la so­cie­dad. El tema es­tá en de­fi­nir quién de­be pa­gar por los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos. Por ejem­plo, si el pi­lo tie­ne un be­ne­fi­cio di­rec­to –por te­ner ma­yor movilidad so­cial al ser par­te de una uni­ver­si­dad pri­va­da ver­sus una pú­bli­ca–, el cos­to de es­te no de­be­ría ser pa­ga­do por la so­cie­dad en su con­jun­to a tra­vés de los im­pues­tos. Re­cor­de­mos que así se fi­nan­cia un pro­gra­ma co­mo Ser Pi­lo Pa­ga: con los im­pues­tos de la po­bla­ción. En es­te ca­so, si hu­bie­ra un be­ne­fi­cio adi­cio­nal, por ejem­plo de ser un es­tu­dian­te gra­dua­do de Eco­no­mía del Ro­sa­rio ver­sus uno egre­sa­do de la mis­ma ca­rre­ra en la Na­cio­nal, el cos­to adi­cio­nal de­bie­ra ser pa­ga­do por el alumno, en un fu­tu­ro, cuan­do es­té tra­ba­jan­do. Es­tos son los pro­gra­mas de pa­go con­tin­gen­te al in­gre­so, que la ex­mi­nis­tra Giha ya ha­bía pro­pues­to y que ten­go en­ten­di­do es­ta­rá den­tro del pro­gra­ma de la mi­nis­tra An­gu­lo. Aho­ra bien, no es­toy se­gu­ro de que los es­tu­dian­tes pi­los ten­gan ma­yo­res in­gre­sos por es­tu­diar en el sec­tor pri­va­do ver­sus el sec­tor pú­bli­co por la ca­li­dad de la uni­ver­si­dad. Lue­go men­cio­nan el be­ne­fi­cio que tie­ne pa­ra los alum­nos de es­tra­tos al­tos la in­te­gra­ción so­cial en sus uni­ver­si­da­des. El cos­to de es­te be­ne­fi­cio lo de­be­rían pa­gar las uni­ver­si­da­des y los es­tu­dian­tes de in­gre­sos al­tos, si con­si­de­ran que es im­por­tan­te, con be­cas pa­ra alum­nos de in­gre­sos ba­jos. Es por ello que uni­ver­si­da­des co­mo Har­vard y Stan­ford tie­nen tan­tas be­cas pa­ra es­tu­dian­tes de es­ca­sos re­cur­sos. Pe­ro no de­bie­ra pa­gar­lo el go­bierno, aun­que sea una bue­na política la de lo­grar ma­yor in­te­gra­ción en nues­tras so­cie­da­des tan de­sigua­les. Aho­ra bien, la me­jor política de in­te­gra­ción en la edu­ca­ción su­pe­rior se­ría te­ner una uni­ver­si­dad y una edu­ca­ción pú­bli­cas de pri­me­rí­si­mo ni­vel, a la que asis­tan to­dos los es­tra­tos so­cia­les, tal co­mo su­ce­de en la ma­yor par­te de paí­ses eu­ro­peos.

S. E.: Al­gu­nos ar­gu­men­tan que la in­ver­sión en Ser Pi­lo Pa­ga es re­la­ti­va­men­te ba­ja en re­la­ción con el pre­su­pues­to to­tal del sec­tor. ¿Qué opi­na so­bre eso? H. A.: Co­mo por­cen­ta­je del to­tal del sec­tor pue­de ser. Pe­ro re­cor­de­mos que la in­ver­sión es pa­ra aten­der 40.000 es­tu­dian­tes, mien­tras el res­to del sec­tor es­tá aten­dien­do a más de nue­ve mi­llo­nes de alum­nos des­de prees­co­lar has­ta la me­dia, y unos 600.000 es­tu­dian­tes de edu­ca­ción su­pe­rior. Lo que sí es un he­cho es que la in­ver­sión en Ser Pi­lo Pa­ga, que cu­bre a esos 40.000 alum­nos, equi­va­le a las trans­fe­ren­cias to­ta­les que rea­li­za el go­bierno na­cio­nal pa­ra la co­ber­tu­ra de 600.000 es­tu­dian­tes que asis­ten a edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.