¿Qué cam­bia?

Educación (Colombia) - - En Portada -

Fi­nan­cia­ción

De acuer­do con al­gu­nos se­cre­ta­rios y go­ber­na­do­res con­sul­ta­dos por Se­ma­na Edu­ca­ción, el au­men­to que se hi­zo en el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción es muy po­si­ti­vo. Los 1,75 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra el PAE 2019 y la adi­ción de 50.000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra cum­plir con las ra­cio­nes de lo que que­da de 2018 se ven co­mo un gran sal­va­vi­das pa­ra los go­bier­nos re­gio­na­les. Se­gún Al­ba Lu­cía Ma­rín, la ad­mi­nis­tra­do­ra tem­po­ral de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de La Gua­ji­ra, uno de los de­par­ta­men­tos que ha si­do más afec­ta­do por la co­rrup­ción con el PAE, “aun­que hoy he­mos lo­gra­do su­pe­rar la cri­sis, los re­cur­sos si­guen sien­do po­cos, por­que ade­más de que el pro­gra­ma tie­ne una co­ber­tu­ra del 100% en co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, 87% en zo­na ru­ral y 70% en área ur­ba­na, pa­ra 2019 tam­bién ne­ce­si­ta­mos cu­brir la alimentación de 9.800 ni­ños ve­ne­zo­la­nos que se han in­te­gra­do al sis­te­ma”. El se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción de Quib­dó, Ha­rold Ra­mí­rez, ase­gu­ra que tam­bién ne­ce­si­ta más re­cur­sos pa­ra pa­gar las 32.000 ra­cio­nes de co­mi­da que es­pe­ra en­tre­gar en 2019, pe­ro ex­pre­sa que el pro­ble­ma no es so­lo fi­nan­cie­ro. “Siem­pre he pre­go­na­do que nues­tras ac­cio­nes pa­ra el PAE se de­ben en­fo­car en la equi­dad y no en igual­dad. A no­so­tros nos lle­gan los re­cur­sos en igual­dad de con­di­cio­nes res­pec­to a otros mu­ni­ci­pios, pe­ro nues­tra mi­nu­ta cues­ta un po­co más por­que el trans­por­te de los ali­men­tos es más ca­ro en cier­tas zo­nas de Quib­dó y eso no se es­tá vien­do”, ex­pli­có Ra­mí­rez. Leer esa reali­dad de los te­rri­to­rios es fun­da­men­tal pa­ra que el nue­vo PAE fun­cio­ne. Por eso, la vi­ce­mi­nis­tra de Edu­ca­ción Prees­co­lar, Bá­si­ca y Me­dia, Cons­tan­za Alar­cón, le ase­gu­ró a es­ta pu­bli­ca­ción que, “los 1,75 bi­llo­nes de pe­sos que tie­ne el MEN pa­ra el pro­gra­ma se­rán dis­tri­bui­dos de acuer­do a las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da en­te te­rri­to­rial en re­la­ción con la co­ber­tu­ra, el en­fo­que, la ru­ra­li­dad y sus con­tra­par­ti­das”.

Trans­pa­ren­cia y ges­tión te­rri­to­rial

Gra­cias a las in­ves­ti­ga­cio­nes que du­ran­te cua­tro años reali­zó la Con­tra­lo­ría, hoy el MEN tie­ne in­for­ma­ción su­fi­cien­te so­bre mo­da­li­da­des de co­rrup­ción e in­cum­pli­mien­to en las que in­cu­rren los en­tes te­rri­to­ria­les. Si se re­co­no­ce que las irre­gu­la­ri­da­des se dan en la es­ti­ma­ción del pre­cio de la ra­ción, en los so­bre­cos­tos de la ma­te­ria pri­ma y en el pa­go de ra­cio­nes en días en los que no hay cla­ses, en­tre otros, y se usa esa in­for­ma­ción, el MEN ten­drá he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra con­tra­ata­car a los co­rrup­tos. Pa­ra em­pe­zar, la Con­tra­lo­ría ase­gu­ra que hay que es­cu­char a las re­gio­nes, por­que en mu­chas oca­sio­nes los en­tes te­rri­to­ria­les ex­pre­san que la ra­zón pa­ra no es­tar en­te­ra­dos so­bre lo que real­men­te de­be­ría pa­gar al pro­vee­dor por una ra­ción es que no tie­nen el re­cur­so hu­mano su­fi­cien­te pa­ra ve­ri­fi­car el cum­pli­mien­to del con­tra­to. “Es­to re­quie­re de un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio que apo­ye el desa­rro­llo del pro­gra­ma. Sin em­bar­go, en al­gu­nos ca­sos so­lo es­tá el su­per­vi­sor con dos o tres per­so­nas ha­cien­do la ges­tión”, ex­pre­só el en­te de con­trol. En es­te sen­ti­do, el MEN ya ha pla­nea­do una pro­pues­ta. Con el nue­vo PAE se for­ta­le­ce­rá la Uni­dad de Asis­ten­cia Téc­ni­ca del MEN pa­ra que los en­tes te­rri­to­ria­les ad­quie­ran más co­no­ci­mien­tos en te­mas fi­nan­cie­ros, ju­rí­di­cos y téc­ni­cos. “Hoy el PAE lle­va a la inac­ción, por­que en aras de evi­tar al­gún ti­po de per­se­cu­ción y de­más, la en­ti­dad no ha­ce na­da”, ex­pli­có Alar­cón. El go­bierno cen­tral tam­bién en­ten­dió que es ne­ce­sa­rio dar lí­nea so­bre los mo­de­lo de con­tra­ta­ción más per­ti­nen­tes que dis­mi­nu­yan los ries­gos de co­me­ter al­gu­na fa­lla en la ges­tión. Pa­ra ello han em­pe­za­do a tra­ba­jar en una se­rie de mo­de­los ti­po que, se­gún Alar­cón, no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca ho­mo­ge­nei­zar, sino fa­ci­li­tar a los en­tes te­rri­to­ria­les las di­ná­mi­cas de con­tra­ta­ción. “Es­ta­mos re­ci­bien­do una ase­so­ría de la Ban­ca Mul­ti­la­te­ral pa­ra mi­rar, por ejem­plo, el es­tu­dio de cos­tos, los pre­cios to­pe y los pre­cios te­cho que os­ci­lan re­gio­nal­men­te. De­bi­do a que la op­ción de es­pe­cu­la­ción au­men­ta de ma­ne­ra im­por­tan­te al no ver más ofe­ren­tes, te­ne­mos que pa­gar­le al pro­vee­dor lo que pi­da”. Sin em­bar­go, pa­ra Ale­jan­dro Gó­mez, ex­di­rec­tor de Nu­tri­ción del ICBF, el ti­po de con­tra­to no es la so­lu­ción pa­ra con­tro­lar la co­rrup­ción; se ne­ce­si­ta una su­per­vi­sión cons­tan­te, pues “en los con­tra­tos de alimentación ro­bar es muy fá­cil. Pue­des dis­mi­nuir la ra­ción cuan­do re­par­tes más de 2.000 al­muer­zos to­dos los días. Si em­pie­zas a dis­mi­nuir esa car­ne a la mi­tad y na­die te su­per­vi­sa, te es­tas que­dan­do con un mon­tón de pla­ta y no hay gra­me­ra que val­ga”. Pa­ra eli­mi­nar de la lis­ta a los ni­ños fan­tas­mas y re­gu­lar las ra­cio­nes en­tre­ga­das, el nue­vo PAE obli­ga a que las en­ti­da­des te­rri­to­ria­les re­por­ten en el Si­mat el apor­te nu­tri­cio­nal y el nú­me­ro de be­ne­fi­cia­dos. De es­ta ma­ne­ra, ten­drán un con­trol en tiem­po real del nú­me­ro de por­cio­nes en­tre­ga­das. Tam­bién in­te­gra­rán a los pa­dres y rec­to­res co­mo vee­do­res ciu­da­da­nos, quie­nes ten­drán la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger la co­mi­da de los ni­ños. En las gran­des ciu­da­des, Co­lom­bia Com­pra Efi­cien­te se­rá un gran alia­do pa­ra rea­li­zar las con­tra­ta­cio­nes, pues en es­te ca­so, es muy pro­ba­ble que el go­bierno lo­gre es­tan­da­ri­zar los ti­pos de ali­men­tos y se pue­da con­tra­tar al pro­vee­dor y la logística en pro­ce­sos dis­tin­tos. La idea es que los ofe­ren­tes se en­car­guen de su cam­po y no im­pro­vi­sen en otra ac­ti­vi­dad, tal y co­mo se hi­zo en Bo­go­tá, una de las ciu­da­des en las que el PAE es un ejem­plo de bue­na prác­ti­ca. Tam­bién se crea­rá un ban­co de pro­vee­do­res pa­ra cuan­do al­gún en­te te­rri­to­rial ten­ga pro­ble­mas con su pro­vee­dor; sus ins­ti­tu­cio­nes no se que­den sin el ser­vi­cio y pue­dan usar un pro­vee­dor de sal­va­vi­das. Fi­nal­men­te, las ins­ti­tu­cio­nes que es­ta­rán vi­gi­lan­do el PAE cam­bia­rán su ló­gi­ca: no so­lo van a pe­na­li­zar, tam­bién van a pre­ve­nir. Si bien la Con­tra­lo­ría es­ta­ba ha­cien­do una vee­du­ría ro­bus­ta, la in­ves­ti­ga­ción se ha­cía des­pués de que los en­tes te­rri­to­ria­les rea­li­za­ban la con­tra­ta­ción. Hoy, la idea es que la Fis­ca­lía, la Pro­cu­ra­du­ría, la Con­tra­lo­ría y la De­fen­so­ría del Pue­blo pue­dan ha­cer un acom­pa­ña­mien­to an­tes y du­ran­te el pro­ce­so de con­tra­ta­ción. De es­te mo­do, se pre­ten­de cus­to­diar los re­cur­sos pú­bli­cos en di­fe­ren­tes mo­men­tos del pro­ce­so.

CA­LI­DAD

Pe­se a lo an­te­rior, pa­ra va­rios ex­per­tos el pro­ble­ma de es­te pro­gra­ma no se re­suel­ve ase­gu­ran­do un pre­su­pues­to di­fe­ren­cial. El asun­to ra­di­ca, tam­bién, en que la co­mi­da no al­can­za pa­ra los 180 días del pe­rio­do es­co­lar, no tie­ne el va­lor nu­tri­cio­nal re­que­ri­do y la pre­sen­ta­ción de los ali­men­tos no es atrac­ti­va. Por eso, mien­tras en al­gu­nas zo­nas del país la co­mi­da no es su­fi­cien­te, en otras re­gio­nes el ni­vel de des­per­di­cio es al­tí­si­mo. ¿Có­mo re­sol­ve­rá es­to el nue­vo PAE? Pri­me­ro es­pe­ran ofre­cer el pro­gra­ma tan­to pa­ra jornada úni­ca y jornada re­gu­lar los 180 días del ca­len­da­rio es­co­lar; an­tes so­lo es­ta­ba ga­ran­ti­za­do pa­ra 90 o 140 días. Es­to im­pli­ca que de­be exis­tir una muy bue­na co­mu­ni­ca­ción en­tre los en­tes te­rri­to­ria­les, el MEN y los con­ce­jos municipales y de­par­ta­men­ta­les pa­ra una opor­tu­na apro­ba­ción de vi­gen­cias fu­tu­ras. So­lo así el PAE em­pe­za­ría su fun­cio­na­mien­to a tiem­po y sin in­te­rrup­cio­nes. Pa­ra me­jo­rar la pre­sen­ta­ción de los ali­men­tos y dis­mi­nuir los des­per­di­cios, el Se­na ju­ga­rá un rol muy im­por­tan­te. “La idea es te­ner apren­di­ces de Gas­tro­no­mía pa­ra que nos en­se­ñen có­mo se pue­den ha­cer pla­tos de­li­cio­sos y bien pre­sen­ta­dos, si­guien­do la mi­nu­ta nu­tri­cio­nal”, ex­pli­ca Alar­cón. Sin em­bar­go, to­da­vía no tie­nen muy cla­ro có­mo, ya que se­rán los pro­vee­do­res quie­nes de­ci­dan la for­ma en que se ser­vi­rá la co­mi­da. Por otro la­do, el MEN plan­tea in­cre­men­tar el va­lor nu­tri­cio­nal de los ali­men­tos que se en­tre­gan. La pri­me­ra in­fan­cia pa­sa­rá de te­ner un apor­te nu­tri­cio­nal del 60% al 70%, mien­tras que el ali­men­to de los ni­ños de 6 a 18 años pa­sa­rá de 20% (re­fri­ge­rio) y 30% (al­muer­zo) a 50% y 60% res­pec­ti­va­men­te, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de ho­ras que es­tén en el co­le­gio. Pa­ra Cris­ti­na Pla­zas, ex­di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bienestar Fa­mi­liar (ICBF) es un error que se in­vier­ta más en pri­me­ra in­fan­cia, mien­tras que los ni­ños en­tre 6 y 18 van a se­guir re­ci­bien­do un por­cen­ta­je muy in­fe­rior al 70%, que es lo que re­co­mien­dan los nu­tri­cio­nis­tas. “Me preo­cu­pa que un ni­ño que re­ci­be un va­lor ca­ló­ri­co en aten­ción in­te­gral del 70% lle­gue al co­le­gio a los 6 años y em­pie­ce a re­ci­bir me­nos; ne­ce­si­ta­mos en­ten­der que ese ali­men­to es lo úni­co que re­ci­be. Com­pren­do que la pri­me­ra in­fan­cia es un tema cru­cial, pe­ro no se nos pue­den se­guir ol­vi­dan­do los de­más ni­ños”.

CO­BER­TU­RA

Ac­tual­men­te, 5.300.000 es­tu­dian­tes de to­dos los gra­dos es­tán re­ci­bien­do una ra­ción de co­mi­da en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas del país. La me­ta de es­te go­bierno pa­ra 2019 es abas­te­cer a 300.000 ni­ños más. Pa­ra 2022, cuan­do es­té por ter­mi­nar el pe­rio­do pre­si­den­cial, es­pe­ra ha­ber aten­di­do a sie­te mi­llo­nes de ni­ños de los diez mi­llo­nes que hay a la fe­cha. ¿Por qué es­te go­bierno no ha­bla de uni­ver­sa­li­zar el PAE? De acuer­do con Alar­cón, su vi­sión es cons­truir una política sos­te­ni­ble, con­tra­rio a lo que pa­sa­ba en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. “No­so­tros no haremos pro­me­sas de uni­ver­sa­li­dad. Es­ta­mos sien­do sin­ce­ros des­de aho­ra, pues, res­pec­to al in­cre­men­to de re­cur­sos, se pue­den dar cuen­ta de que es ab­so­lu­ta­men­te mo­des­to en te­mas de co­ber­tu­ra”. Su pro­pues­ta, al con­tra­rio, es­tá en­ca­mi­na­da a la gra­dua­li­dad en la pres­ta­ción del ser­vi­cio, la cual se da­rá pri­mor­dial­men­te en la ru­ra­li­dad, en jornada úni­ca y pa­ra la pri­me­ra in­fan­cia.

las in­quie­tu­des

Si bien es una vi­sión in­te­gral que tras­cien­de la en­tre­ga de ali­men­tos a los es­tu­dian­tes, en es­ta nue­va apues­ta que­dan as­pec­tos a pro­fun­di­zar. Pri­me­ro, por­que si las re­gio­nes si­guen sien­do las en­car­ga­das de su­per­vi­sar, sin la ro­bus­tez ins­ti­tu­cio­nal, es muy pro­ba­ble que el go­bierno cen­tral de­ba apo­yar­las. Pe­ro, ¿da­rán abas­to pa­ra vi­gi­lar el PAE en tiem­po real en zo­nas apar­ta­das? Se­gun­do, a pe­sar de que los en­tes de con­trol im­pon­drán san­cio­nes ejem­pla­res a los in­cum­pli­dos y los co­rrup­tos, por el mo­men­to el MEN no ha si­do cla­ro so­bre có­mo se va a pre­ve­nir la car­te­li­za­ción de los pro­vee­do­res del PAE. “No­so­tros par­ti­mos de la bue­na fe de los te­rri­to­rios y de los ope­ra­do­res. Lo que haremos es ga­ran­ti­zar una asis­ten­cia téc­ni­ca que pre­ven­ga cual­quier for­ma de car­te­li­za­ción”, afir­mó una fuen­te del mi­nis­te­rio. Ter­ce­ro, fa­vo­re­cer la com­pra lo­cal de ali­men­tos co­mo tie­ne pen­sa­do es­te go­bierno es una es­tra­te­gia que dis­mi­nu­ye no­ta­ble­men­te los cos­tos de las ra­cio­nes. En el ca­so de Quib­dó, por ejem­plo, el va­lor del trans­por­te se re­du­ci­ría y los ni­ños co­me­rían ali­men­tos de su re­gión. En ese sen­ti­do, la dis­cu­sión gi­ra en torno a la ca­li­dad. De acuer­do con va­rios se­cre­ta­rios de Edu­ca­ción, la ma­yo­ría de los mer­ca­dos lo­ca­les no ga­ran­ti­zan la con­ti­nui­dad de los pro­duc­tos, por­que los cam­pe­si­nos es­tán su­je­tos a pro­duc­cio­nes que de­pen­den de la épo­ca del año. Y cuar­to, se re­quie­re ma­yor com­pro­mi­so con una reforma a las mi­nu­tas pa­trón del MEN pa­ra que exis­ta ma­yor fle­xi­bi­li­dad en los ali­men­tos que de­ben con­su­mir los ni­ños. “Sa­be­mos que las mi­nu­tas pa­trón son muy exi­gen­tes, te­ne­mos que tra­ba­jar con la Guía de Ali­men­tos Bá­si­cos del ICBF, que es la que re­gu­la eso. Por­que es im­por­tan­te que si el te­rri­to­rio di­ce ‘no ten­go pan co­co, sino pan in­te­gral’ pue­dan cam­biar de op­ción sin pro­ble­ma”, ex­pli­có el MEN. Una apues­ta que, ade­más, ata­ca­ría la co­rrup­ción, pues se­gún Ale­jan­dro Gó­mez, “en al­gu­nos ca­sos los con­tra­tos los ama­ñan con cier­tos tér­mi­nos de re­fe­ren­cia, ha­cien­do que muy po­cos pue­dan sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des del con­tra­to”. Des­de el pun­to de vis­ta con­cep­tual, es­te nue­vo PAE pa­sa de es­tar en­fo­ca­do so­lo en la ra­ción de co­mi­da a ver la es­tra­te­gia de una ma­ne­ra in­te­gral. Se­rá, en pa­la­bras de la mi­nis­tra, “una for­ma nue­va de re­la­cio­nar­se al­re­de­dor de la alimentación, del bienestar y la seguridad”.

Uno de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos del PAE es que se es­pe­ra que aho­ra los ni­ños re­ci­ban su pla­to de co­mi­da to­dos los días del año es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.