10 gran­des con­clu­sio­nes

Es­tos fue­ron al­gu­nos de los apren­di­za­jes más im­por­tan­tes que de­jó la Cum­bre Lí­de­res por la Edu­ca­ción 2018.

Educación (Colombia) - - Cle 2018 -

1 HAY QUE EDU­CAR EN CON­TEX­TO

Esa afir­ma­ción, rea­li­za­da por Ro­dol­fo Lli­nás al ini­cio de la Cum­bre, re­so­nó con fuer­za en la opi­nión de va­rios ex­per­tos que le si­guie­ron. Es­to sig­ni­fi­ca que no hay que me­mo­ri­zar, sino que la edu­ca­ción tie­ne que par­tir de un sen­ti­do pa­ra lo­grar un apren­di­za­je real y fun­cio­nal. En es­ta lí­nea, se ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar des­de el au­la en la so­lu­ción de pro­ble­mas reales, lo que im­pli­ca mu­chas ve­ces sa­lir de cla­ses y em­pe­zar a apli­car el co­no­ci­mien­to a asun­tos re­le­van­tes pa­ra la co­mu­ni­dad.

2 LA EDU­CA­CIÓN EN CO­LOM­BIA NE­CE­SI­TA MÁS RE­CUR­SOS

El 91% del pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo de la na­ción se in­vier­te en gas­tos de fun­cio­na­mien­to, prin­ci­pal­men­te en el pa­go de la nó­mi­na de los do­cen­tes. Co­mo con­se­cuen­cia, la in­ver­sión en ca­li­dad es­tá en­tre el 1% y el 2%. Los se­cre­ta­rios de Edu­ca­ción que par­ti­ci­pa­ron en la Cum­bre ha­bla­ron de có­mo es­te por­cen­ta­je es in­su­fi­cien­te pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos re­gio­na­les en mu­chas en­ti­da­des te­rri­to­ria­les que no tie­nen có­mo apor­tar re­cur­sos pro­pios pa­ra el sec­tor. Por eso, su lla­ma­do fue a una reforma in­te­gral que per­mi­ta que se ge­ne­ren más re­cur­sos pa­ra in­ver­sión. Por otro la­do, va­rios pro­fe­so­res pi­die­ron que se de­je de des­fi­nan­ciar e in­clu­so se au­men­te el pre­su­pues­to de Col­cien­cias.

3 IN­VER­SIÓN ADE­CUA­DA

Es­ta de­be en­fo­car­se en bus­car re­sul­ta­dos de apren­di­za­je por­que, aun­que la in­ver­sión se ha­ce, no se ve re­fle­ja­da en los pun­ta­jes de las prue­bas. El ni­vel de lec­tu­ra en Co­lom­bia si­gue sien­do muy ba­jo y cer­ca de la mi­tad de jó­ve­nes no com­pren­de una ora­ción que aca­ba de leer, in­di­có Jaime Saa­ve­dra. Pa­ra eso se buscan al­ter­na­ti­vas de fi­nan­cia­mien­to, co­mo los bo­nos de im­pac­to so­cial o los fon­dos de re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos que pa­gan por con­tra­pres­ta­ción a unos re­sul­ta­dos pac­ta­dos pre­via­men­te, que sur­gen co­mo una op­ción in­tere­san­tí­si­ma pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia fi­nan­cie­ra y ase­gu­rar que se in­vier­ta en ca­li­dad.

4 ES NE­CE­SA­RIO ME­DIR EL PRO­GRE­SO. Las prue­bas de Es­ta­do son un

com­po­nen­te esen­cial pa­ra to­mar­le el ‘pul­so’ al pro­gre­so edu­ca­ti­vo, re­co­no­cer los pun­tos dé­bi­les y, co­mo di­jo Mó­ni­ca Ló­pez, en­viar­le una se­ñal a las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción so­bre qué com­pe­ten­cias se es­pe­ran de los es­tu­dian­tes de edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia. La in­vi­ta­ción es a no so­lo me­dir, sino a pen­sar co­mo país qué me­di­mos y cuá­les son esas ha­bi­li­da­des que bus­ca­mos for­ta­le­cer en los ni­ños. Aho­ra, se de­ben te­ner en cuen­ta las li­mi­ta­cio­nes de las prue­bas, que so­lo mi­den cier­tos com­po­nen­tes de la ca­li­dad, y no ob­se­sio­nar­se con ellas.

5. PEN­SAR EN EQUI­PO

Te­ne­mos que des­pren­der­nos de ideas pro­pias y pen­sar en no­cio­nes co­lec­ti­vas. En es­te sen­ti­do, la coor­di­na­ción en­tre el go­bierno cen­tral y lo­cal, fun­da­cio­nes y em­pre­sas com­pro­me­ti­das con la in­ver­sión en edu­ca­ción es un pa­so in­dis­pen­sa­ble to­da­vía por dar­se, en gran me­di­da, en Co­lom­bia. Mu­chas em­pre­sas so­lo in­vier­ten en sus zo­nas de in­fluen­cia y eso tie­ne que cam­biar, ad­vir­tió Da­vid Bo­ja­ni­ni. Di­ver­sos pa­ne­lis­tas coin­ci­die­ron en que hay que com­par­tir un pun­to de lle­ga­da so­bre lo que cons­ti­tu­yen los ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les del sec­tor.

6 ME­JO­RAR LA PRO­FE­SIÓN DO­CEN­TE.

En es­te pun­to to­dos es­tu­vie­ron de acuer­do. Tan­to en Co­lom­bia co­mo en Amé­ri­ca La­ti­na, la do­cen­cia es una la­bor des­pres­ti­gia­da, po­co desea­da, lo que im­pac­ta, a su vez, en la ca­li­dad del apren­di­za­je. Quie­nes op­tan por la en­se­ñan­za tie­nen los peo­res re­sul­ta­dos en las prue­bas de Es­ta­do. Eso tie­ne que cam­biar y eso pa­sa por una dig­ni­fi­ca­ción de la do­cen­cia, que re­quie­re me­jo­res sa­la­rios y una con­so­li­da­ción de la for­ma­ción de ca­li­dad pa­ra pro­fe­so­res. Ade­más, hay que acom­pa­ñar a los maes­tros no­va­tos en sus pri­me­ros días, te­ner un sis­te­ma de as­cen­so que pre­mie la ca­li­dad y ase­gu­rar que los me­jo­res lle­guen a las re­gio­nes que más los ne­ce­si­tan.

7 ES FUN­DA­MEN­TAL PRIORIZAR LA EQUI­DAD EN UN PAÍS CO­MO EL NUES­TRO.

Las di­fe­ren­cias de apren­di­za­je en­tre es­cue­las de gran­des ciu­da­des y de la ru­ra­li­dad son muy mar­ca­das. Es­tas úl­ti­mas pue­den es­tar has­ta dos ci­clos lec­ti­vos por de­trás. En es­te sen­ti­do, una pro­pues­ta que apa­re­ció en la Cum­bre fue la de su­pe­rar la mi­ra­da de los pro­me­dios, que tien­de a dis­fra­zar las inequi­da­des del sis­te­ma.

8 LAS UNI­VER­SI­DA­DES SE DE­BEN REINVENTAR

El fu­tu­ro del mun­do uni­ver­si­ta­rio, co­mo el em­pre­sa­rial, es pu­ra in­cer­ti­dum­bre. Lo úni­co cla­ro es que va a cam­biar. Y lo es­tá ha­cien­do ya. Las mi­cro cre­den­cia­les y pe­que­ños cur­sos orien­ta­dos a com­pe­ten­cias la­bo­ra­les son ca­da vez más so­li­ci­ta­dos. El apren­di­za­je con­ti­nuo a lo lar­go de la vi­da pa­re­ce más ne­ce­sa­rio que nun­ca pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te en el mer­ca­do. Las uni­ver­si­da­des tie­nen que en­fren­tar­se a es­tos cam­bios. En un mun­do di­gi­tal, en el que es­tas ins­ti­tu­cio­nes de­ja­ron de ser la fuen­te he­ge­mó­ni­ca del co­no­ci­mien­to, es­tas de­ben do­tar­se de un nue­vo va­lor agre­ga­do pa­ra sub­sis­tir.

9 LA EDU­CA­CIÓN VA MÁS ALLÁ DE LAS INS­TI­TU­CIO­NES DE EDU­CA­CIÓN

La res­pon­sa­bi­li­dad es de to­da la so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, los nuevos es­pa­cios di­gi­ta­les, los mu­seos, los par­ques, el ám­bi­to fa­mi­liar, las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral de­ben com­pro­me­ter­se y ar­ti­cu­lar­se en el ob­je­ti­vo de edu­car a jó­ve­nes y adul­tos, con­clu­ye­ron en la Cum­bre.

10 LAS CA­PA­CI­DA­DES SO­CIO­EMO­CIO­NA­LES: DE LA TEO­RÍA A LA AC­CIÓN

Los jó­ve­nes ne­ce­si­tan más que nun­ca las lla­ma­das com­pe­ten­cias del si­glo XXI. El ver­ti­gi­no­so cambio del mun­do del tra­ba­jo exi­ge egre­sa­dos ca­pa­ces de adap­tar­se al cambio, man­te­ner­se apren­dien­do y pen­sar crí­ti­ca­men­te. Iró­ni­ca­men­te, es­tas son las ha­bi­li­da­des más di­fí­ci­les de au­to­ma­ti­zar y de en­con­trar, tan­to en los es­tu­dian­tes ac­tua­les co­mo en los egre­sa­dos en los úl­ti­mos 15 años, que es­tán ac­tual­men­te en el mer­ca­do la­bo­ral pe­ro que co­rren el ries­go de que­dar­se ob­so­le­tos sin di­chas com­pe­ten­cias.

“La edu­ca­ción en Co­lom­bia ne­ce­si­ta más re­cur­sos. El 91% del pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo de la na­ción se in­vier­te en gas­tos de fun­cio­na­mien­to, prin­ci­pal­men­te en el pa­go de la nó­mi­na de los do­cen­tes".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.