In­dig­na que, con su ex­hu­be­ran­te ri­que­za, Cho­có vea mo­rir a sus ni­ños por be­ber agua im­po­ta­ble. Que sus per­so­ne­ros des­pa­chen en la ca­pi­tal por mie­do a los ile­ga­les. ¡Cuán­tos es­tig­mas, por fa­vor!

In­dig­na que, con su ex­hu­be­ran­te ri­que­za, Cho­có vea mo­rir a sus ni­ños por be­ber agua im­po­ta­ble. Que sus per­so­ne­ros des­pa­chen en la ca­pi­tal por mie­do a los ile­ga­les. ¡Cuán­tos es­tig­mas, por fa­vor!

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

El país se es­can­da­li­zó una se­ma­na atrás por las de­cla­ra­cio­nes del se­ñor Ni­co­lás Ga­vi­ria, quien ade­más de ha­cer­se pa­sar por so­brino del ex­pre­si­den­te Cé­sar Ga­vi­ria, les di­jo a los po­li­cías que lo re­qui­rie­ron que si pro­ce­dían con­tra él, los iba a man­dar a pres­tar su ser­vi­cio en Cho­có.

Al mar­gen de la mi­to­ma­nía que desató la em­bria­guez en Ga­vi­ria, due­len los es­tig­mas que acom­pa­ñan a me­nu­do las con­ver­sa­cio­nes co­lo­quia­les so­bre la ima­gen de ese de­par­ta­men­to, con cos­tas so­bre los océa­nos Pa­cí­fi­co y Atlán­ti­co, ri­co en sel­vas y agua dul­ce, en fau­na y mi­ne­ra­les, pe­ro que no lo­gra sa­lir de una pos­tra­ción his­tó­ri­ca for­za­da por el aban­dono del Es­ta­do cen­tral y la co­rrup­ción que ha re­gi­do bue­na par­te de sus go­bier­nos lo­ca­les y re­gio­na­les.

La ame­na­za de Ga­vi­ria a los po­li­cías re­mi­te a que “po­día” en­viar­los al que pa­re­cie­ra el peor de los mun­dos; es de­cir, a Cho­có. Qué ima­gi­na­rio tan in­jus­to, pe­ro en par­te real, gra­vi­ta so­bre los cho­coa­nos: atra­so, po­bre­za, en­fer­me­dad, vio­len­cia, des­or­den, ais­la­mien­to y co­rrup­ción.

La se­ma­na co­men­zó con la de­nun­cia de que, des­de ju­lio de 2013 y a la fe­cha, 19 ni­ños mu­rie­ron -cin­co de ellos ya en 2015- por el con­su­mo de agua mal tra­ta­da y en­fer­me­da­des que eran pre­ve­ni­bles. La de­nun­cia la li­de­ra­ron Na­cio­nes Uni­das y la De­fen­so­ría del Pue­blo, cu­yos fun­cio­na­rios fue­ron tes­ti­gos, en una vi­si­ta re­cien­te, de la muer­te de una me­nor en el mu­ni­ci­pio de Rio­su­cio, ba­jo Atra­to.

Pe­ro a ese pa­no­ra­ma se su­ma el del Hos­pi­tal San Francisco de Asís, en Quib­dó, la ca- pi­tal cho­coa­na. Allí la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria y de fal­ta de su­mi­nis­tros ha si­do una cons­tan­te des­de ha­ce diez años. En sín­te­sis, asis­ti­mos a una cri­sis de sa­lu­bri­dad in­de­fi­ni­da.

Pe­ro como si no fue­ra su­fi­cien­te que los ni­ños de Cho­có mue­ran de vó­mi­tos y dia­rreas tra­ta­bles, sin un sis­te­ma de sa­lud medianamente do­ta­do y efi­caz, el jue­ves se co­no­ció que los per­so­ne­ros de los di­fe­ren- tes mu­ni­ci­pios de ese de­par­ta­men­to se des­pla­za­ron a Quib­dó, pa­ra des­pa­char des­de allí, por­que la dispu­ta en­tre las ban­das cri­mi­na­les y las gue­rri­llas, por la mi­ne­ría ile­gal y el nar­co­trá­fi­co, los con­vir­tió en ob­je­ti­vo mi­li­tar. Al me­nos 15 de los 30 per­so­ne­ros de Cho­có es­tán ame­na­za­dos.

La pre­gun­ta obli­ga­da es qué es­tán ha­cien­do las au­to­ri­da­des na­cio­na­les por co­rre­gir to­dos esos pro­ble­mas que afron­tan los cho­coa­nos. El Mi­nis­tro de Sa­lud, Ale­jan­dro Ga­vi­ria, por ejem­plo, es­tá ci­ta­do por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal el pró­xi­mo 19 de mar­zo, pa­ra que ex­pli­que “por qué no se han adop­ta­do me­di­das efec­ti­vas” pa­ra re­sol­ver la cri­sis de la sa­lud en ese de­par­ta­men­to.

No se tra­ta de so­bre­di­men­sio­nar, pe­ro en cual­quier lu­gar del mun­do que no per­te­nez­ca a los Paí­ses Me­nos Ade­lan­ta­dos (PMA), ca­so de Co­lom­bia, con­si­de­ra­do de ni­vel me­dio, las es­ta­dís­ti­cas de “mor­bi­mor­ta­li­dad” de ni­ños en Cho­có ya de­be­rían ha­ber desata­do una res­pues­ta es­ta­tal in­me­dia­ta y la san­ción por la res­pon­sa­bi­li­dad de esas muer­tes.

Y en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, ni qué de­cir: allí fue se­cues­tra­do por las Farc el ge­ne­ral Ru­bén Da­río Al­za­te, en no­viem­bre de 2014, y ha­ce unos días el Eln li­be­ró al al­cal­de de Al­to Bau­dó, se­cues­tra­do des­de di­ciem­bre. Hay co­mu­ni­da­des con­fi­na­das por la pre­sión y los ata­ques del Eln, las Farc, “los Ura­be­ños” y “los Ras­tro­jos”.

En­ton­ces, aque­llas pa­la­bras tan ofen­si­vas y cho­can­tes de Ni­co­lás Ga­vi­ria, en me­dio de su bo­rra­che­ra, de­be­rían in­quie­tar por­que de to­dos mo­dos al país so­brio sí le cons­ta que Cho­có no an­da bien

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.