Char­lot, el mí­ti­co per­so­na­je de Cha­plin, cum­plió 100 años.

Un si­glo de vida tie­ne es­te per­so­na­je, cu­ya ac­ti­vi­dad du­ró unos vein­te años.

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN SALDARRIAGA

Sidney, el her­mano ma­yor de Char­les Cha­plin, ha­bla de su in­fan­cia: “Vi­vía­mos en una mi­se­ra­ble ha­bi­ta­ción. Con fre­cuen­cia nos en­con­trá­ba­mos sin na­da qué co­mer; ni Char­lie ni yo te­nía­mos za­pa­tos. Re­cuer­do to­da­vía que nues­tra ma­dre se qui­ta­ba los su­yos pa­ra pres­tár­nos­los a uno de no­so­tros, cuan­do te­nía­mos que ir a men­di­gar la “so­pa po­pu­lar”, úni­ca co­mi­da que re­ci­bía­mos en to­do el día”. Es­te re­cuer­do, ci­ta­do por

Ro­man Gubern en su li­bro His­to­ria del ci­ne ( Lu­men, 1973), ayu­da a ex­pli­car la pos­te­rior exis­ten­cia del per- so­na­je Char­lot, va­ga­bun­do crea­do por Cha­plin y uno de los más icó­ni­cos en la his­to­ria del ci­ne. Per­so­na­je con 100 años de edad y de sa­lud for­mi­da­ble.

Tor­pe, in­ge­nuo, de buen co­ra­zón, es­te va­ga­bun­do se es­fuer­za por man­te­ner los mo­da­les y la dig­ni­dad de un ca­ba­lle­ro. Se ca­rac­te­ri­za por arre­glár­se­las pa­ra so­bre­vi­vir de ma­ne­ra as­tu­ta.

En El chico ( 1921) hay par­te de las vi­ven­cias de Cha­plin, de sus tiem­pos de ni­ño en el ba­rrio Lam­beth.

“To­do es­tá en mi me­mo­ria — es­cri­be Cha­plin—: aquel Lam­beth que yo de­jé, su mi­se­ria y su mu­gre”, re­to­ma Gubern en el mis­mo tex­to.

En su au­to­bio­gra­fía, Cha­plin di­ce: “No te­nía idea so­bre qué ma­qui­lla­je po­ner­me. En el ca­mino al guar­da­rro­pa pen­sé en usar pan­ta­lo­nes bom­ba­chu­dos, gran­des za­pa­tos, un bas­tón y un som­bre­ro hon­go. Que­ría que to­do fue­ra con­tra­dic­to­rio: los pan­ta­lo­nes hol­ga­dos, el sa­co es­tre­cho, el som­bre­ro pe­que­ño y los za­pa­tos an­chos”.

Esa es una de las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la Cha­plin, di­ri­gi­da por Ri­chard At­ten­bo­rough, re­cuer­da Os­wal­do Osorio, el crí­ti­co de ci­ne, quien tie­ne una hi­pó­te­sis: la cons­truc­ción de Char­lot fue más cal­cu­la­da, me­nos im­pro­vi­sa­da. “Ese per­so­na­je es­tá res­pal­da­do en lo que el ac­tor pen­sa­ba del mun­do, en sus ideo­lo­gías. Hu­ma­nis­ta y de gran com­pro­mi­so so­cial, el va­ga­bun­do le per­mi­tía ex­pre­sar crí­ti­cas a la di­fe­ren­cia de cla­ses u otras cir­cuns­tan­cias...”, co­men­ta.

Osorio con­si­de­ra a Char­lot el primer ícono del ci­ne, y a Cha­plin un au­tor in­te­gral, an­tes que Or­son We­lles, a quien se le ha da­do es­te tí­tu­lo, pues­to que era in­tér­pre­te, di­rec­tor, com­po­si­tor mu­si­cal y pro­duc­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.