Mu­seos que en­se­ñan des­de la ex­pe­rien­cia

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por MÓ­NI­CA QUIN­TE­RO RES­TRE­PO DO­NAL­DO ZU­LUA­GA

Re­pen­sar las prác­ti­cas pe­da­gó­gi­cas y com­par­tir ex­pe­rien­cias. De eso vino a ha­blar Ma­rit­za Bent­ham.

La di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de Educación del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Nue­va York, Ma­rit­za Bent­ham Ma­cdo­nald, car­ga una lu­pa en el bol­so, por­que no se ve lo mis­mo con ella que sin ella.

Ma­rit­za vino a com­par­tir su ex­pe­rien­cia edu­ca­ti­va con pro­fe­so­res de la ciu­dad, en el Ta­ller de es­me­ral­das que se reali­zó ayer en Par­que Ex­plo­ra.

¿Có­mo así mu­seo como ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va?

“Lo que ha su­ce­di­do es que en los úl­ti­mos vein­te años se han co­men­za­do a ha­cer mu­chos es­tu­dios acer­ca de có­mo se apren­de en los mu­seos. En esos es­tu­dios he­mos re­cal­ca­do cier­tas prác­ti­cas que su­ce­den en un mu­seo, por ejem­plo aque­llo de ha­cer­te pre­gun­tas. Cuan­do te ha­ces una pre­gun­ta ya es­tás ave­ri­guan­do al­go. Pue­des po­ner una fo­to que di­ga An­tár­ti­ca, pe­ro si aho­ra di­ces, ¿dón­de crees que es­tá es­to? Uno co­mien­za a es­tu­diar so­lo, por­que uno en un mu­seo es­tá so­lo. La ma­ne­ra có­mo se apren­de en el mu­seo es di­fe­ren­te, es­tá ba­sa­da en con­ver­sa­cio­nes. Si te po­nes a es­cu­char las con­ver­sa­cio­nes en un mu­seo, así sea de tus ami­gos con los que vas, ha­blan en un ni­vel más al­to que an­tes de en­trar. No son, ‘qué pe­ces tan bo­ni­tos’, di­cen, ‘oye, yo no sa­bía que eran del río Me­de­llín ¿tú?’. Esas con­ver­sa­cio­nes es­pon­tá- neas, pe­ro es­tu­dio­sas, sig­ni­fi­can que es­tás ave­ri­guan­do”.

¿Ha cam­bia­do la for­ma?

“Hay mu­chas co­sas que han cam­bia­do la mu­seo­lo­gía. Aho­ra tie­nes una ma­ne­ra de ver los mu­seos como lu­ga­res mul­ti­dis­ci­pli­na­rios. Pue­des ver el dino- sau­rio de Ex­plo­ra y pre­gun­tar­te có­mo lo hi­cie­ron, si na­die ha vis­to un di­no­sau­rio. To­dos los di­no­sau­rios que he­mos vis­to han si­do en hue­sos. Es­tos de­ta­lles te van ayu­dan­do y em­pie­zas a ima­gi­nar­te que pue­den ser así. En­ton­ces crean una ro­bó­ti­ca, por­que los ni­ños se emo­cio­nan y pre­gun­tan, aun­que no se pue­de de­cir di­rec­ta­men­te que ese di­no­sau­rio es igua­li­to a otro, pe­ro es lo más cer­cano, por­que los mu­seos tie­nen eso de uti­li­zar to­do el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co que ten­gan pa­ra crear in­for­ma­ción acer­ta­da”.

¿Có­mo en­tran a me­diar los mu­seos con la es­cue­la?

“Cuan­do se ha­bla de los mu­seos se les co­no­ce como apren­di­za­je in­for­mal, pe­ro so­lo es in­for­mal por­que no es­tá en un pén­sum, es­cri­to de esa for­ma, pe­ro es for­mal por­que es co­no­ci­mien­to que tam­bién se pi­de. Es in­for­mal la ma­ne­ra como se ha­ce, pe­ro si te po­nes a ver la en­se­ñan­za en el au­la ge­ne­ral­men­te es de ma­te­má­ti­ca y li­te­ra­tu­ra, có­mo es­cri­bas, ha­blas, leas. Qué pa­sa, que en el mu­seo es­tá la ar­tís­ti­ca. ¿Has vis­to el Acuario Ex­plo­ra? Si ves los ár­bo­les pien­sas que son de ver­dad, que los tra­je­ron de la Ama­zo­nía y los plan­ta­ron acá. Hay ar­tis­tas que sa­ben ha­cer es­tas co­sas. Un mu­cha­chi­to que pin­te, que co­mien­ce a ver a las per­so­nas ha­cer ese tra­ba­jo en los vi­deos, ya se ins­pi­ra y apren­de no so­lo la ma­te­ria, sino tam­bién có­mo se pue­de ha­cer”.

Mu­seo y es­cue­la se com­ple­men­tan en­ton­ces...

“Es un com­ple­men­to, por­que es­tos re­cur­sos no exis­ten en los sa­lo­nes de cla­se. De­be ha­ber más com­pa­gi­na­ción tan­to con los cen­tros uni­ver­si­ta­rios que pre­pa­ran a maes­tros como con los co­le­gios, que ten­gan la opor­tu­ni­dad de ir a es­tos lu­ga­res don­de en­se­ñan los co­no­ci­mien­tos de una ma­ne­ra ve­rí­di­ca. Una pre­gun­ta te la res­pon­des por el in­ter­net, pe­ro no ba­sa­da en evi­den­cia que has vis­to. La evi­den­cia que se ob­tie­ne es don­de se te afir­ma el co­no­ci­mien­to sea de la ciencia, del len­gua­je. Si te quie­bras la tibia, ya ha­blas de la tibia, ya no es­tás ha­blan­do del hue­so de­ba­jo de la ro­di­lla. Apren­de­mos una can­ti­dad de co­sas por si­tua­cio­nes que se pre­sen­tan, y son cien­tí­fi­cas”.

¿Es sa­lir del sa­lón de cla­se y con­tex­tua­li­zar?

“Sí, por­que ayu­da a en­ten­der por qué es im­por­tan­te es­te co­no­ci­mien­to”

FO­TO

El apren­di­za­je cien­tí­fi­co in­for­mal, se­gún la pre­sen­ta­ción de Ma­rit­za, tie­ne fa­ce­tas. Una es desatar el in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.