La re­for­ma de la Igle­sia vie­ne del co­ra­zón

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA -

“Pa­ra ‘sin­to­ni­zar­se’ con el Papa Francisco no es su­fi­cien­te cam­biar unas pa­la­bras en los dis­cur­sos o aná­li­sis. La ac­ti­tud más ver­da­de­ra me pa­re­ce que es la de quien po­ne en dis­cu­sión su vida, su pen­sa­mien­to, su mo­do de ac­tuar a tra­vés de las pa­la­bras y del tes­ti­mo­nio que nos da Francisco. Y te­ne­mos que re­cor­dar que las re­sis­ten­cias ma­yo­res a su re­for­ma, a su conversión pas­to­ral, a su in­vi­ta­ción a ir­se fue­ra, lle­ga des­de los hom­bres de re­li­gión: es de­cir que es más fuer­te en el in­te­rior del mun­do ecle­sial. En ese mis­mo sen­ti­do, con­si­de­ro que la re­for­ma que li­de­ra el Papa es par­te de una gran re­for­ma ecle­sial. La re­for­ma más im­por­tan­te que Francisco pi­de a la Cu­ria, a la Igle­sia, a to­dos los cre­yen­tes ca­tó­li­cos, es una re­for­ma del co­ra­zón. Una ver­da­de­ra conversión. Sin es­ta, no hay re­for­ma es­truc­tu­ral que pue­da con­se­guir un ver­da­de­ro re­sul­ta­do, y hay el ries­go de que nuevos hom­bres en el nom­bre de la trans­pa­ren­cia pue­dan per­pe­tuar un sis­te­ma de po­der dis­tin­to de lo del an­te­rior, pe­ro siem­pre sis­te­ma de po­der. El an­tí­do­to úni­co es un co­ra­zón abier­to. Es­ta conversión pas­to­ral de to­dos los ca­tó­li­cos, y no so­lo de la cu­ria, pue­de pa­sar a ser una ver­da­de­ra no­ve­dad, so­bre to­do si las pa­la­bras del Papa en­cuen­tran ca­be­zas, ma­nos, bra­zos y pies pa­ra lle­gar más ade­lan­te”, con­clu­ye el es­pe­cia­lis­ta del pe­rió­di­co La Stam­pa. “En la Igle­sia, las es­truc­tu­ras tie­ne una so­la fi­na­li­dad, es de­cir, ser una vá­li­da ayu­da pa­ra desa­rro­llar la la­bor evan­ge­li­za­do­ra que Jesús ha con­fia­do a sus se­gui­do­res. Los tiem­pos han cam­bia­do des­de el úl­ti­mo or­de­na­mien­to rea­li­za­do ha­ce un par de dé­ca­das y es ne­ce­sa­rio que las es­truc­tu­ras de ser­vi­cio de la Igle­sia obe­dez­can a su fi­na­li­dad: es­tar al ser­vi­cio de los dis­cí­pu­los del Se­ñor y de la fi­na­li­dad evan­ge­li­za­do­ra de la Igle­sia. En sín­te­sis, lo que bus­ca Francisco es que la Cu­ria es­té al ser­vi­cio del “go­zo del evan­ge­lio”, di­jo el car­de­nal chi­leno Francisco Javier Errá­zu­riz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.