Pro­duc­ti­vi­dad del cam­po so­lo se ad­quie­re a pun­ta de in­no­va­ción

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por JUAN FE­LI­PE SIE­RRA SUÁ­REZ ED­WIN BUS­TA­MAN­TE

Com­pe­ti­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria, efi­cien­cia y co­mer­cia­li­za­ción in­ter­na­cio­nal, ele­men­tos aca­dé­mi­cos abor­da­dos en Ex­po­fin­ca 2015. Ne­go­cio lác­teo así lo evi­den­cia.

acer de Co­lom­bia un país ex­por­ta­dor de le­che pa­re­ce un im­po­si­ble por­que no cuen­ta con la tec­no­lo­gía su­fi­cien­te pa­ra tec­ni­fi­car el ha­to, pe­ro es­ta­ría más cer­ca de lo­grar­lo si se cam­bia la cul­tu­ra con me­jo­res prác­ti­cas pro­duc­ti­vas y es­que­mas in­no­va­do­res que au­men­ten su com­pe­ti­ti­vi­dad.

Sin du­da, Co­lom­bia tie­ne las va­cas su­fi­cien­tes pa­ra ex­por­tar le­che pe­ro ca­re­ce de pro­duc­ti­vi­dad y si se com­pa­ra con paí­ses como Nue­va Ze­lan­da, el re­za­go es ma­yor por­que el pro­me­dio co­lom­biano es­tá en dos li­tros por va­ca y en te­rri­to­rio neo­ze­lan­dés, el pro­me­dio se sube a 12 li­tros por va­ca.

Ele­men­tos como es­te fue­ron tra­ta­dos ayer en la con­fe­ren­cia “Com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor agro­pe­cua­rio; in­no­va­ción y co­mer­cia­li­za­ción in­ter­na­cio­nal”, en el mar­co de Ex­po­fin­ca 2015, don­de in­ter­vi­nie­ron em­pre­sa­rios como Juan San­tia­go Vé­lez y Luis Fer­nan­do Urrea, quie­nes des­ta­ca­ron el va­lor de la investigación que se ha­ce en la aca­de­mia pa­ra ma­yor pro­duc­ti­vi­dad.

De he­cho, el mi­la­gro com­pe­ti­ti­vo del ha­to neo­ze­lan­dés se fun­da­men­ta en ge­né­ti­ca y me­jo­res pas­tos, por eso la ta­rea en Co­lom­bia de­be ser per­sis­ten­te pa­ra abar­car to­da la ca­de­na lác­tea, em­pe­zan­do con los pro­duc­to­res y lle­gan­do a la gran em­pre­sa con me­jo­res desa­rro­llos, des­de la investigación y la in­no­va­ción.

Jai­me Eduar­do Gómez, di­rec­tor Fi­nan­cie­ro y de Ope­ra­cio­nes de Al­que­ría, como gran em­pre­sa, ex­pli­ca que el pre­cio al pro­duc­tor en Co­lom­bia es­tá en­tre 850 y 1.000 pe­sos, “pe­ro si se mi­ra es­ta reali­dad de ca­ra a la ex­por­ta­ción, el va­lor es po­co com­pe­ti­ti­vo por­que el pre­cio in­ter­na­cio­nal de com­pra al pro­duc­tor es­tá en un ran­go en­tre 750 y 850 pe­sos el li­tro”, lo que in­di­ca que to­da­vía hay que ba­jar­le al pre­cio pa­ra com­pe­tir.

Lo real es que Co­lom­bia tie­ne el ac­ti­vo (va­cas) pe­ro no se tie­ne la pro­duc­ti­vi­dad, in­clui­dos los pas­tos. “To­dos es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos, no so­lo es el Go­bierno, es el sec­tor pri­va­do que tam­bién de­be in­ver­tir en nuevos desa­rro­llo. Nues­tra com­pa­ñía tie­ne fin­cas pi­lo­to en la Ma­ca­re­na (Me­ta) don­de los cam­pe­si­nos han lo­gra­do tri­pli­car su pro­duc­ción, so­lo con me­jo­res prác­ti­cas y así les pa­gan me­jor la le­che”, agre­gó Gómez

Al­que­ría ven­dió en An­tio­quia du­ran­te 2014 un to­tal de 89.000 mi­llo­nes de pe­sos y es­te año es­pe­ran lle­gar a 108.000 mi­llo­nes de pe­sos, lo que sig­ni­fi­ca un cre­ci­mien­to pro­yec­ta­do del 11 por cien­to. A

ni­vel país, la com­pa­ñía pre­ten­de pa­sar de 708.000 mi­llo­nes de pe­sos el año pa­sa­do a 771.000 mi­llo­nes es­te año, sin te­ner en cuen­ta la re­cien­te alian­za que hi­cie­ron con Fre­ska­le­che, que ha­ría su­bir la ci­fra a 970.000 mi­llo­nes de pe­sos. La em­pre­sa que na­ció en Rio­ne­gro (Ant.) a tra­vés de la

otro­ra em­pre­sa Le­che San Mar­tín, com­pra dia­ria­men­te 135.000 li­tros de le­che en An­tio­quia, im­pac­tan­do a 800 ga­na­de­ros en el de­par­ta­men­to. El mer­ca­do le­che­ro en An­tio­quia es de unos 25 mi­llo­nes de li­tros men­sua­les pe­ro el 30 por cien­to va al mer­ca­do in­for­mal como le­che cru­da En abril de 2014 el Go­bierno im­pu­so una me­di­da de sal­va­guar­dia so­bre el alam­brón tre­fi­la­ble, que con­sis­tió en un aran­cel de 21,29 por cien­to pa­ra im­por­ta­cio­nes; es­te pro­duc­to úni­ca­men­te es fa­bri­ca­do en el país por las mul­ti­na­cio­na­les bra­si­le­ñas Paz del Río Vo­to­ran­tim y Ger­dau, aun­que la se­gun­da so­lo lo fa­bri­ca pa­ra su con­su­mo.

Es­ta me­di­da, se­gún va­rios em­pre­sa­rios del sec­tor tre­fi­la­dor y si­de­rúr­gi­cas, so­lo fa­vo­re­ció a es­tas dos em­pre­sas pro­duc­to­ras, en de­tri­men­to de es­ta in­dus­tria en el país, por­que aho­ra im­por­tan el alam­brón a un ma­yor pre­cio y el úni­co pro­vee­dor na­cio­nal, que es Paz del Río, lo ven­de más ca­ro. Lo más preo­cu­pan­te pa­ra ellos es que se po­dría pro­rro­gar por dos años mas, es­te 30 de abril, si se acep­ta la pe­ti­ción de Paz del Río.

“Es­ta­mos en con­tra de la pró­rro­ga, por eso nos he­mos reuni­do y pe­di­mos que se in­ves­ti­guen los efec­tos con­tra­rios de la sal­va­guar­dia en la ca­de­na pro­duc­ti­va, pa­ra que no si­ga. Con­ta­mos con el apo­yo de la Cá­ma­ra Fe­de­me­tal, el sec­tor tre­fi­la­dor y las si­de­rúr­gi­cas”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro Jairo Rey­na, pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de Si­de­nal. Ya se man­dó una car­ta al Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, In­dus­tria y Tu­ris­mo, pi­dien­do es­to.

To­da sal­va­guar­dia tie­ne como fi­na­li­dad in­cen­ti­var la pro­duc­ción na­cio­nal y bus­car el abas­te­ci­mien­to en el mer­ca­do na­cio­nal del pro­duc­to fa­bri­ca­do en el país, con­tra­rio a es­to en 2014 la pro­duc­ción na­cio­nal de alam­brón tre­fi­la­ble dis­mi­nu­yó 7 por cien­to, con res­pec­to a 2013; mien­tras que las im­por­ta­cio­nes de es­te pro­duc­to a di­ciem­bre de 2014 arro­ja­ron un au­men­to de 5 por cien­to, con res­pec­to al mis­mo año.

Pa­ra Ós­car Proaño, ge­ren­te de Proal­co, es­ta me­di­da tam­bién per­ju­di­ca al con­su­mi­dor fi­nal al afec­tar to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va del alam­brón, au­men­ta­do los pre­cios de pro­duc­ción, y por tan­to, de ven­ta. El alam­brón tre­fi­la­ble es la ma­te­ria pri­ma de to­da la in­dus­tria tre­fi­la­do­ra, la cual pro­du­ce ma­lla elec­tro­sol­da­da y alam­bre ne­gro, usa­dos en la cons­truc­ción, en­tre otros.

Adi­cio­nal­men­te se asig­nó un cu­po sin aran­cel, el cual fue fi­ja­do de acuer­do con la his­to­ria im­por­ta­do­ra de los di­fe­ren­tes ac­to­res y se de­fi­nió un cu­po pa­ra nue­vas em­pre­sas. Con es­ta de­ci­sión mu­chas in­dus­trias na­cio­na­les se vie­ron per­ju­di­ca­das por­que no se tu­vo en cuen­ta que te­nían como prin­ci­pal pro­vee­dor de esa ma­te­ria pri­ma a Paz del Río, y por tan­to no im­por­ta­ban mu­cho, como las gran­des co­mer­cia­li­za­do­ras

FO­TO

El re­cin­to de Pla­za Ma­yor se con­vir­tió en la “fin­ca” de Me­de­llín pa­ra apre­ciar lo úl­ti­mo en ge­né­ti­ca ani­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.