EDI­TO­RIAL

En 2014, los efec­tos del con­flic­to ar­ma­do cau­sa­ron nu­me­ro­sos da­ños a los ci­vi­les. Las in­frac­cio­nes al DIH fue­ron 875. El Es­ta­do de­be per­sis­tir en la sa­li­da dia­lo­ga­da, pe­ro igual en com­ba­tir a los ile­ga­les.

El Colombiano - - NEWS - ESTEBAN PA­RÍS

“En 2014, los efec­tos del con­flic­to ar­ma­do cau­sa­ron nu­me­ro­sos da­ños a los ci­vi­les. Las in­frac­cio­nes al DIH fue­ron 875. El Es­ta­do de­be per­sis­tir en la sa­li­da dia­lo­ga­da, pe­ro igual en com­ba­tir a los ile­ga­les”.

La bús­que­da de una sa­li­da ne­go­cia­da al con­flic­to ar­ma­do in­terno con las gue­rri­llas -y las ban­das cri­mi­na­les de por me­dio- no pue­de in­hi­bir al Es­ta­do ni al Go­bierno ni a sus Fuer­zas Ar­ma­das de pro­te­ger a la po­bla­ción ci­vil en el te­rri­to­rio co­lom­biano.

El im­pac­to de los ata­ques y del terrorismo de gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les co­mo las Farc, el Eln y “los Ura­be­ños” (o ban­da de “los Úsu­ga”) es per­cep­ti­ble en los ba­lan­ces so­bre la si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria del país en 2014; es de­cir, has­ta ha­ce ape­nas dos me­ses y me­dio.

Y co­mo es cier­to que la ne­go­cia­ción en La Ha­ba­na no ha cul­mi­na­do, y por tan­to los efec­tos del con­flic­to so­bre los ciu­da­da­nos con­ti­núan, son pal­pa­bles en­ton­ces el su­fri­mien­to y la des­truc­ción que cau­san es­pe­cial­men­te las ac­cio­nes de las Farc -el ac­tor de­lin­cuen­cial más da­ñino- en las co­mu­ni­da­des.

El procurador Ale­jan­dro Ordóñez de­nun­ció es­ta se­ma­na que si­gue re­ci­bien­do nu­me­ro­sas que­jas de al­cal­des y per­so­ne­ros res­pec­to del aco­so y la vio­len­cia que ejer­cen esa gue­rri­lla y los de­más ac­to­res ile­ga­les de la con­fron­ta­ción. Aun­que se su­po­ne que las Farc de­cre­ta­ron una tre­gua uni­la­te­ral des­de di­ciem­bre pa­sa­do.

Por eso, acla­ran­do que un re­cien­te in­for­me del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (Cicr) des­cri­be los efec­tos del con­flic­to en 2014, cuan­do no re­gía la sus­pen­sión de hos­ti­li­da­des por par­te de las Farc, sí que­re­mos ob­ser­var que Co­lom­bia es­tá le­jos de ser un país idí­li­co, en to­tal vi­gen­cia del res­pe­to a la po­bla­ción ci­vil y los de­re­chos hu­ma­nos, y que la con­vi­ven­cia y la paz si­guen ame­na­za­das por agen­tes ile­ga­les co­mo las Farc.

Por eso mo­les­tó tan­to a un am­plio sec­tor de la opi­nión pú­bli­ca que es­ta se­ma­na que cul­mi­nó el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos de­cre­ta­ra la sus­pen­sión de los bom­bar­deos con­tra los cam­pa­men­tos de las Farc. Oja­lá que la me­di­da ten­ga efec­tos reales de deses­ca­la­mien­to del con­flic­to ar­ma­do en el pró­xi­mo mes, por­que de lo con­tra­rio se­rá im­pe­rio­so reactivar la per­se­cu­ción aé­rea con­tra esa gue­rri­lla.

Es que si nos ate­ne­mos a las pa­la­bras del je­fe de la de­le­ga­ción del Cicr en Co­lom­bia, Ch­ris­toph Har­nisch, en cuan­to a que “las ame­na­zas, las des­apa­ri­cio­nes, la pre­sen­cia de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos y la vio­len­cia se­xual si­guen”, en­ton­ces es cla­ro que el Es­ta­do no pue­de re­nun­ciar al man­da­to cons­ti­tu­cio­nal que tie­ne de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos, y que de­be ejer­cer me­dian­te sus Fuer­zas Ar­ma­das, le­gí­ti­mas y acep­ta­das por quie­nes vo­ta­mos, pa­ga­mos im­pues­tos y re­co­no­ce­mos la exis­ten­cia de nues­tro Es­ta­do So­cial de De­re­cho.

Le­jos es­tán las Farc, y los de­más ac­to­res ar­ma­dos ile­ga­les, de su pre­ten­di­do “res­pe­to por el pue­blo”. El su­fri­mien­to re­gis­tra­do en es­ta­dís­ti­cas y tes­ti­mo­nios del re­cien­te in­for­me del Cicr nos obli­ga a se­guir re­cla­man­do per­sis­ten­cia en la so­lu­ción ne­go­cia­da del con­flic­to, pe­ro tam­bién fir­me­za pa­ra com­ba­tir a quie­nes cau­san tan­tas pér­di­das a la so­cie­dad co­lom­bia­na.

Ci­ta­mos es­tas lí­neas del in­for­me de aquel or­ga­nis­mo, repu­tado por su im­par­cia­li­dad e in­de­pen­den­cia: “Nos man­te­ne­mos jun­to a quie­nes su­fren el con­flic­to ar­ma­do y otras si­tua­cio­nes de vio­len­cia (...) Las pro­ble­má­ti­cas hu­ma­ni­ta­rias, co­mo la des­apa­ri­ción o la con­ta­mi­na­ción por ar­mas, per­sis­ti­rán in­clu­so tras un even­tual acuer­do de paz”.

La ban­de­ra no pue­de ser el pe­si­mis­mo. Pe­ro el Es­ta­do y el Go­bierno no pue­den cru­zar­se de bra­zos fren­te a la pro­tec­ción de la co­mu­ni­dad, por­que es cier­to: “na­da es­tá ne­go­cia­do, has­ta que to­do es­té ne­go­cia­do”. Y mien­tras tan­to, las Farc se­gui­rán por fue­ra de la ley, muy de se­gu­ro, cau­san­do es­tra­gos, vio­len­cia y muer­te

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.