Historias que no tie­nen dón­de con­tar­se

En Ura­bá y el Mag­da­le­na Me­dio las historias abun­dan, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no hay mu­seos en los que se pue­dan pre­ser­var.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JO­SÉ ALE­JAN­DRO PÉ­REZ M. ’ MORPHART

Eso era bo­ni­to. Eso es­ta­ba muy bien for­ma­do”. La voz al otro la­do de la lí­nea te­le­fó­ni­ca no pue­de ocul­tar un de­jo de nos­tal­gia. O qui­zá de de­cep­ción.

Nos­tal­gia, o de­cep­ción por lo que pu­do ser uno de los si­tios más im­por­tan­tes pa­ra su mu­ni­ci­pio, un lu­gar pa­ra ha­cer me­mo­ria, pa­ra re­co­no­cer­se en los an­te­pa­sa­dos y pa­ra apren­der. Un lu­gar que pu­do ser y que hoy ya no es­tá.

Elsy Cór­do­ba, bi­blio­te­ca­ria de la ca­sa de la cul­tu­ra de Tur­bo, ha­bla con ese sen­ti­mien­to mez­cla­do del an­ti­guo Mu­seo Hom­bre del Da­rién, que por unos cua­tro años fun­cio­nó en esa po­bla­ción, pe­ro al que la apa­tía ter­mi­nó por clau­su­rar.

Cuen­ta que el mu­seo se for­mó con pie­zas ar­queo­ló­gi­cas que en un tra­ba­jo pa­cien­te ha­bía re­cu­pe­ra­do du­ran­te mu­chos años el his­to­ria­dor Luis Arias Vé­lez, y que lue­go él en­tre­gó a la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria de Ura­bá.

Pe­ro lue­go la Fun­da­ción en­tró en cri­sis y no pu­do se­guir sos­te­nien­do la ex­hi­bi­ción, que hoy se en­cuen­tra alo­ja­da en el Mu­seo de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia.

He­chos ge­ne­ra­les que otra voz, es­ta más re­sig­na­da que la de Elsy, ra­ti­fi­ca un día des­pués en otra con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca des­de el mis­mo mu­ni­ci­pio. Es la de Luis Vé­lez Arias.

En efec­to, Luis cuen­ta que du­ran­te mu­chos años tra­ba­jo en la in­ves­ti­ga­ción y la re­co­lec­ción de pie­zas ar­queo­ló­gi­cas que dan cuen­ta de la pre­sen­cia de co­mu­ni­da­des en es­ta re­gión del de­par­ta­men­to de An­tio­quia.

“Se tra­ta de pie­zas de ce­rá­mi­ca que, cal­cu­la­mos, po­drían te­ner unos 500 años”, ex­pli­ca Luis. En­tre ellas ha­bía fi­gu­ras hu­ma­nas y pla­tos, co­mo los más co­mu­nes.

Con ellas, es­te “his­to­ria­dor go­mo­so”, co­mo se de­fi­ne, con­for­mó una co­lec­ción y la en­tre­gó en co­mo­da­to a la en­ton­ces Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria de Ura­bá. Allí el mu­seo Hom­bre del Da­rién fun­cio­nó co­mo cin­co años- se ce­rró en 2004, di­ce Elsy Cór­do­ba-. “Iba mu­cha gen­te, so­bre to­do gen­te de la cos­ta, y mu­cho tu­ris­ta ex­tran­je­ro”, com­ple­men­ta Vé­lez. Pe­ro la Fun­da­ción tu­vo pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, y uno de los pri­me­ros re­cor­tes fue el sos­te­ni­mien­to del mu­seo.

Así que su ges­tor re­cu­pe­ró la pro­pie­dad de las pie­zas y an­te la po­ca vo­lun­tad pa­ra se­guir con el mu­seo en la re­gión las do­nó al Mu­seo de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, en Me­de­llín.

Son cer­ca de 1.200 pie­zas las que es­tán allí ex­hi­bi­das y que cuen­tan par­te de esa his­to­ria del hom­bre ca­ri­be­ño an­tio­que­ño, que pu­do ha­ber­se asen­ta­do en esa re­gión ha­ce por lo me­nos unos 12 mil años. Una his­to­ria a la que sus co­te­rrá­neos no pue­den ac­ce­der hoy di­rec­ta­men­te, pe­ro que por for­tu­na no se ha per­di­do, así la ten­gan le­jos.

Y es que una re­gión tan ri­ca en his­to­ria, co­mo que allí se fun­dó el pri­mer po­bla­do es­pa­ñol en tie­rra con­ti­nen­tal ame­ri­ca­na, San­ta Ma­ría la An­ti­gua del Da­rién, no tie­ne mu­chos es­pa­cios pa­ra con­tar sus historias.

En San Pedro de Ura­bá es­tá el Mu­seo An­tro­po­ló­gi­co de la Diócesis de Apar­ta­dó. Hoy fun­cio­na en la se­de del Co­le­gio Dio­ce­sano San Pedro Após­tol, pe­ro su in­ci­den­cia en la re­gión es po­ca, co­mo quie­ra que la ex­hi­bi­ción no es­tá abier­ta y su pre­sen­cia en el mu­ni­ci­pio no se apro­ve­cha.

Di­dier Cór­do­ba, pro­fe­so­ra de cien­cias de la ins­ti­tu­ción, ex­pli­ca que las pie­zas es­tán ahí y los mu­cha­chos las pue­den ver, pe­ro no hay una per­so­na ex­per­ta en el te­ma que pue­da dar­les una orien­ta­ción ma­yor acer­ca de su sig­ni­fi­ca­do, o lo que pue­den re­pre­sen­tar en el desa­rro­llo de la his­to­ria de la re­gión.

Pe­ro por lo me­nos es­tá ahí, y en cual­quier mo­men­to es­te mu­seo pue­de ser un po­ten­cial de co­no­ci­mien­to y tu­rís­ti­co pa­ra el mu­ni­ci­pio.

Tam­bién Ne­co­clí cuen­ta con una for­ta­le­za en sus historias que les per­mi­ti­rían a sus po­bla­do­res y aque­llos que los vi­si­ten co­no­cer un po­co más có­mo fue ese en­cuen­tro, mu­chas ve­ces vio­len­to, en­tre los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les y los ha­bi­tan­tes na­ti­vos de es­tas tie­rras.

Por lo me­nos esa es la idea que im­pul­sa a Juan Ca­mi­lo Ri­to­ré. Des­de ese mu­ni­ci­pio cuen­ta que ya tie­nen jun­to a otros en­tu­sias­tas la idea de un mu­seo, po­co más de cien pie­zas ar­queo­ló­gi­cas de los tiem­pos en los que los es­pa­ño­les co­men­za­ron a lle­gar y ex­ten­der su do­mi­nio, que es­tán pre­ser­va­das en una edi­fi­ca­ción tem­po­ral en la ve­re­da San Juan, el mis­mo lu­gar don­de Alon­so de Ojeda fun­dó el po­bla­do de San Juán de Ura­bá, uno de los pri­me­ros asen­ta­mien­tos es­pa­ño­les en tie­rra fir­me tras el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca.

Por aho­ra el oja­lá fu­tu­ro mu­seo es un pro­yec­to que tie­ne más el res­pal­do de la co­mu­ni­dad que de los en­tes ofi­cia­les. Ni la al­cal­día de Ne­co­clí, ni la ad­mi­nis­tra­ción de­par­ta­men­tal, di­ce Juan Ca­mi­lo, han de­mos­tra­do in­te­rés por la ini­cia­ti­va.

El mar se tra­gó el del mar

Ar­bo­le­tes tu­vo du­ran­te al­gu­nos años su Mu­seo del Mar. Un es­fuer­zo que ha­bía im­pul­sa­do Ig­na­cio González. Des­afor­tu­na­da­men­te ese es­fuer­zo se vio trun­ca­do por la vio­len­cia. Su ges­tor fue ase­si­na­do, y ya sin un im­pul­sor, el mu­seo, ubi­ca­do en una zo­na cer­ca al mar, fue po­co a po­co ero­sio­nán­do­se por la ac­ción de la ma­rea y hoy ya no exis­te ese em­pla­za­mien­to al que Ig­na­cio ha­bía de­di­ca­do su vi­da y que pa­ra ver­lo co­bra­ba lo que la gen­te le qui­sie­ra dar, cuen­ta el pe­rio­dis­ta John Jai­ro Sal­da­rria­ga, quien es­cri­bió una cró­ni­ca acer­ca de es­te mu­seo a ori­llas del ca­ri­be an­tio­que­ño, y que el mis­mo mar re­cla­mó pa­ra sí unos años des­pués.

Mi­ran­do al Mag­da­le­na

La vi­da en Puer­to Triun­fo tie­ne un eje, el pa­so del Río Mag­da­le­na.

Es­ta ar­te­ria flu­vial se ha con­ver­ti­do en una de las fuen­te im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo del mu­ni­ci­pio. No so­lo genera un sus­ten­to de vi­da dia­ria y ali­men­to a sus po­bla­do­res, mue­ve par­te de su eco­no­mía y es, tam­bién, un in­te­gra­dor so­cial y cul­tu­ral de la zo­na. Y por su pues­to el río ha­ce par­te de su his­to­ria, la que los por­te­ños cuen­tan a tra­vés de su Mu­seo del Río Mag­da­le­na.

Hoy el mu­seo no es­tá en ope­ra­ción, pe­ro con­tra­rio a lo que po­dría pen­sar­se, no es que es­té en cri­sis, sino por­que se pre­pa­ra pa­ra una nue­va eta­pa que le de­be dar un ma­yor im­pul­so a la di­fu­sión de la his­to­ria en la re­gión.

Ana Del­fa Her­nán­dez Lo­pe­ra, di­rec­to­ra de la Ca­sa de la Cul­tu­ra de la lo­ca­li­dad, cuen­ta que el Ministerio de Co­mer­cio, In­dus­tria y Tu­ris­mo ya le apro­bó a la Al­cal­día del mu­ni­ci­pio el desa­rro­llo de un pro­yec­to tu­rís­ti­co y cul­tu­ral de­no­mi­na­do Fa­ro Mi­ra­dor Mu­seo del Río Mag­da­le­na.

Se tra­ta de una cons­truc­ción que ten­drá 47 me­tros de al­tu­ra, ubi­ca­da en las ori­llas del río, que ten­drá dos pi­sos pa­ra la ex­hi­bi­ción de las pie­zas e imá­ge­nes que hoy ha­cen par­te de la co­lec­ción, y que en su ter­cer pi­so ten­drá un bal­cón y una cú­pu­la que se­rán un mi­ra­dor pa­ra to­da la re­gión.

El Mu­seo del Río Mag­da­le­na se creó en el año 2012, y des­de en­ton­ces ha fun­cio­na­do en la se­de de la ca­sa de la cul­tu­ra, ex­pli­ca Ana Del­fa, pe­ro hoy la edi­fi­ca­ción es so­me­ti­da a tra­ba­jos de re­fuer­zo es­truc­tu­ral y por eso la ex­hi­bi­ción se guar­dó.

N ILUSTRACIÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.