Cha­lo, li­bre­ro que se de­ba­te en­tre ven­der y leer

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SAL­DA­RRIA­GA DO­NAL­DO ZU­LUA­GA

Gon­za­lo Co­rrea, fun­da­dor de la li­bre­ría El Ocio en En­vi­ga­do, tie­ne su ven­ta ins­ta­la­da en un ca­rri­to. Ini­ció su ofi­cio por los tiem­pos de la caí­da de Allen­de.

En Cal­das, cuan­do no es­tá llo­vien­do, es­tán en­te­rran­do a un Co­rrea”. Con es­ta fra­se, Gon­za­lo Co­rrea Mon­to­ya, el li­bre­ro más re­co­no­ci­do de En­vi­ga­do, se re­fie­re a su pue­blo na­tal, del que sa­lió con su fa­mi­lia a asen­tar­se en el de las vi­gas, cuan­do re­cién tran­si­ta­ba los 17 años.

Cha­lo fun­dó su pri­me­ra li­bre­ría al día si­guien­te del ase­si­na­to de John Len­non, se­ña­la — él to­do lo re­cuer­da así, aso­cián­do­lo con he­chos his­tó­ri­cos—: 9 de di­ciem­bre de 1980.

A esa li­bre­ría la bau­ti­zó El Ocio. Era un lo­cal mi­núscu­lo, en los ba­jos de las es­ca­las de una ca­sa si­tua­da en la ca­rre­ra 43 A, al cual pron­to in­vi­tó a su her­mano Ro­ber­to, y am­bos for­ma­ron una du­pla de en­sue­ño, ya por su vas­to co­no­ci­mien­to de li­bros —lec­to­res vo­ra­ces—, ya por los co­men­ta­rios in­ge­nio­sos que bro­ta­ban de sus la­bios an­te cual­quier si­tua­ción, im­preg­na­dos de na­daís­mo, poe­sía mal­di­ta, su­rrea­lis­mo... y de esa fres­cu­ra de los de su ge­ne­ra­ción, la del se­sen­ta, que pa­re­cían es­tre­nan­do los con­cep­tos de ju­ven­tud y li­ber­tad, a pe­sar de que al co­mien­zo de es­te de­ce­nio, nues­tro personaje ape­nas te­nía cua­tro años.

Sen­ta­do en una bu­ta­ca jun­to a su ca­rri­to de li­bros, a po­cos pa­sos de la sa­la de ve­la­ción La In­ma­cu­la­da, en el cen­tro de En­vi­ga­do, es­te fu­ma­dor im­pe­ni­ten­te le pre­gun­ta a Nor­man, otro de sus her­ma­nos, cuál era el nom­bre del co­le­gio de Cal­das don­de es­tu­dió: “Jo­sé Ma­ría Ber­nal”. En En­vi­ga­do, el Ma­nuel Uri­be Án­gel. En es­te, “Da­río Pé­rez me en­se­ñó a tra­ba­jar con li­bros —se re­fie­re a un co­no­ci­do personaje en­vi­ga­de­ño, quien si­gue tra­ba­jan­do con esos ar­tícu­los—. Yo mantenía de­trás de él. Lo acom­pa­ña­ba a re­par­tir re­vis­tas a los obre­ros de Gru­lla. Selecciones, Vanidades, his­to­ria del ar­te...”.

Es­ta­ble u or­bi­tan­do

El Ocio tie­ne prehis­to­ria. En el de­ce­nio del se­ten­ta (“por los tiem­pos del gol­pe de es­ta­do de Chi­le”) Gon­za­lo es­ta­ble­ció un pues­to de li­bros en el par­que en­vi­ga­de­ño. Ven­dió re­vis­tas, fas­cícu­los de en­ci­clo­pe­dias, pe­rió­di­cos. La­bor in­te­rrum­pi­da por su vin­cu­la­ción a fá­bri­cas y por un via­je a Eu­ro­pa por al­gu­nos días.

“A los mu­seos Van Gogh, en Ams­ter­dam, y del Pra­do, en Ma­drid, lle­gué fu­man­do Piel­ro­ja sin fil­tro... pe­ro lo bo­té afue­ra, cla­ro”. Y de ese via­je le que­dan, ade­más de imá­ge­nes, olo­res y so­ni­dos del mun­do, un vo­lu­men de Vol­tai­re, que no sa­be si aún con­ser­va en­tre las “tres to­ne­la­das de li­bros ma­ra­vi­llo­sos” que tie­ne en la ca­sa y no ven­de por na­da del mun­do.

A los dos años, la can­ti­dad de li­bros en el pe­que­ño lo­cal era tal, que de­bió cam­biar de se­de. Se mu­dó con Ro­ber­to a otro si­tio, es­te de unos 20 me­tros cua­dra­dos, dos cua­dras con di­rec­ción al nor­te, por la mis­ma vía. En esa épo­ca se le oía de­cir que en las ta­ble­tas de los bu­ses que in­di­can los si­tios por don­de pa­san, de­be­rían in­cluir «El Ocio», por­que era un pa­ra­de­ro obli­ga­do.

Tam­bién en esos años, al pa­dre Eu­ge­nio Vi­lle­gas, un fa­mo­so cu­ra de la pa­rro­quia de San Mar­cos, se le es­cu­cha­ba de­cir en sus ho­mi­lías que no acu­die­ran a El Ocio, por­que era un an­tro de por­no­gra­fía. Lo cual se con­vir­tió en una inopi­na­da pu­bli­ci­dad. Ade­más de lec­to­res a com­prar li­bros o can­jear no­ve­las de Mar­cial La Fuen­te Es­te­fa­nía, acu­dían se­ño­ras en pro­cu­ra de re­vis­tas de te­ji­dos y es­tu­dian­tes en bus­ca de fas­cícu­los de en­ci­clo­pe­dias Sal­vat y de los li­bros de lec­tu­ra obli­ga­da — Hua­si­pun­go, La ciu­dad y los pe­rros, El Qui­jo­te, La Ilia­da, El la­za­ri­llo de Tor­mes—, así co­mo de lá­mi­nas de pai­sa­jes, ani­ma­les, plan­tas, anato­mía hu­ma­na...

Mi­guel, su pa­dre; Nor­man, Fer­nan­do Me­jía; Fer­nan­do Ál­va­rez... mu­chos lle­ga­ban a El Ocio a es­tar allí, a con­ver­sar o a tra­ba­jar con los dos li­bre­ros, ocu­pa­dos en­cua­der­nan­do. Ro­ber­to, mar­can­do pas­tas al ca­lor;

Gon­za­lo, po­nien­do un se­llo al re­vés a los li­bros.

Ese her­vi­de­ro de ima­gi­na­ción con ca­ra de li­bre­ría ter­mi­nó en 1998. Ro­ber­to y Án­ge­la Isa­za, su es­po­sa, es­ta­ble­cie­ron El Ocio # 2, a po­cas cua­dras de allí, que per­vi­ve.

Gon­za­lo ocu­pó un es­pa­cio en el ba­rrio La Mag­no­lia por unos me­ses y, des­pués, El Ocio fue una tu­la en el hom­bro du­ran­te 13 años, has­ta ha­ce dos años, cuan­do de­ci­dió echar­lo a ro­dar en el ca­rri­to que aho­ra em­pu­ja.

De los te­so­so­ros ha­lla­dos, di­ce: “el más an­ti­guo de los li­bros que he te­ni­do, es uno de te­ma re­li­gio­so, de 1674”. Y, cla­ro, las “joyas” que no ven­de ni por to­do el oro: “Dos­toievs­ki, Mau­pas­sant, Juan Ra­món Ji­mé­nez, Ana­to­le Fran­ce, Tur­gue­niev... en edi­cio­nes be­lli­si­mas... “Qui­sie­ra ju­bi­lar­me un día pa­ra sen­tar­me a leer­las

FO­TO

Gon­za­lo Co­rrea com­pra y ven­de li­bros leí­dos. Se si­túa a una cua­dra del par­que de En­vi­ga­do, ha­cia el Sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.