Adiós al ma­nie­ris­mo de RA­MÓN VÁS­QUEZ

El maes­tro An­tio­que­ño se des­ta­có por su pin­ce­la­da suel­ta y po­li­cro­má­ti­ca. Su obra es mo­der­nis­ta.

El Colombiano - - NEWS - Pa­cho Ma­drid.

Co­mo un ro­ble, Ra­món Vás

quez, el ar­tis­ta an­tio­que­ño, pin­tó has­ta el fi­nal de su vi­da, la cual con­clu­yó ayer, a los 92 años de edad.

Co­mo un ro­ble, por­que es­tu­vo siem­pre vi­tal y lú­ci­do, no so­lo exis­tien­do sino crean­do en su ta­ller de El Re­ti­ro.

Su es­po­sa, Nor­fa García, cuen­ta que Ra­món se ca­yó en­tran­do a su ca­sa, una no­che de di­ciem­bre pa­sa­do y esa caí­da lo lle­vó a hos­pi­ta­li­zar­se. Las co­sas se fue­ron com­pli­can­do, di­ce, y mu­rió ayer, sá­ba­do, a las 8: 15 de la ma­ña­na, de un pa­ro res­pi­ra­to­rio.

In­nu­me­ra­bles mu­ra­les, acua­re­las y óleos que­dan co­mo tes­ti­mo­nio de su vi­da. En edi­fi­cios pú­bli­cos, no­ta­rías, clí­ni­cas y con­sul­to­rios mé­di­cos se apre­cian su cua­dros y mu­ra­les.

“Creo que Ra­món Vás­quez es un ar­tis­ta im­por­tan­te. Cons­tru­yó un tra­ba­jo muy par­ti­cu­lar, en el cual en­con­tró un ni­cho de pro­yec­ción en dos gru­pos: los mé­di­cos y el sec­tor re­li­gio­so”, co­men­ta el cu­ra­dor de ar­te Ós­car

Ron­dán, quien des­ta­ca en Vás­quez el ha­ber es­ta­do siem­pre preo­cu­pa­do por la con­di­ción hu­ma­na, al­can­zan­do gra­dos de tras­cen­den­cia en el des­nu­do.

“Es el úl­ti­mo gran mu­ra­lis­ta de An­tio­quia”, pun­tua­li­za Roldán, quien des­ta­ca las obras que de es­ta téc­ni­ca reali­zó pa­ra el Hos­pi­tal Ge­ne­ral, un edi­fi­cio ofi­cial de Yo­lom­bó — con la Mar­que­sa y To­más Ca­rras­qui­lla— y el Se­na.

Y se­ña­ló una sin­gu­la­ri­dad: mien­tras los mu­ra­les sue­len ocu­par pa­re­des de edi­fi­cios de po­der, los de él que­da­ron en esos es­pa­cio de la sa­lud y la edu­ca­ción, “por esa mis­ma sen­si­bi­li­dad ha­cia los se­res hu­ma­nos, que él te­nía”.

Ori­gen hu­mil­de

Esa sen­si­bi­li­dad tu­vo que ve­nir de su in­fan­cia. Na­ci­do en la ve­re­da Signo, de Ituan­go, el 5 de agos­to de 1922, Ra­món

Vás­quez lle­gó a Me­de­llín a los cua­tro años de la mano de su ma­má, Ara­min­ta, y al la­do de su her­ma­ni­ta. La hu­mil­de fa­mi­lia ha­bía si­do aban­do­na­da por el pa­pá, Fran­cis­co, un ase­rra­dor.

Ara­min­ta di­ri­gió sus pa­sos al Hos­pi­cio de Ca­sa de Po­bres, y allí de­jó a sus hi­jos pa­ra siem­pre.

La Ca­sa de Po­bres era un lu­gar in­men­so: ocu­pa­ba dos man­za­nas y com­pren­día va­rios re­cin­tos: un hos­pi­cio, pa­ra los ni­ños; un asi­lo pa­ra los an­cia­nos y otro es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra las mu­je­res. Es­ta­ba si­tua­do en el ba­rrio Bos­ton.

Ra­món en­con­tró a Fran­cis-

co Ma­drid, cua­tro me­ses me­nor que él, hi­jo de la di­rec­to­ra del hos­pi­cio, Imel­da Qui­roz, y quien se hi­zo su ami­go de in­me­dia­to. Des­de ese pun­to y ho­ra co­men­za­ron a tra­zar unas vi­das pa­ra­le­las.

Los mis­mos co­le­gios, Be­llas Ar­tes, el tra­ba­jo en di­ver­sas em­pre­sas, la do­cen­cia de las téc­ni­cas ar­tís­ti­cas en va­rias ins­ti­tu­cio­nes...

“Mi ma­má te­nía la fa­cul­tad de di­bu­jar muy bien y eso nos de­bió ins­pi­rar a los dos”, su­po­ne el maes­tro

“Fue un hé­roe de la pin­tu­ra y del ar­te an­tio­que­ño. Fue un gran di­bu­jan­te. Lo ad­mi­ré mu­chí­si­mo. ”. NANCY SA­MUR Acua­re­lis­ta

FO­TO CIP - JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

El ar­tis­ta Ra­món Vás­quez mu­rió ayer a los 92 años. Oriun­do de Ituan­go, no ol­vi­dó ja­más su ori­gen hu­mil­de, el cual, su­ma­do a su fe cris­tia­na, le lle­vó a plas­mar en sus obras es­ce­nas re­li­gio­sas o de vir­tu­des. Fue alumno de Eladio Vé­lez. Sus exe­quias se­rán en la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na, ma­ña­na a las 4:00 p.m.

Hoy: ve­la­ción en Jar­di­nes Mon­te­sa­cro, 10:00 a.m. a 6:00 p.m. Ma­ña-

JOHN SAL­DA­RRIA­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.