Pe­di­mos un diá­lo­go digno, no hu­mi­llan­te

EL CO­LOM­BIANO en­tre­vis­tó a Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, una de las caras más vi­si­bles de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na fren­te al ré­gi­men cha­vis­ta.

El Colombiano - - NEWS - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, una de las lí­de­res de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, ha­bla de las es­tra­te­gias pa­ra fre­nar la “dic­ta­du­ra” de Ma­du­ro.

La som­bra de una pri­sión po­lí­ti­ca, de la fal­ta de li­ber­tad so­lo por de­fen­der los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos — fren­te a un ré­gi­men lla­ma­do por ONG, ins­ti­tu­cio­nes y lí­de­res al­re­de­dor del mun­do co­mo “dic­ta­to­rial”—, se cier­ne so­bre Ma

ría Co­ri­na Ma­cha­do (Ca­ra­cas, 7 de oc­tu­bre de 1967).

La ex­dipu­tada ve­ne­zo­la­na, ex­pul­sa­da de la Asam­blea Na­cio­nal en mar­zo de 2014, por de­nun­ciar an­te la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), co­mo re­pre­sen­tan­te al­ter­na de Pa­na­má, los gra­ves crí­me­nes que se dan en su país —al­go que se­gún la ma­yo­ría cha­vis­ta en el Le­gis­la­ti­vo y su pre­si­den­te, Dios­da­do Ca­be­llo, fue su­pues­ta­men­te en con­tra­vía a la ley—, si­gue en cual­quier ca­so lu­chan­do por la li­ber­tad en Ve­ne­zue­la y por­que el pue­blo sal­ga de la es­ca­sez, de la vio­len­cia y la cri­sis.

Ese ac­ti­vis­mo le ha va­li­do pre­sión des­de el go­bierno de Ma­du­ro, que la acu­sa de ha­ber or­ques­ta­do reite­ra­das in­ten­to­nas gol­pis­tas. Fic­ti­cios o no es­tos se­ña­la­mien­tos, ya sus com­pa­ñe­ros de lu­cha, co­mo Leo­pol

do Ló­pez y Antonio Le­dez­ma, es­tán de­te­ni­dos ba­jo pro­ce­sos que or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les co­mo la ONU y Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal han ca­li­fi­ca­do de “ar­bi­tra­rios” y “po­li­ti­za­dos”.

A Ma­ría Co­ri­na no la do­ble­ga el te­mor de ser la pró­xi­ma presa po­lí­ti­ca del ré­gi­men por­que cree que, tal co­mo es­tán las co­sas en Ve­ne­zue­la, a cual­quier per­so­na que di­sien­te le po­dría ocu­rrir. La res­pues­ta an­te es­to, tal co­mo ex­pli­có a EL CO­LOM­BIANO en en­tre­vis­ta, es que la “ciu­da­da­nía se si­ga mo­vi­li­zan­do y si­ga ge­ne­ran­do con­cien­cia”. Por lo pron­to, una de las caras más vi­si­bles de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na si­gue, a pe­sar de to­do lo que ocu­rre, te­nien­do el mis­mo ca­rác­ter y es­ti­lo di­rec­to pa­ra de­nun­ciar la cri­sis eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial de la na­ción her­ma­na. Us­ted co­mo in­ge­nie­ra, ¿có­mo de­ci­de que la po­lí­ti­ca es su ca­mino a se­guir? “Yo soy de una ge­ne­ra­ción que cre­ció sin­tien­do re­cha­zo y has­tío pro­fun­do por la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos. De al­gu­na for­ma, el sis­te­ma de par­ti­dos es­ta­ba sien­do tan cues­tio­na­do en Ve­ne­zue­la que mu­chos veía­mos di­cha la­bor co­mo la úl­ti­ma a la que que­ría­mos de­di­car­nos. Sin em­bar­go, hoy en día me arre­pien­to de no ha­ber­me de­ci­di­do a asu­mir la po­lí­ti­ca co­mo mi ob­se­sión des­de mu­cho an­tes. Sen­tía­mos que en­trar en ella im­pli­ca­ría ha­cer al­gún ti­po de con­ce­sión en nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res. Pe­ro tras 20 años de ac­ti­vis­mo, nos da­mos cuen­ta que la po­lí­ti­ca es ser­vi­cio y po­si­bi­li­dad de trans­for­mar vi­das hu­ma­nas. No hay na­da que ten­ga más ho­nor que eso”. ¿En esa for­ma de ver su la­bor ra­di­ca su éxi­to ac­tual? “Creo que en mi país, en la Ve­ne­zue­la de hoy, si hay al­go que los ciu­da­da­nos que­re­mos es la ver­dad. Las co­sas por su nom­bre. Y por ese mo­ti­vo la po­lí­ti­ca que yo ha­go es des­de la con­cien­cia y des­de el co­ra­zón. Yo me afe­rro a las ver­da­des y por ellas lu­cho. En es­te mo­men­to, más que nun­ca, una po­lí­ti­ca con éti­ca, con va­lo­res, es lo que re­quie­re el país. En to­dos los ám­bi­tos nues­tra na­ción ne­ce­si­ta re­fe­ren­tes éti­cos. Eso es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia y lo que la ciu­da­da­nía es­pe­ra”. Yen­do a la his­to­ria, en 1992 Chá­vez in­ten­ta sin éxi­to un gol­pe de Es­ta­do. Tras sa­lir de la cár­cel, en 1998 triun­fa en elec­cio­nes. ¿Lle­gó us­ted a pen­sar que ese pre­si­den­te le trae­ría al­gún avan­ce a Ve­ne­zue­la? “Nun­ca creí en Hu­go Chá­vez, pre­ci­sa­men­te por su pa­sa­do gol­pis­ta y su tra­yec­to­ria, que de­mos­tra­ban que es­te no creía a su vez en la de­mo­cra­cia. Sin em­bar­go, sí en­ten­dí que un gran sec­tor del país en de­ter­mi­na­do mo­men­to pu­sie­ra sus ilu­sio­nes en él. Una per­so­na con una enor­me ha­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción. Y de­bo de­cir que tam­bién tu­vo mu­cha suer­te, por­que cuan­do lle­gó al po­der el pre­cio del pe­tró­leo es­ta­ba en 8 dó­la­res, y en 2008 subió has­ta 150. Es­toy con­ven­ci­da que, co­mo de­ci­mos los ve­ne­zo­la­nos, sin ese cho­rro de pla­ta, no hu­bie­ra po­di­do él ins­ta­lar un me­ca­nis­mo de con­trol po­lí­ti­co y so­cial tan fe­roz co­mo el que desa­rro­lla­ron. Pe­ro siem­pre he di­cho al­go. Cuan­do el cha­vis­mo afir­ma que es­te sis­te­ma quie­re a los po­bres, yo siem­pre he re­pe­ti­do ‘sí, los quie­re bien po­bres’. Los ne­ce­si­ta así, ab­so­lu­ta­men­te de­pen­dien­tes del Es­ta­do”. En 2002 es Chá­vez quien su­fre una in­ten­to­na gol­pis­ta, frus­tra­da en dos días. ¿Qué opi­na so­bre es­te su­ce­so? “Aun­que en Ve­ne­zue­la exis­te hoy una dic­ta­du­ra, yo, co­mo de­mó­cra­ta, so­lo creo en los me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra in­ten­tar de­rro­tar­la. En ese tiem­po hu­bo si­mul­tá­nea­men­te un mo­vi­mien­to cí­vi­co, pa­cí­fi­co, le­gí­ti­mo, y por otra par­te un sec­tor que co­me­tió ac­cio­nes ex­tra­cons­ti­tu­cio­na­les. En el pri­me­ro, lo que ocu­rrió du­ran­te 2002 es que se in­vo­lu­cró a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos pa­ra exi­gir pa­cí­fi­ca­men­te el re­torno a la de­mo­cra­cia. De ese gru­po me enor­gu­llez­co de per­te­ne­cer”.

Pa­se­mos a la ac­tua­li­dad. El

ré­gi­men la se­ña­la de pla­near su­pues­ta­men­te un gol­pe de Es­ta­do. ¿Qué opi­na de es­tas acu­sa­cio­nes? “Al con­tra­rio, los que sí sa­ben de esos de­li­tos son los que es­tán en el po­der. Des­de Mi­ra­flo­res, de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, han da­do un gol­pe de Es­ta­do con­tra la Cons­ti­tu­ción. De eso sí sa­be Ma­du­ro. Leo­pol­do Ló­pez, An­to

nio Le­dez­ma y yo le he­mos plan­tea­do al país la ne­ce­si­dad de un gran acuer­do na­cio­nal pa­ra, en paz, lo­grar la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia. Sus­cri­bi­mos un do­cu­men­to que plan­tea eso: lo que hay que ha­cer pa­ra unir a Ve­ne­zue­la y pa­ra re­sol­ver la emer­gen­cia na­cio­nal que hoy vi­vi­mos. No so­lo se tra­ta de la fal­ta de co­mi­da, sa­lud o se­gu­ri­dad. Es una emer­gen­cia pro­fun­da en el ám­bi­to mo­ral. Los ve­ne­zo­la­nos en­fren­tan una dic­ta­du­ra mi­li­ta­ris­ta y ma­fio­sa. Lo he es­ta­do di­cien­do des­de ha­ce años pe­ro po­cos me creían. Hoy, des­gra­cia­da­men­te los he­chos y las vi­ven­cias así lo de­mues­tran. Por eso quie­ro pe­dir­le, en es­ta ho­ra, a nues­tros her­ma­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, y muy es­pe­cial­men­te a los co­lom­bia­nos, que ele­ven sus vo­ces jun­to a las nues­tras, y que asu­man con no­so­tros que sí te­ne­mos la fuer­za pa­ra lo­grar que Ve­ne­zue­la sal­ga de es­ta tra­ge­dia por la vía de­mo­crá­ti­ca”. El ré­gi­men de­tu­vo a Leo­pol­do Ló­pez, en fe­bre­ro de 2014. Es­te año fue el turno de Antonio Le­dez­ma. ¿Us­ted te­me hoy por su li­ber­tad? “En Ve­ne­zue­la to­dos te­me­mos por nues­tra li­ber­tad. Así co­mo sa­be­mos to­dos que nues­tra vi­da es­tá en pe­li­gro. Mien­tras us­ted y yo ha­bla­mos, hay tres sin­di­ca­lis­tas de Si­dor (Si­de­rúr-

“Nun­ca creí en Hu­go Chá­vez, por su pa­sa­do gol­pis­ta. Pe­ro sí en­ten­dí que un sec­tor pu­sie­ra sus ilu­sio­nes en él”.

“El hi­lo con­duc­tor de la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia es el diá­lo­go. Pe­ro uno que sea ge­nuino, no el hu­mi­llan­te”.

FO­TOS AR­CHI­VO-AFP

Tras de­te­ner a los opo­si­to­res, Leo­pol­do Ló­pez y Antonio Le­dez­ma, el go­bierno cha­vis­ta acu­só a Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do de “pla­near” un gol­pe de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.