HO­ME­NA­JE A UN CO­LOM­BIANO DE CO­RA­ZÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOSEFINA G. HERNÁNDEZ DE Z.

Se­ño­ra Di­rec­to­ra: Ha­ce dos se­ma­nas fa­lle­ció en Mé­ri­da, Ex­tre­ma­du­ra (Es­pa­ña) don Jo­sé Blan­co de Mi­guel, ilus­tre abo­ga­do es­pa­ñol, quien du­ran­te va­rios años se desem­pe­ñó como Cón­sul Ho- no­ra­rio de Co­lom­bia en esa re­gión es­pa­ño­la. Es po­si­ble que pa­ra mu­chos lec­to­res la fi­gu­ra de un Cón­sul Ho­no­ra­rio no re­pre­sen­te mu­cho, pe­ro en el ca­so de don Jo­sé Blan­co fue muy im­por­tan­te pa­ra mu­chos co­lom­bia­nos que es­co­gi­mos Ex­tre­ma­du­ra pa­ra vi­vir y tra- ba­jar. A pe­sar de no ser és­te un car­go re­mu­ne­ra­do, y de te­ner que asu­mir quien lo desem­pe­ña to­dos los gas­tos de fun­cio­na­mien­to, don Jo­sé es­tu­vo aten­to de ayu­dar siem­pre y vi­gi­lan­te de la suer­te de los co­lom­bia­nos en su re­gión.

El cón­sul Blan­co de Mi­guel era un enamo­ra­do de Co­lom­bia, y par­ti­cu­lar­men­te de An­tio­quia. Hi­zo nu­me­ro­sos ami­gos allí y ha­bla­ba ma­ra­vi­llas de su gen­te, sus pai­sa­jes y de su po­de­ro­sa ca­pa­ci­dad de lu­char y sa­lir ade­lan­te. Soy tes­ti­go de la de­fen­sa que de nues­tro país ha­cía en Es­pa­ña.

Es­te co­lom­biano y pai­sa de co­ra­zón se preo­cu­pa­ba más por los co­lom­bia­nos que mu­chos fun­cio­na­rios del pro­pio go­bierno na­cio­nal. Y le do­lía e in­dig­na­ba el mal­tra­to que en oca­sio­nes su­frían nues­tros com­pa­trio­tas por par­te de au­to­ri­da­des es­pa­ño­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.