¿Có­mo ha­cer que un fes­ti­val sea inol­vi­da­ble?

El Colombiano - - TENDENCIAS -

Pi­do per­dón de an­te­mano por­que hoy no es­cri­bi­ré so­bre una pe­lí­cu­la, lo ha­ré so­bre un even­to lleno de ellas: el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Car­ta­ge­na, el FIC­CI, como le di­cen con acen­to de­li­cio­so los cen­te­na­res de per­so­nas que ayu­dan en su lo­gís­ti­ca, el even­to ci­né­fi­lo más im­por­tan­te que se ha­ce en Co­lom­bia. ¿Pa­ra qué sir­ve un fes­ti­val de ci­ne? Esa es la pre­gun­ta que sue­le ha­cer to­do el mun­do cuan­do ve el cu­bri­mien­to te­le­vi­si­vo del he­cho, in­va­ria­ble­men­te ubi­ca­do en la sec­ción de “es­pec­tácu­los”, que de­ja la fal­sa im­pre­sión del fes­ti­val como una es­pe­cie de coc­tel enor­me en­mar­ca­do en las mu­ra­llas. Hay coc­te­les, cla­ro. El éxi­to de los gran­des fes­ti­va­les del mun­do es lo­grar la com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre gla­mour, ne­go­cios y ar­te. Por eso exis­ten las al­fom­bras ro­jas, los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les y los ju­ra­dos in­ter­na­cio­na­les, (que es­te año cuen­tan con per­so­na­jes tan im­por­tan­tes como Mal­gor­za­ta Szu­mows­ka, la di­rec­to­ra po­la­ca que aca­ba de ga­nar el Oso de Pla­ta en Berlín). Pe­ro na­da de eso ci­men­ta­rá la se­rie­dad de un even­to de ci­ne si no es­tá acom­pa­ña­do de una se­lec­ción de pe­lí­cu­las re­le­van­te y en es­ta oca­sión, como ocu­rre des­de que el Fes­ti­val de­ci­dió re­cu­pe­rar el pres­ti­gio que tu­vo en sus pri­me­ras dé­ca­das de vida, eso es lo que hay: ci­ne pa­ra to­dos los gus­tos, es­co­gi­do por un gru­po de pro­gra­ma­do­res que en­ca­be­za Pe­dro Adrián Zu­lua­ga. Las op­cio­nes son in­fi­ni­tas. Uno po­dría con­cen­trar­se en las 12 pe­lí­cu­las que com­pi­ten en la se­lec­ción ofi­cial de fic­ción, don­de hay tí­tu­los tan in­tere­san­tes como la me­xi­ca­na “Plan se­xe­nal”. O tam­bién po­dría ver los on­ce do­cu­men­ta­les que tie­nen su pro­pia com­pe­ten­cia, o com­pro­bar, yen­do a las fun­cio­nes de las do­ce pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas, que uno de los prin­ci­pa­les apor­tes del Fes­ti­val es con­ver­tir­se en la ventana que pre­sen­te nues­tra ci­ne­ma­to­gra­fía fren­te a mer­ca­dos y au­dien­cias in­ter­na­cio­na­les. Aun­que si pre­fie­re, pue­de sim­ple­men­te de­di­car­se a ver la sec­ción de “Ge­mas”, que trae al­gu­nas de las me­jo­res cin­tas de to­do el mun­do es­tre­na­das el año pa­sa­do. Ahí ve­ría “Can­ción de mi ma­dre”, un dra­ma sen­ci­llo y co­ti­diano, so­bre un hi­jo que no sa­be qué ha­cer con su ma­dre, y que re­pre­sen­ta las di­fi­cul­ta­des del pa­so a las cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les que es­tá vi­vien­do Tur­quía. Tam­biés es­tá “Los com­ba­tien­tes”, una ex­tra­ña co­me­dia dra­má­ti­ca ju­ve­nil fran­ce­sa, que pre­sen­ta la pa­ra­noia y la di­fi­cul­tad pa­ra en­tre­gar­se al amor de una nue­va ge­ne­ra­ción, en una cin­ta que es­ca­pa a los cli­chés de tan­to ci­ne fran­cés con­tem­po­rá­neo re­ca­len­ta­do. Si es un ad­mi­ra­dor de Ga­briel Gar­cía Már­quez, ver al­gu­na de sus pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas, que con­for­man el ho­me­na­je del fes­ti­val a uno de sus asi­duos vi­si­tan­tes, como “Ju­les y Jim” de Truf­faut, y co­nec­tar­la de in­me­dia­to en su me­mo­ria con au­to­res como Wes An­der­son, por­que la his­to­ria del ci­ne, más que de fe­chas y de da­tos, es­tá cons­trui­da de in­fluen­cias. Y mien­tras lo ha­ce y se pre­gun­ta por qué los no­ti­cie­ros de te­le­vi­sión le de­di­can más mi­nu­tos a los ro­bos a tien­das que al FIC­CI, se pue­de res­pon­der por fin que un fes­ti­val sir­ve pa­ra apren­der a mi­rar to­das las mi­ra­das, un apren­di­za­je que nos ha­ce fal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.