“La de­va­lua­ción ha lle­va­do la ta­sa de cam­bio a ni­ve­les por en­ci­ma de los 2.600 pe­sos. Es­to, aun­que cau­sa pro­ble­mas, se cons­ti­tu­ye en una opor­tu­ni­dad que el Go­bierno de­be ca­pi­ta­li­zar”.

La de­va­lua­ción ha lle­va­do la ta­sa de cam­bio a ni­ve­les por en­ci­ma de los 2.600 pe­sos. Es­to, aun­que cau­sa pro­ble­mas, se cons­ti­tu­ye en una opor­tu­ni­dad que el Go­bierno de­be ca­pi­ta­li­zar.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

La de­va­lua­ción del pe­so cons­ti­tu­ye uno de los prin­ci­pa­les fe­nó­me­nos que du­ran­te los úl­ti­mos me­ses pre­sen­ta la eco­no­mía co­lom­bia­na. En es­tos días la ta­sa de cam­bio se ha si­tua­do por en­ci­ma de los 2.600 pe­sos, re­gis­tro que no se ob­ser­va­ba des­de me­dia­dos de 2004.

Se­gún el Ban­co de la Re­pú­bli­ca, si la va­ria­ción de la ta­sa de cam­bio se mi­de des­de el pun­to más re­va­lua­do del año pa­sa­do a hoy, la de­va­lua­ción es del 40 por cien­to. En lo que va de 2015 la mo­ne­da na­cio­nal se ha de­pre­cia­do en más de 11 por cien­to.

Es­tos au­men­tos han co­men­za­do a im­pac­tar los pre­cios de al­gu­nos bie­nes im­por­ta­dos (como ali­men­tos, pro­duc­tos elec­tró­ni­cos y ro­pa), con lo cual se afec­tan los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res. Igual­men­te, las em­pre­sas han vis­to có­mo los in­su­mos y los pro­duc­tos in­ter­me­dios han au­men­ta­do de pre­cios.

Pa­ra los con­su­mi­do­res, la si­tua­ción que hoy se vi­ve re­pre­sen­ta un de­te­rio­ro fren­te a lo que pa­só en años an­te­rio­res cuan­do el país se be­ne­fi­ció del boom de pre­cios de los pro­duc­tos mi­ne­ro-ener­gé­ti­cos y el cual dio lu­gar a una fuer­te re­va­lua­ción del pe­so.

La apre­cia­ción per­mi­tió la en­tra­da ma­si­va de bie­nes al país y fa­vo­re­ció el con­su­mo de los ho­ga­res. Sin em­bar­go, es­ta pu­so en ja­que al sec­tor in­dus­trial y no per­mi­tió que la agri­cul­tu­ra cre­cie­ra ma­yor­men­te. Ello, a su vez, tu­vo im­pac­tos so­bre la ge­ne­ra­ción de em­pleos de ca­li­dad.

Al cam­biar la ten­den­cia de la di­vi­sa y te­ner un pe­so más dé­bil, se abren opor­tu­ni­da­des pa­ra que el sec­tor pro­duc­ti­vo y de ser­vi­cios re­cu­pe­re su di­na­mis­mo y con ello se fa­vo- rez­can la ge­ne­ra­ción de em­pleo y el con­su­mo.

Ello pue­de ocu­rrir por dos vías: la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes y la pro­mo­ción de ex­por­ta­cio­nes.

Es­tos ca­na­les ayu­dan, en el me­diano pla­zo, a que se re­cu­pe­re la ba­lan­za co­mer­cial, la cual en es­tos días pre­sen­ta un fran­co de­te­rio­ro, con­vir­tién­do­se así en una se­ria ame­na­za pa­ra la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Di­ver­sos ana­lis­tas, en­tre los que se en­cuen­tra el ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da Jo­sé An­to­nio Ocam­po, con­si­de­ran que la co­rrec­ción del ti­po de cam­bio cons­ti­tu­ye una muy bue­na no­ti­cia pa­ra la eco­no­mía. Por su par­te, el mi­nis­tro de Ha­cien­da Mauricio Cár­de­nas ha di­cho que a Co­lom­bia le va a ir me­jor con una ta­sa de cam­bio de­va­lua­da que con un pe­so re­va­lua­do.

De otra par­te, de­be te­ner- se en cuen­ta que la de­va­lua­ción no es un fe­nó­meno ex­clu­si­vo del país. Otras na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, como Bra­sil, Chile y Pe­rú, tam­bién se han vis­to afec­ta­das.

Cla­ra­men­te, la des­tor­ci­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas ha pa­sa­do la fac­tu­ra y aho­ra ca­da uno de los paí­ses es­tá adop­tan­do di­ver­sas me­di­das ten­dien­tes a re­cu­pe­rar su sen­da de cre­ci­mien­to.

En es­te sen­ti­do las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y pro­mo­ción de ex­por­ta­cio­nes de­be­rían re­ci­bir una al­ta prio­ri­dad, como en su mo­men­to la tu­vo el Pro­gra­ma PI­PE y el cual fue de­ci­si­vo pa­ra que la cons­truc­ción se con­vir­tie­ra en el nue­vo lí­der del cre­ci­mien­to.

In­for­tu­na­da­men­te, has­ta aho­ra los mi­nis­tros res­pon­sa­bles del desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y de ser­vi­cios (como son los de Co­mer­cio y Agri­cul­tu­ra) no pa­san de anun­cios ge­ne­ra­les.

Da­do que la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va del país es muy bá­si­ca y po­co di­ver­si­fi­ca­da, se re­quie­re, con ur­gen­cia, po­ner en mar­cha, en coor­di­na­ción con el sec­tor pri­va­do, pla­nes de ac­ción que ase­gu­ren el apro­ve­cha­mien­to efi­caz de la de­va­lua­ción. De otra for­ma, nos po­de­mos que­dar con el pe­ca­do y sin el gé­ne­ro

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.