“La Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de la Ra­ma Ju­di­cial pi­de al ma­gis­tra­do Pretelt que re­nun­cie. Si guar­dan cohe­ren­cia so­bre su no­ción de la pro­bi­dad, ¿se­rá Pretelt el úni­co que se de­be ir?”.

La Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de la Ra­ma Ju­di­cial pi­de al ma­gis­tra­do Pretelt que re­nun­cie. Si guar­dan cohe­ren­cia so­bre su no­ción de la pro­bi­dad, ¿se­rá Pretelt el úni­co que se de­be ir?

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

En el mun­do ju­rí­di­co hay que acu­dir a las di­ver­sas for­mas de in­ter­pre­ta­ción de los tex­tos que con­tie­nen las nor­mas, pa­ra lo­grar una ca­bal apli­ca­ción del De­re­cho, con pri­ma­cía de la ra­zón y la jus­ti­cia. La in­ter­pre­ta­ción li­te­ral y la sis­te­má­ti­ca son dos de las más im­por­tan­tes.

Tam­bién los dis­cur­sos po­lí­ti­cos ad­mi­ten di­ver­sos mo­dos de in­ter­pre­ta­ción. La li­te­ral no es siem­pre la más acer­ta­da, así sea la que más jue­go periodístico re­por­te. En el aná­li­sis po­lí­ti­co mu­chas ve­ces lo que omi­ten de­cir los go­ber­nan­tes o los fun­cio­na­rios en sus dis­cur­sos es más re­le­van­te que lo que pro­nun­cian.

Y eso tam­bién se apli­ca a la ju­ris­pru­den­cia, a las sen­ten­cias de los tri­bu­na­les. Al ex­cluir de­ter­mi­na­das con­si­de­ra­cio­nes en sus de­ci­sio­nes, se da pie a in­ter­pre­ta­cio­nes di­ver­sas so­bre el sig­ni­fi­ca­do y con­se­cuen­cias de esas omi­sio­nes.

Dos do­cu­men­tos re­cien­tes, no emi­ti­dos por las cor­tes o in­te­gran­tes su­yos con va­lor de ju­ris­pru­den­cia pe­ro sí con efec­tos ju­rí­di­cos y po­lí­ti­cos, ad­mi­ten di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes se­gún se ha­ga una lec­tu­ra li­te­ral o si se pre­fie­re una lec­tu­ra de con­tex­to.

La car­ta me­dian­te la cual el ma­gis­tra­do de la Cor­te Cons­ti- tu­cio­nal Jor­ge Ig­na­cio Pretelt Chal­jub so­li­ci­ta al Se­na­do una li­cen­cia no re­mu­ne­ra­da de dos me­ses pa­ra asu­mir su de­fen­sa, tie­ne un as­pec­to que lla­ma la aten­ción por la for­ma li­te­ral de ex­pre­sar­lo. Y es la in­ter­pre­ta­ción li­te­ral la per­ti­nen­te en su ca­so, aten­di­da la con­di­ción de ju­ris­ta del au­tor.

Se re­fie­re Pretelt al es­cán­da­lo en que es­tá en­vuel­to como de­ri­va­do de “una afir- ma­ción in­ju­rio­sa de un par­ti­cu­lar”. Sa­ben muy bien los abo­ga­dos que no es lo mis­mo, así ten­gan ele­men­tos co­mu­nes, una afir­ma­ción in­ju­rio­sa que una ca­lum­nio­sa. Si lo di­cho por el abo­ga­do Víc­tor Pa­che­co, de que Pretelt le pi­dió 500 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra in­ter­ce­der an­te otro ma­gis­tra­do pa­ra la re­so­lu­ción fa­vo­ra­ble de una tu­te­la, es fal­so, di­cha afir­ma­ción men­ti­ro­sa cons­ti­tu­ye ca­lum­nia, más que in­ju­ria. Ca­lum­nia por lo que im­pli­ca atri­buir­le in­jus­ta­men­te, con­tra la ver­dad y el de­re­cho, la co­mi­sión de un de­li­to, en es­te ca­so con­cu­sión.

Y el se­gun­do do­cu­men­to abier­to a la in­ter­pre­ta­ción es el ex­pe­di­do an­te­ayer por la Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de la Ra­ma Ju­di­cial, en el que los pre­si­den­tes de las al­tas cor­tes y el fis­cal ge­ne­ral de la Na­ción, di­cen te­ner atri­bu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra pe­dir­le la re­nun­cia a un ma­gis­tra­do, cui­dán­do­se, eso sí, de de­cir que lo ha­cen sin vul­ne­rar el de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia y al de­bi­do pro­ce­so.

Pe­ro a ren­glón se­gui­do ma­ni­fies­tan lo más re­le­van­te: “Cuan­do las ac­tua­cio­nes de un ma­gis­tra­do se cues­tio­nan se­ria­men­te, al pun­to que po­nen en te­la de jui­cio su trans­pa­ren­cia y pro­bi­dad, la Ra­ma Ju­di­cial en­te­ra se ve im­pac­ta­da ne­ga­ti­va­men­te, en­tre otras co­sas, por­que ve afec­ta­da su le­gi­ti­mi­dad (...)”.

Es­to pa­re­ce rom­per la an­ti­gua tra­di­ción de se­pa­rar en­tre las per­so­nas y las ins­ti­tu­cio­nes. Una acu­sa­ción de ve­na­li­dad con­tra un ma­gis­tra­do afec­ta a to­da la ra­ma, di­cen sus más al­tos per­so­ne­ros, apar­tán­do­se del con­sa­bi­do es­tri­bi­llo de las “man­za­nas po­dri­das”. Aho­ra es to­da la ra­ma la que car­ga con las con­se­cuen­cias, por un so­lo ca­so.

Tal vez se die­ron cuen­ta de que no es un so­lo ca­so. Son mu­chos y en to­das las ins­tan­cias. Oja­lá, eso sí, que guar­den cohe­ren­cia los se­ño­res ma­gis­tra­dos, y co­mien­cen por re­nun­ciar to­dos aque­llos que de igual for­ma han te­ni­do acu­sa­cio­nes se­rias so­bre su pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.