“El ciu­da­dano es un ra­tón con­tra un dra­gón voraz que es la Fis­ca­lía”

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JUAN CARLOS MON­ROY G. COLPRENSA

Si­gi­fre­do López di­ri­ge la Fun­da­ción De­fen­sa de Inocen­tes, que se es­pe­cia­li­za en víc­ti­mas de fal­sos tes­ti­gos. Di­ce que fis­ca­les abu­san del tes­ti­mo­nio de de­lin­cuen­tes.

Los cin­co me­ses que per­ma­ne­ció de­te­ni­do y se­ña­la­do como el “peor de­lin­cuen­te y gue­rri­lle­ro” por fal­sas acu­sa­cio­nes y erro­res de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral y el sis­te­ma pe­nal co­lom­biano lo mo­ti­va­ron a crear la Fun­da­ción De­fen­sa de Inocen­tes, que hoy di­ri­ge.

Ale­ja­do de la po­lí­ti­ca, el ex­dipu­tado va­lle­cau­cano Si­gi­fre­do López es­tá de­di­ca­do como abo­ga­do a la de­fen­sa de per­so­nas que, có­mo él, se de­cla­ran víc­ti­mas de fal­sos tes­ti­gos y de los fis­ca­les “que le dan to­da cre­di­bi­li­dad ju­di­cial a los tes­ti­mo­nios ex­pa­ra­mi­li­ta­res, gue­rri­lle­ros y de­lin­cuen­tes”.

¿Qué re­sul­ta­dos tie­ne la Fun­da­ción De­fen­sa de Inocen­tes que us­ted di­ri­ge?

“La fun­da­ción na­ció des­pués que la Fis­ca­lía re­co­no­ció su gra­ve error con­mi­go al dar­le cré­di­to a fal­sos tes­ti­gos (des­mo­vi­li­za­dos). Em­pe­za­mos ha­ce dos años y he­mos re­ci­bi­do 2 mil so­li­ci­tu­des de apo­yo le­gal, de las cua­les do­cu­men­ta­mos unos 100 ca­sos con in­di­cios de irre­gu­la­ri­da­des y ac­tua­mos en 17 pro­ce­sos ju­di­cia­les. He­mos en­con­tra­do ca­sos te­rri­bles que prue­ban lo des­equi­li­bra­do del sis­te­ma acu­sa­to­rio con­tra el ciu­da­dano”.

¿Qué irre­gu­la­ri­da­des han en­con­tra­do en los jui­cios en los que ac­túan de de­fen­sa?

“Mu­chos fis­ca­les abu­san al usar a tes­ti­gos que mienten pa­ra bus­car re­ba­jas de pe­nas como al­gu­nos ex­pa­ra­mi­li­ta­res y gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos. Y tam­bién te­ne­mos ca­sos de tes­ti­gos que tras des­cu­brir­se su fal­so tes­ti­mo­nio se­ña­lan que los fis­ca­les los pre­sio­na­ron pa­ra ha­cer acu­sa­cio­nes. O abo­ga­dos que ins­ti- gan a des­pla­za­dos a men­tir pa­ra re­cla­mar tie­rras des­po­ja­das que no lo son. Su­ce­de que los fis­ca­les tie­nen la fun­ción de acu­sar y dar re­sul­ta­dos y no to­dos tie­nen la va­len­tía de re­co­no­cer que no hay mé­ri­to pa­ra in­ves­ti­gar y pre­cluir la investigación... si tu­vie­ran ese va­lor las cár­ce­les no es­ta­rían lle­nas de tan­tos inocen­tes. Por eso con­si­de­ro que se de­be mo­di­fi­car el có­di­go pe­nal pa­ra equi­li­brar la des­ven­ta­ja que tie­ne el ciu­da­dano”.

Lo di­ce por su pro­pia ex­pe­rien­cia cuan­do fue acu­sa­do por el se­cues­tro y muer­te de los dipu­tados?

“Sí. En mi ca­so la prue­ba de la Fis­ca­lía en mi con­tra fue un co­te­jo con el que con­clu­ye­ron que mi na­riz coin­ci­día con la de un gue­rri­lle­ro (se­gún otro gue­rri­lle­ro y fal­so tes­ti­go). Y la prue­ba téc­ni­ca del FBI, por­que no per­mi­tí que me la hi­cie­ra la Fis­ca­lía a tra­vés de la Di­jín, de­ter­mi­nó que no era yo. En­ton­ces las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les se de­ben to­mar más con prue­ba cien­tí­fi­cas, por­que el tes­ti­mo­nio tie­ne mu­chas de­bi­li­da­des. La gen­te mien­te por in­te­rés, di­ne­ro, odio, amor, sim­pa­tía, po­lí­ti­ca, re­li­gión.

Pe­ro lo más im­por­tan­te es que el ciu­da­dano pro­ce­sa­do es­tá ca­si con­de­na­do y ha si­do chu­za- do, in­ves­ti­ga­da su vida y has­ta la acu­sa­ción del fis­cal no sa­be que hay en su con­tra pa­ra de­fen­der­se. Sin di­ne­ro pa­ra pa­gar bue­nos abo­ga­dos, es­tig­ma­ti­za­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pier­de su tra­ba­jo y has­ta los ban­cos le cie­rran las puer­tas. Es como un ra­tón con­tra un dra­gón voraz y po­de­ro­so que es la Fis­ca­lía, que tie­ne 47 mil fis­ca­les, in­ves­ti­ga­do­res, la­bo­ra­to­rios”.

¿En cuá­les ca­sos re­pre­sen­ta­ti­vos de víc­ti­mas fal­sos tes­ti­gos ac­túan us­te­des?

“Ga­na­mos el ca­so de Yi­dis Me­di­na a quien con­de­na­ron a 34 años por un mon­ta­je que le hi­cie­ron. Tam­bién el de el ca­so de Jo­sé Cri­san­to Gómez, acu­sa­do de gue­rri­lle­ro y de quien de­mos­tra­mos que por pre­sión de las Farc y su in­de­fen­sión tu­vo que cui­dar a Ema­nuel, el hi­jo de Cla­ra Ro­jas. Jus­to aho­ra avan­za­mos con la de­fen­sa del co­ro­nel Wi­lliam Mon­te­zu­ma y del in­ten­den­te Orobio Cai­ce­do, a quien echa­ron de la po­li­cía tras ser se­ña­la­do de ayu­dar a las Farc en el ata­que a la is­la Gor­go­na. Nues­tra investigación in­di­ca que es­tu­vo en 8 com­ba­tes con­tra la gue­rri­lla arries­gan­do su vida. Nos pa­re­ce sos­pe­cho­so que tras 20 años de ser­vi­cio in­ta­cha­ble, tras el ata­que en dos días la Fis­ca­lía tu­vie­ra lis­ta la acu­sa­ción”.

El per­dón que le pi­dió la Fis­ca­lía re­me­dió el da­ño

FO­TO

Si­gi­fre­do López fue se­cues­tra­do por Farc en 2002 cuan­do era dipu­tado y li­be­ra­do en 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.