HO­MI­CI­DIOS La im­pu­ni­dad en ho­mi­ci­dios sí es

En 2014 se dic­ta­ron 180 sen­ten­cias con­de­na­to­rias re­la­cio­na­das con de­li­tos con­tra la vida.

El Colombiano - - METRO - Por JO­SÉ GUILLERMO PA­LA­CIO

En 2014 la Uni­dad de De­li­tos con­tra la Vida, de la Fis­ca­lía Sec­cio­nal de Me­de­llín, lo­gró que en pro­me­dio, ca­da dos días, se dic­ta­ra una sen­ten­cia por he­chos de ho­mi­ci­dio, ré­cord en una so­cie­dad en la que los ac­tos re­la­cio­na­dos con esa con­duc­ta pu­ni­ti­va la im­pu­ni­dad ha re­gis­tra­do ni­ve­les de más del 90 por cien­to en el país y el 95 por cien­to en al­gu­nas ca­pi­ta­les. So­bre la la­bor que ade­lan­ta es­ta uni­dad, EL CO­LOM­BIANO ha­bló con su coor­di­na­do­ra, Ale­xan­dra Rincón Vé­lez, quien lle­va más de 20 años en la ins­ti­tu­ción.

La de­lin­cuen­cia en la ciu­dad de­jó de ser te­ma de asun­tos co­mu­nes pa­ra con­ver­tir­se en una red en­tre­na­da y or­ga­ni­za­da pa­ra ro­bar, ex­tor­sio­nar o ma­tar. ¿Có­mo res­pon­den us­te­des a esa si­tua­ción?

“Hoy, por lo me­nos, la Uni­dad de De­li­tos con­tra la Vida es­tá más or­ga­ni­za­da que ha­ce seis años. En­ten­di­mos que la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da es­ta­ba tra­ba­jan­do por dis­tri­bu­ción de fun­cio­nes y pa­ra ca­da una de ellas te­nía que ha­ber un área es­pe­cí­fi­ca pa­ra fun­cio­nar. Con­si­de­ra­mos que no­so­tros tam­bién de­bía­mos tra­ba­jar de ma­ne­ra or­de­na­da, con es­que­mas in­ves­ti­ga­ti­vos más efi­cien­tes y efi­ca­ces en la ju­di­cia­li­za­ción de los res­pon­sa­bles, so­bre to­do de los aten­ta­dos con­tra la vida y la in­te­gri­dad per­so­nal que ocu­rren en la ciu­dad. Con­si­de­ra­mos que de­bía­mos te­ner una es­pe­cia­li­za­ción más cer­ca­na fren­te a un área es­pe­cial de la ciu­dad. Los fis­ca­les de la Uni­dad de Vida hoy es­tán en cin­co zo­nas dis­tri­bui­das en las 16 co­mu­nas de Me­de­llín, lo que les per­mi­te te­ner ma­yor co­no­ci­mien­to so­bre las ban­das en ca­da ju­ris­dic­ción, cuá­les son sus com­po­nen­tes, qué ti­po de de­li­tos se les atri­bu­ye, cuá­les son sus cua­dran­tes, có­mo es­tán or­ga­ni­za­dos, dón­de hay cá­ma­ras pri­va­das y pú­bli­cas. To­da esa in­for­ma­ción nos lle­va a ser más efec­ti­vos en el des­en­mas­ca­ra­mien­to de es­tas ban­das y a eje­cu­tar ac­cio­nes más efec­ti­vas”.

¿La im­pu­ni­dad en el de­li­to de ho­mi­ci­dio si­gue sien­do muy al­ta?

“Ver­dad, lo es. En eso ve­ni­mos tra­ba­jan­do, en es­tan­da­ri­zar y ge­ne­rar pro­to­co­los de ac­tua­ción del primer res­pon­dien­te, de po­li­cía ju­di­cial den­tro de las pri­me­ras 24 ho­ras, de un fis­cal, de rea­li­zar per­fi­les de la víc­ti­ma, de te­ner ana­lis­tas. Sin em­bar­go, es­to es un Sis­te­ma Pe­nal Oral Acu­sa­to­rio que de­pen­de de un sis­te­ma so­cial, si es­te fa­lla, el pe­nal co­mien­za a res­que-

bra­jar­se. Si la so­cie­dad no nos ayu­da, tam­bién en el ade­lan­ta­mien­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes, nos que­da di­fí­cil a los in­ves­ti­ga­do­res lle­gar al cri­mi­nal”.

Es al­ta esa fal­ta de co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na

“Hay un al­to ín­di­ce de fal­ta de co­la­bo­ra­ción por par­te de la co­mu­ni­dad en el te­ma de ho­mi­ci­dios. Lo en­ten­de­mos por­que sa­be­mos que en los ba­rrios las ban­das son las que ejer­cen el con­trol so­cial y la gen­te te­me co­la­bo­rar por te­mor a ser des­pla­za­da, ase­si­na­do o que ata­quen a al­gún miem­bro de su fa­mi­lia. Sin em­bar­go, se vie­nen ofre­cien­do me­ca­nis­mos al­ter­na­ti­vos de pro­tec­ción de víc­ti­mas y tes­ti­gos que la gen­te los to­ma o no, por­que eso im­pli­ca res­tric­cio­nes pa­ra quien asu­me ser víc­ti­ma o tes­ti­go en un pro­gra­ma de la Fis­ca­lía”. sen­ten­cias se dic­ta­ron en Me­de­llín re­la­cio­na­das en de­li­tos con­tra la vida en 2014.

Así y to­do sor­pren­de el nú­me­ro de sen­ten­cias por de­li­tos de ho­mi­ci­dios fa­lla­dos en 2014...

“Sí, el año pa­sa­do la Uni­dad de De­li­tos con­tra la Vida tu­vo 180 sen­ten­cias de de­li­tos con­tra la vida, lo que sig­ni­fi­ca que hu­bo una sen­ten­cia ca­da dos días por esa con­duc­ta cri­mi­nal. Es­tas van des­de los 8 has­ta los 60 años de pri­sión”.

¿Cuán­tas ór­de­nes de cap­tu­ra se re­gis­tra­ron en ese pe­rio­do por ho­mi­ci­dios?

“Tu­vi­mos 151 ór­de­nes de cap­tu­ra que fue­ron so­li­ci­ta­das an­te los jue­ces de con­trol de ga­ran­tías, lo que sig­ni­fi­ca una or­den de cap­tu­ra ca­da dos días y me­dio y se rea­li­za­ron 80 impu­tacio­nes de car­gos, es­to es, una impu­tación ca­da cua­tro días por la mis­ma con-

duc­ta cri­mi­nal. Eso per­mi­te ver que es­ta uni­dad avan­zó en pro­ce­sos in­ves­ti­ga­ti­vos”.

¿Se ha­bía lo­gra­do an­tes tal efec­ti­vi­dad pa­ra rom­per la ca­de­na ho­mi­ci­da?

“Creo que no, an­tes era fis­cal en mu­ni­ci­pios y se tra­ba­ja­ban to­das las mo­da­li­da­des de­lic­ti­vas, por ello me­dir era muy di­fí­cil. Creo que es­ta uni­dad, por lo me­nos, el año pa­sa­do fue muy efec­ti­va y es­te año es­pe­ra­mos ser to­da­vía más efec­ti­vos, por­que la su­bu­ni­dad de de­li­tos cul­po­sos y muer­tes en ave­ri­gua­ción, que de­pen­de de es­ta uni­dad, en lo que va de 2015 ya lle­va 495 ca­sos que se han re­suel­to en la Fis­ca­lía y tie­ne 60 so­li­ci­tu­des pa­ra impu­tación, lo que prue­ba es que es una uni­dad bien exi­to­sa y que vie­ne re­sol­vien­do los asun­tos en muy cor­to tiem­po. En­tre un ac­ci­den­te de trán­si­to, un ho­mi­ci­dio cul­po­so y la de­fi­ni­ción de si es un ca­so que se impu­ta, pre­clu­ye o ar­chi­va, no es­tá trans­cu­rrien­do más de una se­ma­na”.

¿Có­mo se tra­ba­ja pa­ra des­con­ges­tio­nar el re­pre­sa­mien­to de ho­mi­ci­dios cul­po­sos?

“La re­pre­sa era de 2.100 ca­sos que se de­mo­ra­ban tres y cua­tro años pa­ra re­sol­ver­los. Hoy los es­ta­mos re­sol­vien­do en cin­co o seis días y se es­tá tra­tan­do de eva­cuar to­do lo que ha­bía re­pre­sa­do. Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en esa mo­da­li­dad de ho­mi­ci­dios cul­po­sos y muer­tes en ave­ri­gua­ción. Es­pe­ra­mos te­ner los mis­mos re­sul­ta­dos, si no tan op­ti­mis­tas, por lo me­nos la mi­tad de esos re­sul­ta­dos en ho­mi­ci­dios do­lo­sos, por­que ob­via­men­te es­tos tie­nen una ma­yor exi­gi­bi­li­dad en cuan­to a tes­ti­gos. Se ha­ce más di­fí­cil por cuan­to en los ho­mi­ci­dios do­lo­sos hay cap­tu­ras, la pe­na es ma­yor que la de los cul­po­sos y, de pron­to, no se­rá tan al­ta la ci­fra pe­ro es­pe­ra­mos que sea­mos más efec­ti­vos y efi­ca­ces en esa área de los ho­mi­ci­dios do­lo­sos”.

En una so­cie­dad que to­do lo quie­re cas­ti­gar con cár­cel, asom­bra la de­ci­sión que se adop­tó en el ca­so de las dos ni­ñas ha­lla­das des­cuar­ti­za­das y sus cuer­pos se­pul­ta­dos en ca­ne­cas con ce­men­to y cal…

“Cla­ro. Pien­so que tam­bién hay mu­cho po­pu­lis­mo pu­ni­ti­vo. En­ton­ces, se ge­ne­ran un mon­tón de im­pre­ci­sio­nes cuan­do se ha­bla del des­cuar­ti­za­mien­to de es­tas dos mu­cha­chas. En­tien­do la gra­ve­dad del asun­to y qui­sié­ra­mos ha­ber­lo re­suel­to de una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.