De­rro­ta­ble: Fis­cal

El Colombiano - - METRO - ALE­XAN­DRA VÉ­LEZ RINCÓN ALE­XAN­DRA VÉ­LEZ RINCÓN

“El ca­so de las mu­cha­chas ha­lla­das des­cuar­ti­za­das si­gue abier­to (...) la ver­dad sal­drá a flo­te”.

pa­da por el asun­to y por dar­le una so­lu­ción jus­ta o por lo me­nos que les die­ra al­gún ti­po de tran­qui­li­dad a las víc­ti­mas, asu­mió la investigación y se la asig­nó a otra fis­cal, quien en­tien­do im­pu­tó obs­truc­ción a la jus­ti­cia o al­te­ra­ción a me­dios pro­ba­to­rios y has­ta don­de ten­go en­ten­di­do es­te se­ñor fue con­de­na­do por ese de­li­to. Eso no sig­ni­fi­ca que el ca­so se cie­rra. Has­ta tan­to no de­fi­na­mos qué las ma­tó no de­ja­re­mos de in­ves­ti­gar. Te­ne­mos el tér­mino de pres­crip- ción pa­ra ade­lan­tar esa investigación y nos lo to­ma­re­mos has­ta sa­ber qué ocu­rrió en ese asun­to.

Hay una ti­po­lo­gía del cri­mi­nal en la ciu­dad…

“No, hay di­ver­sas ti­po­lo­gías, hay crí­me­nes si­ca­ria­les, pa­sio­na­les, por ven­gan­zas. Hay mo­men­tos en los que se en­fren­tan ban­das en de­ter­mi­na­da co­mu­na y eso dis­pa­ra los ho­mi­ci­dios en una zo­na, otros en los que esos he­chos se cal­man y sur­gen otros ti­pos de ho­mi­ci­dios que guar­dan re­la­ción con otros mo­ti­vos e hi­pó­te­sis de­lic­ti­vas”.

¿Quién es­tá de­trás los si­ca­rios en la ciu­dad?

“De eso hay un li­bro que lo es­cri­bió Alon­so Salazar, No na­ci­mos pa se­mi­lla, y ha­ce como un per­fil de quién es un si­ca­rio, có­mo cre­cen esos mu­cha­chos, les ma­tan la afec­ti­vi­dad y se con­vier­ten en si­ca­rios al ser­vi­cio de cual­quier or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal”.

Pe­ro tam­bién hay una investigación que prue­ba que mu­chos de los si­ca­rios del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, que sí na­cie­ron pa­ra se­mi­lla, eran de es­tra­tos al­tos.

“Cla­ro, hay mo­men­tos en la vida en que las opor­tu­ni­da­des o las cir­cuns­tan­cias lo lle­van a us­ted a to­mar de­ci­sio­nes. Uno no pue­de es­te­reo­ti­par al que es po­bre, de la co­mu­na, de la ba­rrial, sin nin­gu­na opor­tu­ni­dad como el si­ca­rio. Pue­de ocu­rrir tam­bién que el mu­cha­cho con las me­jo­res opor­tu­ni­da­des ter­mi­na como si­ca­rio, es una de­ci­sión per­so­nal. Hoy los ase­si­nos a sueldo son per­so­nas muy di­fe­ren­tes a las que se en­lis­ta­ron en la gue­rra del nar­co­trá­fi­co de Pablo Es­co­bar. Hoy pue­den ser per­so­nas que sim­ple­men­te han vis­to como una for­ma de vi­vir, ma­tar, como un tra­ba­jo”.

Fis­cal Fis­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.