Yiha­dis­tas del EI die­ron un gol­pe le­tal a chiíes de Ye­men

El gru­po di­jo que cin­co ata­can­tes sui­ci­das lle­va­ron a ca­bo lo que des­cri­bió como una “ope­ra­ción ben­di­ta” con­tra las “ma­dri­gue­ras de los chiíes”.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DIA­NA CA­RO­LI­NA JI­MÉ­NEZ REUTERS

Los dos do­bles aten­ta­dos de ayer con­tra dos mez­qui­tas chiíes en Sa­ná, que fue­ron reivin­di­ca­dos por el gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) y cau­sa­ron por lo me­nos 120 muer­tos y 150 he­ri­dos, hun­die­ron aún más a Ye­men en una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca y de se­gu­ri­dad, y le con­fir­ma­ron a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que el gru­po ex­ten­dió sus ten­tácu­los a un rit­mo im­pa­ra­ble.

Los ata­ques de ayer se pro­du­je­ron de for­ma si­mul­tá­nea con­tra las mez­qui­tas de Badr, en el cen­tro de Sa­ná, y Al Has­hush, en el ba­rrio sep­ten­trio­nal de Al Ya­rraf, to­das ellas fre­cuen­ta­das por fie­les chiíes.

Ca­da mez­qui­ta fue ata­ca­da por dos sui­ci­das; uno de ellos de­to­nó su car­ga ex­plo­si­va en el pues­to de con­trol es­ta­ble­ci­do fue­ra de la mez­qui­ta, mien­tras el se­gun­do apro­ve­chó la si­tua­ción pa­ra irrum­pir en el tem­plo y ha­cer es­ta­llar sus ex­plo­si­vos en me­dio de la mul­ti­tud.

Ho­ras des­pués, la te­le­vi­sión ofi­cial del gru­po re­bel­de chií de los hu­tíes di­jo que otra ex­plo­sión en la ciu­dad sep­ten­trio­nal de Saa­da, bas­tión de la or­ga­ni­za­ción, con­tra una mez­qui­ta, ele­vó el to­tal de víc­ti­mas en las ex­plo­sio­nes de ayer a 137 muer­tos y 345 he­ri­dos.

El más gra­ve ata­que

El Es­ta­do Is­lá­mi­co se atri­bu­yó en un men­sa­je de au­dio di­fun­di­do por la ra­dio de es­te gru­po yiha­dis­ta, Al Ba­yan, que emi­te por in­ter­net, la au­to­ría de los ata­ques.

“Los hu­tíes tie­nen que sa­ber que los sol­da­dos del EI no van a es­tar tran­qui­los has­ta erra­di­car­los y cor­tar el bra­zo del pro­yec­to chií en el Ye­men”, se­ña­ló el lo­cu­tor, en alu­sión a las pre­sio­nes de los hu­tíes con­tra el Go­bierno ye­me­ní, que han su­mi- do al país en una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca y de se­gu­ri­dad en los úl­ti­mos me­ses.

Agre­gó que “es­ta ope­ra­ción es so­lo el prin­ci­pio de lo que va a ve­nir en el fu­tu­ro” y que los yiha­dis­tas se ven­ga­rán por la san­gre de los mu­sul­ma­nes que fue de­rra­ma­da y por las mez­qui­tas que fue­ron des­trui­das”.

El aten­ta­do de ayer se­ría el ma­yor ata­que co­me­ti­do por sim­pa­ti­zan­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Ye­men y una se­ñal omi­no­sa de que la in­fluen­cia del gru­po que ya con­tro­la una bue­na par­te de Irak y Si­ria se ha ex­ten­di­do a es­ta na­ción, don­de una po­de­ro­sa fi­lial del gru­po mi­li­ciano Al Qae­da ya ope­ra.

Ade­más, se tra­ta del primer aten­ta­do te­rro­ris­ta reivin­di­ca­do por el EI en te­rri­to­rio ye­me­ní, con­si­de­ra­do como la ba­se de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Al Qae­da en la Pe­nín­su­la Ará­bi­ga.

La ONU, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea con­de­na­ron los aten­ta­dos: “To­das las par­tes de­ben ad­he­rir­se a sus com­pro­mi­sos pa­ra re­sol­ver sus di­fe­ren­cias por la vía pa­cí­fi­ca”, di­jo el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-Moon

FO­TO

El Es­ta­do Is­lá­mi­co di­jo ayer que los ata­ques eran una ad­ver­ten­cia del “río que es­tá por ve­nir” con­tra los re­bel­des chiíes, co­no­ci­dos como hu­tíes, que tie­nen en su po­der la ca­pi­tal de Ye­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.