Don Qui­jo­te se­rá “tra­du­ci­do” al cas­te­llano ac­tual

El Colombiano - - TENDENCIAS - JUAN AN­TO­NIO AGUDELO Por EFE

po­si­na—se la de­di­có a un amor de va­ca­cio­nes. Es­tan­do él muy jo­ven lle­ga una ni­ña de Mom­pox lla­ma­da Edith Ca­bra­les, creo, y él se enamo­ra mu­cho de la jo­ven y le crea es­ta can­ción, y ha­bla del otro jar­di­ne­ro, que era otro pre­ten­dien­te ban­que­ro, pe­ro mi pa­pá co­men­ta­ba que gra­cias a la gui­ta­rra y a su ca­pa­ci­dad de ha­cer mú­si­ca y de can­tar, ter­mi­nó con­quis­tán­do­la.

El maes­tro era cu­rio­so y lo que vio cuan­do es­ta­ba ni­ño, lue­go de an­da­rie­go —por­que el maes­tro se fue de ca­sa a los 16 años a re­co­rrer pue­blos, ciu­da­des y has­ta a cru­zar fron­te­ras—, y des­pués enamo­rán­do­se y des­ena­mo­rán­do­se lo es­cri­bió en sus le­tras. Él era un gran ob­ser­va­dor, y se­gu­ra­men­te, un gran es­cu­cha­dor, aun­que a la hi­ja le pa­rez­ca que era más lo pri­me­ro.

La cu­rio­si­dad lo lle­vó a Car­ta­ge­na, a Ca­li, Pa­na­má, Chile, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Mé­xi­co. Tam­bién pa­só por An­tio­quia, don­de al­guien le di­jo que po­dría ser mi­ne­ro y ga­nar bue­na pla­ta. En Me­de­llín vi­vió en el ba­rrio Gua­ya­quil y fue don­de ga­nó su primer con­cur­so, La voz de An­tio­quia, con un pa­si­llo, Pe­sa­res, él que nun­ca ha­bía he­cho pa­si­llos has­ta en­ton­ces.

— Me­de­llín fue un lu­gar muy im­por­tan­te pa­ra mi pa­pá. Ahí des­pe­ga ver­da­de­ra­men­te como com­po­si­tor.

Por­que Be­ni­to no se fue por un so­lo gé­ne­ro. De cum­bias y po­rros lle­gó has­ta el tan­go, pa­só por la ran­che­ra, el bo­le­ro, el bam­bu­co, el dan­zón, el va­lle­na­to, la cum­bia, el cu­rru­lao, el val­se. No ha­bía lí­mi­tes pa­ra don Jo­sé.

—Mi­ra, lo que pa­sa es que cuan­do él de­ci­de ser un com­po­si­tor tan gran­de como Agus­tín Lara y de­más, de­ci­de ex­plo­rar el mun­do, por de­cir­lo así, y lle­ga a la Ar­gen­ti­na y se en­cuen­tra con una cul­tu­ra del tan­go, a Mé­xi­co y se en­cuen­tra la cul­tu­ra de la ran­che­ra. El in­te­rior del país jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en su desa­rro­llo como com­po­si­tor, se en­cuen­tra con el bam­bu­co, el pa­si­llo, el cu­rru­lao. Eso ha­ce que él apren­da. Él era un cons­tan­te alumno de la vida.

Fue po­li­zón

No le im­por­tó in­clu­so via­jar como po­li­zón. Ro­dó has­ta 1950, cuan­do ya se que­dó en el país. Eso le abrió el mun­do pa­ra es­cri­bir. “Ade­más de su ver­sa­ti­li­dad como mú­si­co —es­cri­bió el cro­nis­ta Al­ber­to Sal­ce­do Ra­mos en su co­lum­na de domingo en EL CO­LOM­BIANO—, Ba­rros era va­ria­do en sus le­tras. Lo mis­mo po­día es­cri­bir una pie­za na­rra­ti­va que una lí­ri­ca, lo mis­mo po­día com­po­ner una ele­gía pa­ra ce­le­brar a una bo­ga que una can­ción pi­ca­res­ca pa­ra mo­far­se de un mal ve­cino. Era na­rra­dor como Ra­fael Es­ca­lo­na,

Lan­za en astillero, adar­ga an­ti­gua” es “lan­za ya ol­vi­da­da, es­cu­do an­ti­guo” en la “tra­duc­ción” al cas­te­llano ac­tual que el es­cri­tor An­drés Tra­pie­llo ha he­cho de Don Qui­jo­te de la Mancha, una edi­ción que sal­drá a la ven­ta en ju­nio con pró­lo­go de Ma­rio Var­gas Llo­sa, in­for­mó a Efe el au­tor.

Tra­pie­llo, quien tam­bién se ha en­car­ga­do, en­tre otras obras, de Al mo­rir don Qui­jo­te y El fi­nal de San­cho Pan­za y otras suer­tes, ha ver­ti­do “ín­te­gra y fiel­men­te” la obra de Mi­guel de Cer­van­tes y el re­sul­ta­do, ase­gu­ra el No­bel pe­ruano, es que

Es­cri­to por An­drés Tra­pie­llo, y con pró­lo­go de Ma­rio Var­gas Llo­sa, la edi­ción sal­drá a

la ven­ta en ju­nio. Re­ju­ve­ne­ce la obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.