CRÍ­TI­CA

El Colombiano - - TENDENCIAS - COLPRENSA

Ha­ce va­rios días ter­mi­nó la sex­ta edi­ción del Fes­ti­val Es­té­reo Pic­nic en la ciu­dad de Bo­go­tá. És­te se ha con­so­li­da­do como el es­pa­cio de mú­si­ca y en­tre­te­ni­mien­to que nos de­mues­tra que los con­cier­tos de­ben ser ex­pe­rien­cias. Es­té­reo Pic­nic ha he­cho una revolución cul­tu­ral y es­té­ti­ca al­re­de­dor del rock, la elec­tró­ni­ca, world mu­sic y otras ten­den­cias so­no­ras que par­ten de la al­ter­na­ti­vi­dad. Des­de el anun­cio de su li­ne up en re­des so­cia­les, el Fes­ti­val re­ci­bió cien­tos de crí­ti­cas des­truc­ti­vas por par­te del pú­bli­co que sin ar­gu­men­tos, no acep­ta­ban que en es­te lis­ta­do de ar­tis­tas se tu­vie­ran ban­das na­cio­na­les. És­te fue su gran re­to, sa­car de la zo­na de con­fort al pú­bli­co y de­cir­le: ¡Hey, la mú­si­ca co­lom­bia­na tam­bién pue­de al­ter­nar con los ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les! Pre­ci­sa­men­te asu­mir es­te re­to ha de­mos­tra­do que es­te Fes­ti­val es con­se­cuen­te con el ar­te, es­tá for­man­do pú­bli­co y es­tá mos­tran­do el po­der y ca­li­dad de nues­tra mú­si­ca. Oja­lá esa cuo­ta na­cio­nal au­men­te en ca­da edi­ción. A pe­sar de es­tos as­pec­tos po­si­ti­vos, no to­do fue bueno, y no con el áni­mo de des­truir, pe­ro sí de me­jo­rar des­de la re­fle­xión. El trans­por­te y la ubi­ca­ción del par­que 222 es uno de los pun­tos ne­gros que siem­pre en­tra a dis­cu­sión, y es bueno re­plan­tear es­te lu­gar ya que si es­te even­to se asu­me como un fes­ti­val na­cio­nal, de­be­ría pen­sar en los ha­bi­tan­tes de las de­más ciu­da­des que lle­gan a Bo­go­tá; la ver­dad es di­fí­cil y cos­to­so lle­gar ahí ¿Por qué no el Par­que Si­món Bo­li­var como una op­ción? Por otro la­do, el mú­si­co Ro­bi Dra­co Rosa ba­jó 9 mi­nu­tos an­tes de ter­mi­nar su pre­sen­ta­ción en el es­ce­na­rio prin­ci­pal, con enojo por la dis­po­si­ción y so­ni­do de las de­más ta­ri­mas. Mu­chos ar­gu­men­tan que es un ar­tis­ta que­jum­bro­so, y que los fes­ti­va­les fun­cio­nan de esa ma­ne­ra. A par­te de eso, en al­go tie­ne ra­zón Dra­co, pues el so­ni­do no de­be afec­tar las pre­sen­ta­cio­nes de los ar­tis­tas que sue­nan en si­mul­tá­nea y me­nos en un fes­ti­val que pien­sa ca­da de­ta­lle. Creo que la que­ja de Dra­co po­dría ser bien re­ci­bi­da pen­san­do siem­pre en me­jo­rar. Año a año, es­te fes­ti­val se se­gui­rá con­vir­tien­do en el even­to es­pe­ra­do del pú­bli­co, en el fes­ti­val de ni­vel mun­dial en Co­lom­bia que le dio una lec­ción a los fes­ti­va­les pú­bli­cos. Sue­ños so­no­ros como The Ki­llers, Jack Whi­te, Chet Fa­ker, Tv on the Ra­dio, Alt-J, Mgmt, New Or­der, Ve­tus­ta Mor­la, Pi­xies, Red Hot Chi­li Pep­pers, Ni­ne Inch Nails, en­tre otros, son una reali­dad. Aho­ra ¿Qué más si­gue? Gra­cias Es­té­reo Pic­nic por mos­trar­nos como se mue­ve la mú­si­ca en el mun­do. Nos ve­mos en un año.

Las prin­ce­sas de Dis­ney han es­ta­do en nues­tras vi­das des­de que Walt Dis­ney lle­vó a Blan­ca­nie­ves y sus sie­te enani­tos al ci­ne en 1937.

A ella se le unie­ron con el tiem­po, en­tre otras, Ra­pun­zel, Ariel (La si­re­ni­ta), Au­ro­ra (La bella dur­mien­te), Bella (La bella y la bes­tia), quien pró­xi­ma­men­te se­rá in­ter­pre­ta­da por Em­ma Wat­son en su nue­va pe­lí­cu­la, y Ce­ni­cien­ta, quien ya es­tre­nó cin­ta es­ta se­ma­na.

Sin em­bar­go, va­rios ar­tis­tas han he­cho di­fe­ren­tes re­in­ter­pre­ta­cio­nes de ta­les per­so­na­jes, en las que las han ilus- tra­do con me­di­das y fac­cio­nes reales, las han ves­ti­do con atuen­dos de la épo­ca en que las si­túan sus res­pec­ti­vas his­to­rias y has­ta las han cam­bian­do de gé­ne­ro.

Aquí al­gu­nas vi­sio­nes de có­mo se­rían las prin­ce­sas de Dis­ney se­gún las crea­cio­nes de es­tos ar­tis­tas

FO­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.