“SI ME VOY YO NOS VA­MOS TO­DOS”: TE­RRI­BLE RE­SU­MEN DE LA POS­TRA­CIÓN MO­RAL DE UNA NA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN -

Mue­ran Sansón y los fi­lis­teos, es el men­sa­je ai­ra­do que el arrin­co­na­do ma­gis­tra­do Jor­ge Pretelt gri­tó es­ta se­ma­na, cuan­do to­do el mun­do es­pe­ra­ba su re­nun­cia. No so­lo no re­nun­ció sino que em­pe­zó a des­gra­nar las im­pu­di­cias que los co­le­gas de su Cor­te y de las otras con­si­de­ra­ban com­ple­ta- men­te nor­ma­les: trá­fi­co de in­fluen­cias, clien­te­lis­mo, ri­que­za, com­pa­dreo con abo­ga­dos du­chos en in­tri­gas y re­ga­los.

“Si me voy yo nos va­mos to­dos” es el nue­vo es­lo­gan que ra­ti­fi­ca que el ni­vel éti­co en la cú­pu­la ju­di­cial es tan ín­fi­mo que to­dos tie­nen que an­dar con cui­da­do, no va­ya a ser que a uno o va­rios de ellos les dé por can­tar­se las ver­da­des a tra­vés de los mi­cró­fo­nos, an­te una ciu­da­da­nía ató­ni­ta que ra­ti­fi­ca que su éli­te po­lí­ti­ca y ju­di­cial lle­va tiem­po com­por­tán­do­se con los mis­mos mé­to­dos de aque­llos a quie­nes di­chos jue­ces ten­drían que po­ner en­tre re­jas.

En 1991 la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te re­vo­có el man­da­to del Con­gre­so, por con­si­de­rar­lo co­rrup­to. Lo que vino des­pués fue peor. Hoy las Farc, ca­da vez más en­va­len­to­na­das, exi­gen otra cons­ti­tu­yen­te, pues vis­to lo vis­to, se con­si­de­ran las lla­ma­das a pu­ri­fi­car las ins­ti­tu­cio­nes. Tal es el gra­do de pos­tra­ción mo­ral de es­ta Na­ción. Y an­te el es­pec­tácu­lo de unas al­tas cor­tes en­fan­ga­das en la po­li­ti­que­ría y el trá­fi­co de in­fluen­cias, los enemi­gos ar­ma­dos del Es­ta­do se fro­tan las ma­nos. La di­ri­gen­cia del país no tu­vo nin­gu­na no­ción de dig­ni­dad, ni de fu­tu­ro ni de hon­ra­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.