DE­FEN­SOR Cuan­do los nú­me­ros con­fun­den...

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por VÍC­TOR LEÓN ZU­LUA­GA S. COLPRENSA

La re­fle­xión ini­cia­da en la co­lum­na an­te­rior so­bre las equi­vo­ca­cio­nes que se sue­len pre­sen­tar en las in­for­ma­cio­nes que con­tie­nen nú­me­ros, por­cen­ta­jes o des­crip­ción de uni­da­des, con­ti­núa hoy. Los lec­to­res Mi­chel Ta­ver­niers, Luis Al­fre­do Molina Lo­pe­ra, Jor­ge Iván Osorio, Jor­ge Aran­go, en­tre otros, se­ña­lan erro­res en sus asi­duos y per­ti­nen­tes co­men­ta­rios y crí­ti­cas.

Uno de los ga­za­pos se re­gis­tra en la es­cri­tu­ra de las cifras de­ci­ma­les. Si bien la Real Aca- de­mia Es­pa­ño­la ad­mi­te que se pue­den usar tan­to el pun­to como la co­ma, el Ma­nual de es­ti­lo y redacción de El Co­lom­biano de­ter­mi­na el uso de la co­ma en vez del pun­to. Por es­ta ra­zón en el pe­rió­di­co no se de­be usar el pun­to.

Se cae en con­fu­sio­nes cuan­do se com­bi­nan pa­la­bras y cifras. La nor­ma ge­ne­ral es que so­lo se usen los nú­me­ros. No obs­tan­te cuan­do se tra­ta de sus­tan­ti­vos nu­me­ra­les como mi­llar, mi­llón bi­llón, etc., se pue­den es­cri­bir es­tas pa­la­bras.

El Ma­nual del pe­rió­di­co di­ce al res­pec­to: “Al es­cri­bir ci- fras se de­ben usar pun­tos pa­ra se­pa­rar los mi­lla­res, los mi­llo­nes, los bi­llo­nes. Ejem­plos: 101.032; 4.056.398; 12.000.000.000.000. La co­ma de­be usar­se só­lo pa­ra los nú­me­ros de­ci­ma­les, así: 2,5; 0,3.”.

Tam­bién hay equi­vo­ca­cio­nes en los or­di­na­les al con­fun­dir­los con los frac­cio­na­rios. Un ca­so fre­cuen­te es de­cir on­cea­vo por un­dé­ci­mo; vein­tea­vo por vi­gé­si­mo; cua­ren­ta­vo por cua­dra­gé­si­mo.

Las crí­ti­cas re­ci­bi­das des­cu­bren otro error co­mún: el mal ma­ne­jo que se les da a las uni­da­des de me­di­da. Por ejem­plo en ca­sos de su­per­fi­cies se es­cri­ben me­tros o ki­ló­me­tros pe­ro no se es­pe­ci­fi­can que se tra­ta de me­tros o ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Y con­fu­sio­nes si­mi­la­res en can­ti­da­des que ex­pre­san vo­lu­men, po­ten­cia, ma­sa, tiem­po, in­ten­si­dad eléc­tri­ca y por­cen­ta­jes.

No obs­tan­te, con­si­de­ro que los pe­rio­dis­tas de­be­mos po­ner nú­me­ros pa­ra in­for­mar me­jor, con más pre­ci­sión. Es­toy muy de acuer­do con el pen­sa­mien­to de John Allen Pau­los, ma­te­má­ti­co, in­ves­ti­ga­dor y es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se cuan­do di­ce que: “Des­pués de los ti­tu­la­res, den- Pa­ra 25 años des­pués del ase­si­na­do de Ber­nar­do Ja­ra­mi­llo, no es mu­cho lo que ha cam­bia­do. “Cual­quier muer­te de un di­ri­gen­te in­de­pen­dien­te es al­go ne­fas­to”. Pa­ra es­te di­ri­gen­te po­lí­ti­co no son cier­tas las ver­sio­nes que se­ña­lan que en Co­lom­bia lle­va­mos más de 50 años de gue­rra, pues con­si­de­ra que son mu­chos más. “En es­te país des­de la muer­te de Ja­ra­mi­llo y mu­chos otros di­ri­gen­tes más, “he­mos vis­to có­mo se ase­si­na a una per­so­na por el só­lo he­cho de no com­par­tir sus pen­sa­mien­tos o sus ex­pre­sio­nes”.

“No hay de­re­cho que se le qui­te la vida a una per­so­na so­lo por sus ideas, sin im­por­tar si se com­par­ten o no”, agre­ga, al cues­tio­nar las que lla­mó “prác­ti­cas po­li­ti­que­ras y co­rrup­tas que se han to­ma­do el país, y que al ver a al­guien bri­llar por sus ideas de cam­bio se­gu­ro se­rá ase­si­na­do” tro de ca­da his­to­ria, el pe­rio­dis­ta de­be res­pon­der a las cin­co W del pe­rio­dis­mo: ¿quién, qué, dón­de, cuán­do, por qué? (who, what, whe­re, when, why?). Pe­ro con cier­tos te­mas, como es­ta­dís­ti­cas, son­deos, es­tu­dios cien­tí­fi­cos, etc., eso no es su­fi­cien­te. Hay que res­pon­der pre­gun­tas más allá de las clá­si­cas: ¿cuán­to?, ¿con qué fre­cuen­cia?, ¿con qué ta­sa?, ¿la ta­sa cre­ce o de­cre­ce?, pa­ra con­tex­tua­li­zar la in­for­ma­ción y po­ner­la en pers­pec­ti­va...”.

Es­crí­ba­le al De­fen­sor de las au­dien­cias­de­fen­sor­deau­dien­cias@el­co­lom­biano.com.co

Ba­rra­gán di­ce que Ja­ra­mi­llo dio otra op­ción al bi­par­ti­dis­mo. Fo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.