RO­BO DE CE­LU­LA­RES DE­BE TE­NER UN CON­TROL VER­DA­DE­RO

El Colombiano - - OPINIÓN -

Ya es­tá in­ven­ta­do el sis­te­ma que fre­na­ría el ro­bo de ce­lu­la­res, pe­ro el de­li­to se mul­ti­pli­ca. La Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Ope­ra­do­res Mó­vi­les, que le si­gue la pis­ta al ro­bo de ce­lu­la­res en el Con­ti­nen­te, sos­tie­ne que en Co­lom­bia se ro­ban más de un mi­llón de equi­pos al año, pe­ro las de­nun­cias por hur­to no lle­gan ni al 2 %. Así las au­to­ri­da­des com­pro­me­tan to­dos sus es­fuer­zos pa­ra com­ba­tir el mal, los mis­mos que­dan como pa­ños de agua tibia si el de­li­to es ex­car­ce­la­ble, las víc­ti­mas no de­nun­cian y los fa­bri­can­tes no se po­nen de acuer­do en el dis­po­si­ti­vo que cie­rre to­do atrac­ti­vo al de­lin­cuen­te. Mien­tras la so­cie­dad du­da, al pas­tel del hur­to en­tran ba­crim, re­des in­ter­na­cio­na­les y ase­si­nos como los que ma­ta­ron a un sa­cer­do­te pa­ra des­po­jar­lo de su equi­po el pa­sa­do fin de se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.