Por qué Isa­gén no de­be ven­der­se

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA -

Isa­gén na­ció en me­dio de la cri­sis ener­gé­ti­ca que vi­vió el país en 1992, epi­so­dio que no se de­be re­pe­tir. La ga­ran­tía de la so­be­ra­nía ener­gé­ti­ca del país es que el Es­ta­do par­ti­ci­pe ac­ti­va­men­te en su ge­ne­ra­ción, rea­li­zan­do las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos al­ter­na­ti­vos, como lo es­tá ha­cien­do Isa­gén. Es­ta em­pre­sa no so­lo ha in­ver­ti­do en hi­dro­eléc­tri­cas, una for­ma de ener­gía –de le­jos– más lim­pia que el car­bón, sino que tam­bién lo es­tá ha­cien­do en pro­yec­tos geo­tér­mi­cos y eó­li­cos. La geo­gra­fía y los re­cur­sos na­tu­ra­les de Co­lom­bia son ma­te­ria pri­ma va­lio­sí­si­ma pa­ra con­ver­tir­se en una po­ten­cia ener­gé­ti­ca re­gio­nal, que ase­gu­re el su­mi­nis­tro na­cio­nal y per­mi­ta sa­car pro­ve­cho a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ade­más, brin­da­ría al país un ele­men­to fun­da­men­tal de la com­pe­ti­ti­vi­dad que tan­to ne­ce­si­ta la agri­cul­tu­ra y la in­dus­tria. Pe­ro al­go que pa­re­ce ob­vio, ha si­do uti­li­za­do por el pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos y el mi­nis­tro de Ha­cien­da Mauricio Cár­de­nas en con­tra de los in­tere­ses del país. A Isa­gén no la quie­ren ven­der por mal ne­go­cio; to­do lo con­tra­rio. Los ex­tran­je­ros que as­pi­ran a com­prar­la co­no­cen muy bien su va­lor es­tra­té­gi­co, ese mis­mo que el go­bierno de­se­cha. Como el Go­bierno no tie­ne ar­gu­men­tos téc­ni­cos, fi­nan­cie­ros o ad­mi­nis­tra­ti­vos pa­ra jus­ti­fi­car la ven­ta de su par­ti­ci­pa­ción en Isa­gén, ha eva­di­do el de­ba­te y lle­gó al pun­to de en­ga­ñar a los co­lom­bia­nos so­bre sus ver­da­de­ras mo­ti­va­cio­nes. Ha in­sis­ti­do en que re­em­pla­za­rá a Isa­gén por otro ac­ti­vo pú­bli­co, lo cual es fal­so. Los re­cur­sos de la ven­ta de es­ta em­pre­sa se uti­li­za­rán pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas fi­nan­cie­ros que afron­tan hoy quie­nes quie­ren par­ti­ci­par en las con­ce­sio­nes de las vías 4G (de cuar­ta ge­ne­ra­ción). De es­ta for­ma, Santos rea­li­za­rá un nue­vo ac­to de ‘ma­gia’, en el que con­ver­ti­rá una ren­ta­ble em­pre­sa de ener­gía en un ta­rri­to de mer­me­la­da. Oja­lá los co­lom­bia­nos reac­cio­ne­mos an­tes de que ocu­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.