El llan­to aho­ga­do del co­le­gio de Hal­tern

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por IS­MAEL MON­ZÓN Hal­tern Am See, Ale­ma­nia AFP

El pue­blo ale­mán de Hal­tern am See des­pi­de a los dos pro­fe­so­res y a los 16 es­tu­dian­tes de in­ter­cam­bio muer­tos el mar­tes en el ac­ci­den­te del vue­lo 9525 de Ger­man­wings.

Aria­na atra­vie­sa la ca­lle del co­le­gio Jo­seph-Koe­nig a me­dia ma­ña­na. Las cla­ses es­tán sus­pen­di­das, a sus au­las so­lo acu­de un equi­po de si­có­lo­gos y los alum­nos que bus­can su ayu­da. Es­ta ni­ña de 15 años es una de las que lo ne­ce­si­tan. No han pa­sa­do ni 24 ho­ras des­de que se en­te­ró de que dos de sus com­pa­ñe­ras de la cla­se de es­pa­ñol y más ín­ti­mas ami­gas mu­rie­ron en un ac­ci­den­te aé­reo. Un via­je que ella re­cha­zó.

Los 16 alum­nos de en­tre 14 y 16 años, más dos de sus pro­fe­so­ras de es­ta es­cue­la, ha­bían par­ti­ci­pa­do en un in­ter­cam­bio con es­tu­dian­tes del pe­que­ño pue­blo de Bar­ce­lo­na, Lli­nars del Va­llès. Los es­co­la­res del cen­tro es­pa­ñol ha­bían es­ta­do en Ale­ma­nia en di­ciem­bre y aho­ra es­tos les de­vol­vían la vi­si­ta.

“Ha­bían dis­fru­ta­do mu­chí­si­mo del via­je y me di­je­ron que es­ta­ban muy fe­li­ces por vol­ver, pe­ro nun­ca lo hi­cie­ron”, re­la­ta. Son al­gu­nas de las po­cas pa­la­bras que le sa­len a la jo­ven. “No pue­do pen­sar, me que­dé con ga­nas de ir a Es­pa­ña, pe­ro si aho­ra sur­ge la po­si­bi­li­dad, no iría ja­más”, aña­de.

Aria­na tam­bién re­cha­za par­ti­ci­par en cual­quier ac­to pú­bli­co, pre­fie­re es­tar so­la. A la ho­ra a la que de­be­rían ini­ciar­se las cla­ses, una ma­ra­ña de bi­ci­cle­tas pue­bla la en­tra­da al co­le­gio. Aun­que no du­ra­rán más que unos mi­nu­tos. Uno a uno, es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res o sim­ples ve­ci­nos acu­den in­di­vi­dual­men­te a de­po­si­tar ve­las o ra­mos de flo­res.

El due­lo se guar­da por den­tro, nin­gún es­tré­pi­to in­te­rrum­pe el si­len­cio. So­lo du­ran­te la tar­de, las cam­pa­nas de la igle­sia de San Six­to, que do­mi­na el cen­tro de es­te pe­que­ño mu­ni­ci­pio de la prós­pe­ra re­gión de Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, rom­pe la mo­no­to­nía con un so­nar de cam­pa­nas dis­tin­to al ha­bi­tual. Un cuar­to de ho­ra de es­tre­me­ci­mien­to.

De for­ma más ín­ti­ma, en el in­te­rior del tem­plo tam- bién se rin­de tri­bu­to a las víc­ti­mas. Los sa­cer­do­tes re­co­rren una y otra vez el cor­to ca­mino que se­pa­ra la igle- sia del co­le­gio, im­pli­ca­dos des­de el mar­tes en pres­tar asis­ten­cia. “Los fa­mi­lia­res es­tán re­ci­bien­do ayu­da si­co­ló­gi­ca y tam­bién es­pi­ri­tual”, sos­tie­ne el al­cal­de del mu­ni­ci­pio, Bo­do Klim­pel, que tam­po­co pue­de evi­tar un ges­to som­brío.

“To­dos los ha­bi­tan­tes del pue­blo nos en­con­tra­mos en es­ta­do de shock”, sen­ten­cia, an­te el alu­vión de en­tre­vis­tas que nun­ca an­tes ha­bía re­ci­bi­do como po­lí­ti­co. “Nos que­da una he­ri­da que ja­más des­apa­re­ce­rá”, re­ma­ta fi­nal­men­te al tér­mino de una rue­da de pren­sa que te­nía más ca­tar­sis

que nuevos de­ta­lles.

A Hal­tern am See no le que­da más que es­pe­rar a que la com­pli­ca­da bús­que­da de los ca­dá­ve­res en los Alpes pue­da dar sus fru­tos. Has­ta Mar­se­lla, a unos 100 ki­ló­me­tros del lu­gar del ac­ci­den­te, es­tá pre­vis­to que lle­guen hoy jue­ves al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res y ami­gos. Ni si­quie­ra pa­re­ce que las in­ves­ti­ga­cio­nes del su­ce­so va­yan a cam­biar ya na­da de un do­lor ins­ta­la­do en un pue­blo de 38.000 ha­bi­tan­tes, que ha vi­vi­do la tragedia como si hu­bie­ra ocu­rri­do en su pro­pia fa­mi­lia

FO­TO

La lo­ca­li­dad de Hal­tern am See es­tá ubi­ca­da a 80 ki­ló­me­tros de Dus­sel­dorf, don­de de­bía lle­gar el avión que par­tió el mar­tes a las 10:00 a.m. de Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.