Cam­bio de rol al ge­ne­ral Mo­ra

Ale­jar “tem­po­ral­men­te” al ge­ne­ral Jor­ge E. Mo­ra del gru­po de ple­ni­po­ten­cia­rios en Cu­ba in­quie­ta al país. Ne­go­ciar el fin del con­flic­to con las Farc exi­ge un mi­li­tar en la me­sa. Y él ya es­ta­ba ahí.

El Colombiano - - OPINIÓN - ESTEBAN PARÍS

La pre­sen­cia de ge­ne­ra­les con la ex­pe­rien­cia y repu­tación ne­ce­sa­rias, fren­te al con­jun­to de las fuer­zas ins­ti­tu­cio­na­les y po­lí­ti­cas, y fren­te a la so­cie­dad ci­vil y las Fuer­zas Ar­ma­das, den­tro del equi­po ne­go­cia­dor del Go­bierno Na­cio­nal con las Farc, en Cu­ba, de­be man­te­ner­se. Por eso es in­com­pren­si­ble que en la rec­ta fi­nal de las con­ver­sa­cio­nes se pre­ten­da de­jar al ge­ne­ral Jor­ge En­ri­que Mo­ra Ran­gel en el país, en ta­reas de “sen­si­bi­li­za­ción y pe­da­go­gía”, jun­to al ge­ne­ral Ós­car Naranjo.

La re­nun­cia ayer de los tres ase­so­res del ge­ne­ral Mo­ra (ofi­cia­les re­ti­ra­dos) abre un aba­ni­co de in­te­rro­gan­tes y crí­ti­cas so­bre el in­te­rés del pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos en ocu­par a Mo­ra y a Naranjo en vi­si­tas a las guar­ni­cio­nes mi­li­ta­res y po­li­cia­les, pa­ra ex­pli­car a las tro­pas las bon­da­des del pro­ce­so de paz.

Que el con­tral­mi­ran­te (r) Luis Carlos Ja­ra­mi­llo Pe­ña y los ge­ne­ra­les (r) Ri­car­do Ru­bia­no­groot y Víc­tor Ál­va­rez Var­gas ex­pre­sa­ran su des­con­cier­to, al “sa­ber que el ge­ne­ral Mo­ra ten­dría en el te­rri­to­rio na­cio­nal otras fun­cio­nes que lo se­pa­ra­rían de la me­sa de La Ha­ba­na, ta­les como vi­si­tar uni­da­des mi­li­ta­res pa­ra ex­pli­car la evo­lu­ción de las ne­go­cia­cio­nes”, lla­mó la aten­ción fren­te a un cam- bio que des­ba­lan­cea el equi­po de ple­ni­po­ten­cia­rios en una fa­se cru­cial de las ne­go­cia­cio­nes con la gue­rri­lla.

Así como res­pal­da­mos por su per­ti­nen­cia que hu­bie­se una co­mi­sión téc­ni­ca ase­so­ra, com­pues­ta por mi­li­ta­res ac­ti­vos, que co­noz­can en el te­rreno las es­tra­te­gias y ló­gi­cas ac­tua­les del con­flic­to ar­ma­do, pa­ra re­co­men­dar con cri­te­rio los pa­sos que de­ben se­guir­se, igual cree­mos que el ge­ne­ral Mo­ra y el ge­ne­ral Naranjo son fi­gu­ras in­dis­pen­sa­bles, y que trans­mi­ten la con­fian­za ne­ce­sa­ria a los co­lom­bia­nos, a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes an­te un even­tual ce­se fi­nal de hos­ti­li­da­des y el de­sar­me y la des­mo­vi­li­za­ción de las Farc.

Los ase­so­res no tie­nen nin­gún po­der de­ci­so­rio, y es en­ten­di­ble (es­tán cla­ros sus ro­les), pe­ro es por ello mis­mo que el ge­ne­ral Naranjo, y en es­pe­cial el ge­ne­ral Mo­ra, de­ben con­ti­nuar en La Ha­ba­na en el si­tial de los ple­ni­po­ten­cia­rios. Ellos se­rán el fil­tro fi­nal, en re­pre­sen­ta­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das, pa­ra que no es­tén en jue­go, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, la com­po­si­ción, fun­cio­na­mien­to e in­te­gri­dad de los cuer­pos ofi­cia­les de se­gu­ri­dad y de­fen­sa del Es­ta­do.

Mar­gi­nar­los del día a día del tra­ba­jo en La Ha­ba­na, fren- te a las Farc, que sí cuen­tan ya con to­da la ba­te­ría de je­fes de su “Se­cre­ta­ria­do y Es­ta­do Ma­yor Cen­tral”, en­vía un men­sa­je de des­con­cier­to y a la vez de des­con­fian­za a la co­man­dan­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das y al cuer­po de ofi­cia­les re­ti­ra­dos, ex­pec­tan­tes de que se acuer­de un fin del con­flic­to ar­ma­do que no vul­ne­re el or­den ju­rí­di­co ni cons­ti­tu­cio­nal.

Por ello la ex­tra­ñe­za y la car­ta de los ase­so­res re­ti­ra­dos: “sin cues­tio­nar la ple­na au­to­no­mía del se­ñor pre­si­den­te, pues cla­ra­men­te la tie­ne pa­ra di­ri­gir to­do lo con­cer­nien­te con las ne­go­cia­cio­nes, in­clu­yen­do la asig­na­ción de los ple­ni­po­ten­cia­rios, cree­mos que en es­te mo­men­to al se­pa­rar de la me­sa, aun tem­po­ral­men­te, al se­ñor ge­ne­ral Mo­ra, en es­pe­cial cuan­do es­tá por dis­cu­tir­se el pun­to tres de la agen­da ‘fin del con­flic­to’, es de­cir, el que ver­da­de­ra­men­te to­ca con te­mas mi­li­ta­res, como la des­mo­vi­li­za­ción, la de­ja­ción/en­tre­ga de las ar­mas y el ce­se al fue­go bi­la­te­ral y de­fi­ni­ti­vo, es al­go que no po­de­mos com­pren­der y en el que es­ta­mos com­ple­ta­men­te en desacuer­do”.

Así lo ven ellos y bue­na par­te del país, por­que se per­ci­be en con­tra­vía de una ne­go­cia­ción trans­pa­ren­te, cui­da­do­sa y be­né­fi­ca pa­ra la de­mo­cra­cia de Co­lom­bia, to­da

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.