Cau­te­la de ex­per­tos fren­te a re­for­mas en Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal.

Las me­di­das anun­cia­das son po­si­ti­vas pa­ra los ana­lis­tas, pe­ro no se de­ben adop­tar en ca­lien­te ni mo­di­fi­car­se en fun­ción de un asun­to in­di­vi­dual.

El Colombiano - - PORTADA - Por DANIEL PA­LA­CIOS ME­JÍA COLPRENSA

Con sa­tis­fac­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po con cau­te­la fue­ron re­ci­bi­das por par­te de ex­per­tos en la ma­te­ria las me­di­das anun­cia­das por los ma­gis­tra­dos de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra dar­les trans­pa­ren­cia, pu­bli­ci­dad y ce­le­ri­dad a los pro­ce­sos al in­te­rior de esa Cor­po­ra­ción.

Por ejem­plo, pa­ra el pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, Ma­nuel Quin­che, “hay que ser cau­te­lo­sos pues una re­for­ma de esa ín­do­le no se de­be ha­cer en ca­lien­te, hay una gran ries­go de que es­ta co­yun­tu­ra sea apro­ve­cha­da por los enemi­gos his­tó­ri­cos que ha te­ni­do la Cor­te pa­ra ha­cer­le da­ño”.

Por su par­te, pa­ra el pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la UPB, Mi­guel Silva Mo­yano, el he­cho de que los ma­gis­tra­dos no se ha­yan re­fe­ri­do al te­ma del es­cán­da­lo Pretelt fue po­si­ti­vo por­que “se man­tu­vo la dis­cu­sión en el plano mi­sio­nal e ins­ti­tu­cio­nal y no en el per­so­nal. Aquí el pro­ble­ma no son las per­so­nas sino las ins­ti­tu­cio­nes y si bien es cier­to, es­ta­mos es­pe­ran­do res­pues­tas del ca­so Pretelt, la Cor­te no se pue­de mo­di­fi­car en fun­ción de un ca­so par­ti­cu­lar”.

Las re­for­mas, que, se­gún los to­ga­dos, se­rán im­ple­men­ta­das en abril pró­xi­mo con­tem­plan la re­gla­men­ta­ción del pro­ce­so de se­lec­ción de tu­te­las, así como la ne­ce­si­dad de do­tar de un ca­rác­ter más cor­po­ra­ti­vis­ta las fun­cio­nes elec­to­ra­les de ese al­to tri­bu­nal en la elec­ción del re­gis­tra­dor y el con­tra­lor ge­ne­ral.

Las re­for­mas anun­cia­das

El ma­gis­tra­do Mauricio González, quien es una de las pie­zas cla­ves del ca­so Pretelt, asu­mió la vo­ce­ría del ór­gano

cons­ti­tu­cio­nal y dio a co­no­cer el pa­que­te de re­for­mas que pre­ten­den im­ple­men­tar y que se con­cen­tra en tres gran­des ejes te­má­ti­cos.

El primer blo­que de pro­pues­tas abar­ca el pro­ce­so de se­lec­ción de tu­te­las en el al­to tri­bu­nal, que pue­de ser el pro­ce­so don­de más ries­go exis­te de que in­ci­dan in­tere­ses per­so­na­les de­bi­do a la fal­ta de cla­ri­dad en sus re­glas.

Pre­ci­sa­men­te, la pro­pues­ta de González pre­ten­de que sea un pro­ce­so más re­gla­do y me­nos dis­cre­cio­nal, don­de ha­ya unos cri­te­rios de se­lec­ción es­ta­ble­ci­dos y exis­ta una mo­ti­va­ción a las de­ci­sio­nes que allí se to­men. Tam­bién se quie­re que el re­cu­so de in­sis­ten­cia — usa­do pa­ra in­sis­tir en la se­lec­ción de una tu­te­la desecha­da— ten­ga una re­gu­la­ción mu­cho más es­tric­ta.

Quin­che, quien di­jo es­tar de acuer­do con es­ta idea, agre­gó que “co­rres­pon­de a una ne­ce­si­dad muy vie­ja, pues en los pri­me­ros años de la Cor­te el nú­me­ro de tu­te­las era muy ba­jo y hoy es­tá des­bor­da­do, de ahí la ne­ce­si­dad fí­si­ca de que cam­bie el pro­ce­so”.

Otro pun­to que se­rá re­for­ma­do tie­ne que ver con el lleno de los va­cíos que hay en el te­ma de tér­mi­nos y pla­zos pa­ra la pre­sen­ta­ción de po­nen­cias y la pu­bli­ca­ción de fa­llos, ya que se ha vuel­to bas­tan­te usual que la Cor­te dé a co­no­cer el sen­ti­do del fa­llo, pe­ro se tar­de al­gu­nos me­ses en pu­bli­car la sen­ten­cia.

Pa­ra Silva, “cual­quier ac­ción que va­ya en­ca­mi­na­da a dar ce­le­ri­dad a los pro­ce­sos brin­da­rá es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, so­bre to­do si así se evi­ta que las de­ci­sio­nes in­ter­fie­ran con even­tos po­lí­ti­cos, como su­ce­dió con la re­vo­ca­to­ria del al­cal­de Gus­ta­vo Pe­tro, que por las de­mo­ras de la Cor­te ge­ne­ró una es­pe­cie de asin­cro­nía ins­ti­tu­cio­nal y se pres­tó pa­ra sus­pi­ca­cias”.

Por otro la­do, aun­que es un asun­to con­tem­pla­do en la re­for­ma de equi­li­brio de po­de­res, los ma­gis­tra­dos pro­pu­sie­ron, de ma­ne­ra pro­vi­sio­nal, que las fun­cio­nes elec­to­ra­les que tie­nen que ver con la pos­tu­la­ción de can­di­da­tos a re­gis­tra­dor y con­tra­lor no se con­cen­tren ex­clu­si­va­men­te en el pre­si­den­te de la Cor­te sino en la Sa­la Ple­na.

Sin em­bar­go, Quin­che di­fie­re en lo que tie­ne que ver con la eli­mi­na­ción de las fun­cio­nes elec­to­ra­les de las Cor­tes, pues “si no tu­vie­ran la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en esos pro­ce­sos, la Cor­te Su­pre­ma no hu­bie­se po­di­do re­cha­zar, por ejem­plo, la ter­na del go­bierno de Uri­be pa­ra Fis­cal, den­tro de la cual es­ta­ba Pretelt, lo que me pa­re­ció un gran acier­to”

FO­TO

Las me­di­das anun­cia­das por los ma­gis­tra­dos con­tem­plan en­tre otras una se­rie de re­for­mas al re­gla­men­to in­terno de la Cor­po­ra­ción que de­be­rán ser im­ple­men­ta­das en abril pró­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.