Ins­pec­to­res de­co­mi­san 503 ki­los de pes­ca­do

El Colombiano - - METRO - Por MART­HA ARIAS SAN­DO­VAL MA­NUEL SALDARRIAGA

Por su ma­ni­pu­la­ción y es­ta­do el pro­duc­to no era ap­to pa­ra el con­su­mo hu­mano. Fue­ron ce­rra­dos 7 pun­tos de ven­ta.

Pa­ra evi­tar in­to­xi­ca­cio­nes, que en mu­chos ca­sos pue­den re­sul­tar ma­si­vas, au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de Me­de­llín, in­ten­si­fi­ca­ron sus ins­pec­cio­nes a los pun­tos de ven­ta de pes­ca­do en la ciu­dad, pro­duc­to que tie­ne al­ta de­man­da por es­tos día de Se­ma­na San­ta.

Si bien, la gran ma­yo­ría de los es­ta­ble­ci­mien­tos se ajus­ta­ban a las nor­mas de hi­gie­ne exi­gi­das pa­ra el pro­duc­to, sie­te ne­go­cios en los que ha­lla­ron al­gún ti­po de pro­ble­mas fue­ron se­lla­dos. En los ope­ra­ti­vos ade­más fue­ron de­co­mi­sa­dos 503 ki­los de pes­ca­do.

En un re­co­rri­do por al­gu­nos de los si­tios de má­xi­ma ven­ta de pes­ca­do en la ciu­dad, EL CO­LOM­BIANO pu­do per­ca­tar­se del ma­ne­jo que se ha­ce del mis­mo y el con­trol que ejer­cen las au­to­ri­da­des.

Jo­sé Án­gel Mer­ca­do re­cor­dó que ha­ce unos 30 años, en su na­tal To­lú, cuan­do el mar es­ta­ba “pi­cao”, se en­tra­ba has­ta su ca­sa y con él, traía unos pe­ces que se con­ver­tían en es­pec­tácu­lo pa­ra la fa­mi­lia, que ma­ra­vi­lla­da los ob­ser­va­ban de­ba­jo de las ca­mas.

De ni­ño él, su pa­dre y ami­gos, di­jo don Jo­sé, pes­ca­ban en el mar Ca­ri­be, pe­ces que aho­ra com­pra en los pun­tos de ven­ta de Me­de­llín. “Me gus­ta el ju­rel, el par­go y co­ji­núa”, ase­ve­ró, mien­tras se­ña­ló un ju­rel pa­ra que el ven­de­dor lo sa­ca­ra del re­fri­ge­ra­dor y lo pre­pa­ra­ra pa­ra la ven­ta.

Ji­mar Quin­chía, que lle­va más de 20 años ven­dien­do pes­ca­do, se­ña­ló que la ti­la­pia y el fi­le­te de ba­sa, traí­do prin­ci­pal­men­te de China, son de los más es­co­gi­dos por los clien­tes.

El bo­ca­chi­co y la es­pi­na de ti­la­pia tam­bién son ape­te­ci­dos por los com­pra­do­res, que se acer­can prin­ci­pal­men­te en las ho­ras de la ma­ña­na.

Iván López, con­su­mi­dor de ha­bi­tual, ade­más de dar al­gu­nos con­se­jos pa­ra sa­bo­rear la ti­la­pia, re­co­men­dó mi­rar bien que los ojos del pes­ca­do no es­tén man­cha­dos de ro­jo y que sus aga­llas se vean ro­jas. “Hay que ser muy cui­da­do­so an­tes de lle­var­se el pes­ca­do pa­ra la ca­sa”, di­jo.

Ga­briel Jai­me Gua­rín, se­cre­ta­rio de Sa­lud de Me­de­llín, ase­ve­ró que es clave ve­ri­fi­car las

con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas del lu­gar de com­pra. “Sea ma­li­cio­so, ve­ri­fi­que dón­de com­prar”, di­jo. Re­co­men­dó que el pes­ca­do es­té re­fri­ge­ra­do “no es lo mis­mo que es­té ex­pues­to por días al sol en la ca­lle, en ca­rre­ti­llas, que en un enfriador”.

Uti­li­ce su ol­fa­to y ve­ri­fi­que que no ten­ga mal olor. Mi­re, que las es­ca­mas bri­llen y es­tén uni­das en­tre sí y fuer­te­men­te ad­he­ri­das a la piel. Si el cuer­po es­tá ar­quea­do y rí­gi­do es un in­di­cio de su buen es­ta­do

FO­TO

Las au­to­ri­da­des de sa­lud re­co­mien­dan que el pro­duc­to es­té en hie­lo de ma­ne­ra per­ma­nen­te y en can­ti­dad su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.