CRÍ­TI­CA

El Colombiano - - TENDENCIAS -

¿Por qué es­co­ger mo­di­fi­car el for­ma­to usual en que se ha­cen las pe­lí­cu­las? ¿Pa­ra qué cam­biar esa fran­ja alar­ga­da que imi­ta el ho­ri­zon­te por un rec­tán­gu­lo ver­ti­cal que se ase­me­ja a lo que ve­mos to­dos los días cuan­do al­za­mos nues­tro te­lé­fono? Pue­de que la ra­zón sea que de esa ma­ne­ra, sin la po­si­bi­li­dad de ubi­car a de­re­cha o a iz­quier­da a un per­so­na­je, te­nien­do un eterno cen­tro como ca­mi­sa de fuer­za es­té­ti­ca, se ven me­jor cier­tos mo­men­tos: un mu­cha­cho que ríe mon­ta­do en un ca­rri­to de su­per­mer­ca­do, un par de ojos que mi­ran ha­cia abajo a otro par de ojos que bo­ca arri­ba, no pue­den ha­cer na­da, las pier­nas de una mu­jer ma­du­ra apre­ta­das en una mi­ni­fal­da. O pue­de que sim­ple­men­te se es­co­ja ese for­ma­to por­que en al­gún mo­men­to de “Mommy”, cuan­do sus tres per­so­na­jes prin­ci­pa­les es­tán rien­do jun­tos y abra­za­dos, na­da más ca­be en el en­cua­dre, por­que jus­to en ese ins­tan­te na­da más pre­ci­san. Só­lo a ellos. Mommy di­ce el co­llar que le re­ga­la Ste­ve a su ma­má y que ella, Dia­ne, lle­va­rá pues­to el res­to de la pe­lí­cu­la, tan­to en los mo­men­tos en que ese hi­jo se com­por­ta­rá más o me­nos como ella qui­sie­ra que fue­ra siem­pre, como en los otros, en que de­ja­rá sa­car al ado­les­cen­te hi­per­ac­ti­vo, im­pru­den­te y des­ubi­ca­do que es. Por­que es­ta pe­lí­cu­la, ga­na­do­ra el año pa­sa­do del Pre­mio del Ju­ra­do en Can­nes, nos ha­bla de ma­ne­ra arre­ba­ta­da, ca­si cruel, de ese amor tan­tas ve­ces dul­ci­fi­ca­do por Holly­wood en his­to­rias me­lo­sas en las que es di­fí­cil creer: el de una ma­má por su hi­jo. Xa­vier Do­lan, el es­cri­tor y di­rec­tor de es­ta cin­ta, triunfa yén­do­se en di­rec­ción con­tra­ria; re­cor­dán­do­nos lo mu­cho que su­fre una ma­má, to­das las ma­más, cuan­do sus hi­jos pa­san por la ado­les­cen­cia. No to­dos los hi­jos son Ste­ve, cla­ro, pe­ro Do­lan lle­va al ex­tre­mo los gi­ros ar­gu­men­ta­les de la his­to­ria sim­ple­men­te por­que el ca­li­bre emo­cio­nal de to­da la pe­lí­cu­la es tan al­to (el es­pec­ta­dor nun­ca tie­ne un mi­nu­to pa­ra sus­pi­rar y res­pi­rar con tran­qui­li­dad) que esa es la úni­ca ma­ne­ra de que ha­ya pi­cos na­rra­ti­vos. An­ne Dor­val, la ac­triz que ha­ce de Dia­ne Des­prés, la ma­dre, es ex­tra­or­di­na­ria. No nos pre­sen­ta en su per­so­na­je un ar­que­ti­po sino la su­ma de mu­chas ma­más que co­no­ce­mos: la que mues­tra una son­ri­sa fren­te al tra­ba­jo más du­ro só­lo por­que sa­be que ese tra­ba­jo le per­mi­te lle­var co­mi­da a la ca­sa, la que gri­ta de­ses­pe­ra­da cuan­do su hi­jo no le ha­ce ca­so, la que in­ten­ta ra­zo­nar con él pa­ra que sea su cóm­pli­ce en las no­ches en que se sien­te más des­am­pa­ra­da, la que ex­plo­ta cuan­do no pue­de más, por­que ser ma­má can­sa y su hi­jo, to­dos los hi­jos del mun­do en él per­so­ni­fi­ca­dos, es­tá tan enamo­ra­do de su ma­má que ni si­quie­ra en­tien­de cuán­to pue­de he­rir a ve­ces su amor. Jun­to a ella Su­zan­ne Clé­ment y so­bre to­do el fan­tás­ti­co An­toi­ne-Oli­vier Pi­lon, le en­tre­gan al es­pec­ta­dor un dra­ma en ebu­lli­ción, que nos re­cuer­da que el po­der del ci­ne es en­con­trar una ma­ne­ra nue­va pa­ra na­rrar la his­to­ria de siem­pre, en es­te ca­so la de un Edi­po enamo­ra­do y de su ma­dre ma­ra­vi­llo­sa, me­re­ce­do­ra de un en­cua­dre en el que só­lo que­pan ella y su amor.

SA­MUEL CAS­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.