EDI­TO­RIAL

La ciu­dad en­tra en una nue­va fa­se de su se­gu­ri­dad: ata­car 359 pun­tos crí­ti­cos de criminalidad y des­per­tar la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na, pa­ra afian­zar, ca­da vez más, la in­ver­sión so­cial. El re­loj cuen­ta.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

“La ciu­dad en­tra en una nue­va fa­se de su se­gu­ri­dad: ata­car 359 pun­tos crí­ti­cos de criminalidad y des­per­tar la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na, pa­ra afian­zar, ca­da vez más, la in­ver­sión so­cial. El re­loj cuen­ta”.

Me­de­llín si­gue con­ver­ti­da en el la­bo­ra­to­rio y re­fe­ren­te de los pla­nes de se­gu­ri­dad del Go­bierno Na­cio­nal. De la mano de la Al­cal­día y de la Po­li­cía, en to­dos sus ni­ve­les, aho­ra co­mien­za un pro­me­te­dor plan de fo­ca­li­za­ción de las ac­cio­nes en zo­nas pre­via­men­te iden­ti­fi­ca­das como de ma­yor criminalidad, con ba­se en es­ta­dís­ti­cas.

Pa­ra exa­mi­nar los pri­me­ros re­sul­ta­dos se tra­zó un pla­zo de cua­tro me­ses. Un re­to ne­ce­sa­rio fren­te a la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad que aún per­vi­ve en­tre la ciu­da­da­nía, en es­pe­cial por los atra­cos con­ti­nuos a mano ar­ma­da en zo­nas clave como el Cen­tro, Lau­re­les, Be­lén, La 80 y El Po­bla­do.

La reali­dad de­mues­tra que las es­ta­dís­ti­cas son fa­vo­ra­bles y que los ho­mi­ci­dios y los ro­bos a per­so­nas han dis­mi­nui­do no­to­ria­men­te, pe­ro aún hay un pro­ble­ma de per­cep­ción y de reali­dad que es ne­ce­sa­rio re­sol­ver. Cier­to es­ta­do de des­am­pa­ro fren­te a la de­lin­cuen­cia co­mún, que es mo­ti­vo de con­ver­sa­ción y de di­fu­sión per­ma­nen­te en las re­des so­cia­les y que hay que que­brar.

Pe­ro, ade­más, es reite­ra­da la crí­ti­ca de al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les y de ana­lis­tas fren­te al con­trol so­cial, eco­nó­mi­co y cri­mi­nal que ejer­cen dos su­per­es­truc­tu­ras de­lin­cuen­cia­les a las que se les atri­bu­ye pre­sen­cia en los ba­rrios po­pu­la­res de Me­de­llín y el Va­lle de Aburrá: “la Ofi­ci­na” y “el Clan de los Úsu­ga”, y en­tre quie­nes fun­cio­na un su­pues­to pac­to de dis­tri­bu­ción te­rri­to­rial y de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les, cu­yo ba­jo per­fil lo ga­ran­ti­za la re­duc­ción, al má­xi­mo, de las agre­sio­nes ar­ma­das en las ca­lles y en con­se- cuen­cia el evi­tar mien­tras sea po­si­ble el ase­si­na­to de ri­va­les.

En­tre esa reali­dad ob­je­ti­va de dis­mi­nu­ción de la vio­len­cia ur­ba­na y el ma­les­tar por la con­ti­nui­dad del de­li­to co­ti­diano en las ca­lles, aso­cia­do a la pi­rá­mi­de de las ban­das y sus ten­tácu­los in­vi­si­bles que ma­ne­jan el mi­cro­trá­fi­co, la ex­tor­sión, la pros­ti­tu­ción y el ro­bo en zo­nas de gran au­ge co­mer­cial, es que en­tra aho­ra a ope- rar el plan pi­lo­to de in­ter­ven­ción en pun­tos crí­ti­cos de Me­de­llín. Ne­ce­sa­rio y alen­ta­dor.

Con el con­se­jo y el res­pal­do del exal­cal­de de Nue­va York, Ru­dolph Giu­lia­ni, de exi­to­sa ges­tión en sus go­bier­nos en la que fue­ra lla­ma­da en los no­ven­ta “la ca­pi­tal del cri­men”, Me­de­llín se po­ne en la mi­ra de lu­char de ma­ne­ra sos­te­ni­da y con­cen­tra­da con­tra los de­lin­cuen­tes de­di­ca­dos al ho­mi­ci­dio, el mi­cro­trá­fi­co y el ro­bo a per­so­nas y de ca­rros. Esa ges­tión ser­vi­rá de ho­ja de ru­ta pa­ra Ca­li y Bo­go­tá.

Y pa­ra ello, como le di­jo Giu­lia­ni a es­te dia­rio, se re­quie­re un gran li­de­raz­go por par­te de quien es­té al fren­te del go­bierno lo­cal; es de­cir, del al­cal­de Aní­bal Ga­vi­ria. Di­jo Giu­lia­ni: “si no me mos­tra­ba du­ro, nun­ca se iba a re­du­cir la de­lin­cuen­cia (...) de­ci­dí que las po­lí­ti­cas de­bían ser fuer­tes y efi­cien­tes pa­ra abor­dar un pro­ble­ma que es­ta­ba des­de ha­ce dé­ca­das des­con­tro­la­do”.

Me­de­llín vie­ne avan­zan­do en la con­so­li­da­ción de su se­gu­ri­dad y su con­vi­ven­cia, y pa­ra dar nuevos pa­sos ese li­de­raz­go gu­ber­na­men­tal es in­dis­pen­sa­ble, al tiem­po, y es­to es sus­tan­cial, que la ciu­da­da­nía se con­cien­ti­ce de sus de­be­res y res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra apo­yar las ta­reas po­li­cia­les con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do.

En­ton­ces, esa se­gu­ri­dad for­ta­le­ci­da, ad­vier­te Giu­lia­ni, de­be ver­se com­ple­men­ta­da con in­ver­sión so­cial en sa­lud, educación y otros fac­to­res de ca­li­dad de vida.

Ini­cia es­ta fa­se en la ta­rea de lle­var la ciu­dad a un es­ta­dio de con­vi­ven­cia iné­di­to. To­dos de­be­mos apos­tar a que sí lo va­mos a al­can­zar. El re­loj es­tá con­tan­do, pa­ra to­dos

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.