TEN­DEN­CIAS

Re­la­to de una vi­si­ta a pue­blos Jiw, Nú­kak Ma­kú y Tu­kano Orien­tal, con la ar­te­sa­nía como hi­lo con­duc­tor.

El Colombiano - - PORTADA - JOHN SALDARRIAGA HENRY AGUDELO

EL CO­LOM­BIANO vi­si­tó tres et­nias de ar­te­sa­nos del Gua­via­re

Con un remo de bo­te, Ma­ría Se­gu­ra re­vuel­ve cons­tan­te­men­te la fa­ri­ña en la la­ta del fo­gón, pa­ra que no se le que­me.

Y no re­sul­ta ex­tra­ño que use un remo como uten­si­lio, ya re­le­va­do de su la­bor ori­gi­nal, pues­to que los jiw o gua­ya­be­ros, pue­blo del que ha­ce par­te, des­pués de aban­do­nar su con­di­ción nó­ma­da, pre­sio­na­dos por co­lo­nos que lle­ga­ron de dis­tin­tas par­tes del país a ocu­par su te­rri­to­rio, se han vuel­to dies­tros en el ma­ne­jo de ca­noas en las que re­co­rren el río Gua­via­re, cu­ya ri­be­ra ha­bi­tan.

El pue­blo Jiw es un con­jun­to de ca­sas rec­tan­gu­la­res, con te­chos de pal­ma de mo­ri­che que lle­gan ca­si has­ta un me­tro del sue­lo y ca­re­cen de pa­re­des las más de ellas. Es­tán di­se­mi­na­das en la lla­nu­ra, a unos diez ki­ló­me­tros del área ur­ba­na de San Jo­sé del Gua­via­re.

Des­de allí se ve par­te de las es­tri­ba­cio­nes de la Sie­rra de la Ma­ca­re­na. Al­gu­nas pal­mas se per­fi­lan con­tra un cie­lo plo­mi­zo, no so­lo por lo gri­sá­ceo, sino por lo den­so y pe­sa­do. No hay du­da: an­tes del me­dio­día co­men­za­rá a llo­ver. No so­pla el viento. En la vas­ta pla­ni­cie so­lo se oye el can­to de un po­llo de mon­te. Uno so­lo.

Ma­ría Se­gu­ra ha pa­sa­do en eso des­de que se le­van­tó, a las seis. Ya es me­dia ma­ña­na. Mien­tras cui­da a al­gu­nos ni­ños, pro­pios y aje­nos que an­dan por ahí, me­dio des­nu­dos los más pe­que­ños, mi­rán­do­lo to­do, sa­có del agua la yu­ca bra­va, lla­ma­da man­dio­ca, don­de es­tu­vo su­mer­gi­da des­de ayer pa­ra que se fue­ra fer­men­tan­do y per­dien­do su to­xi­ci­dad. La pe­ló y la ra­yó. La cer­nió. La en­va­só en ma­ta­fríos de gua­ru­ma tren­za­da, unos ci­lin­dros he­chos por ella con la in­cons­tan­te ayu­da de su hi­jo, Rai­bel Ju­lián, los cua­les per­mi­ten ex­pri­mir la yu­ca pa­ra po­ner­la lo más se­ca po­si­ble en la la­ta del fo­gón de le­ña que en­cen­dió ha­ce ra­to.

Des­pués de tos­tar­la, la car­ga en el aba­ni­co has­ta un ties­to del cual, cuan­do se for­ma una pi­la de ca­si un me­tro de al­tu­ra, la em­pa­ca en bol­sas pa­ra que su es­po­so, Etel­ber­to Pi­ra­qui­ve, apo­da­do el Mono, la lle­ve al mer­ca­do.

To­dos esos uten­si­lios: los ma­ta­fríos, los cer­ni­do­res, los so­pla­do­res, los ha­ce Ma­ría Se­gu­ra en otros mo­men­tos.

Pa­ra ella, como pa­ra la ma­yor par­te de los jiw y de­más in­dí­ge­nas de las dis­tin­tas fa­mi­lias del Gua­via­re, las ar­te­sa­nías cons­ti­tu­yen ape­nas una de las la­bo­res de la vida. Los hom­bres al­ter­nan es­ta ac­ti­vi­dad con la pes­ca, la ca­za y la agri­cul­tu­ra. Las mu­je­res, con la pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos y el cui­da­do de los ni­ños, aun­que tam­bién atien­den cul­ti­vos cer­ca­nos a la ca­sa.

“Los in­dí­ge­nas, no so­la­men­te los Nú­kak, los tu­kano y los Jiw, sino to­dos, no se de­di­can a la pro­duc­ción in­ten­si­va de ar­te­sa­nías —ex­pli­ca Blan­ca Li­gia Suá­rez Ochoa, ge­ren­te del Fon­do Mix­to de Cul­tu­ra del Gua­via­re—. Esa, la de la pro­duc­ción en se­rie, es una men­ta­li­dad oc­ci­den­tal, que te­ne­mos us­ted y yo. Ellos ha­cen un co­llar y vie­nen con él a la tien­da a ven­der­lo. Un ces­to, y lo traen”

Ellos no tie­nen la pri­sa por lle­gar a nin­gu­na par­te que sí tie­ne ca­si to­do el pla­ne­ta. Cuen­tan con tiem­po de ba­ñar­se en el río, de ca­mi­nar y de con­ver­sar... Van a pes­car, a ca­zar con sus cer­ba­ta­nas...

La fun­cio­na­ria re­cuer­da que al­gu­na vez, an­tes de com­pren­der la di­ná­mi­ca de los in­dí­ge­nas, es­ta­ble­ció un con­ve­nio con un ar­te­sano pa­ra que le lle­va­ra unos diez ces­tos por se­ma­na, pe­ro eso ja­más re­sul­tó.

Esa mis­ma ma­ña­na, mien­tras Ma­ría Se­gu­ra re­ma en su ama­ri­llo río de fa­ri­ña; el Mono se de­mo­ra en la cha­gra sem­bra­da de man­dio­ca, chon­ta­du­ro, plá­tano y uva cai­ma­ro­na, y la na­tu­ra­le­za se pre­pa­ra pa­ra llo­ver, Eze­quiel Bel­trán per­ma­ne­ce en su ca­sa te­jien­do ca­nas­tos de fi­bra wa­ru­má.

Ar­te­sa­nías como las de Ma­ría Se­gu­ra y Rai­bel Ju­lián es­ta­rán en

Los ar­te­sa­nos del Gua­via­re no tra­ba­jan la pro­duc­ción en se­rie. Ca­da

Tex­tos Fo­tos En­via­dos es­pe­cia­les, Gua­via­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.