Francisco im­pul­sa el le­ga­do del Papa Juan Pablo II

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DIA­NA CA­RO­LI­NA JI­MÉ­NEZ

Mon­se­ñor Ri­car­do Tobón, Ar­zo­bis­po de Me­de­llín, ase­gu­ró que a la fi­gu­ra del Papa Juan Pablo II la pro­te­ge en el tiem­po “su san­ti­dad”.

Mon­se­ñor Ri­car­do Tobón, Ar­zo­bis­po de Me­de­llín, sien­te hoy el le­ga­do del Papa Juan Pablo II más vi­gen­te que nun­ca y, en diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, ex­pli­có que la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­le un ho­me­na­je a Ka­rol Jó­zef Wojt­yła 10 años des­pués de su muer­te, “es ha­cer lo que él hi­zo: se­guir a Cris­to. Si que­re­mos en­trar en la di­ná­mi­ca de vida que él nos en­se­ñó, lo que nos to­ca es mo­rir y re­su­ci­tar con Cris­to”.

¿Có­mo se vi­ve hoy el le­ga­do del Papa Juan Pablo II?

“Lo pri­me­ro que hoy nos que­da de él es el hom­bre, la per­so­na que fue. Fue un hom­bre muy do­ta­do, de mu­chas cua­li­da­des pe­ro, de otra par­te, un hom­bre trans­for­ma­do por Cris­to. Tam­bién nos que­da to­do su ma­gis­te­rio, que fue muy am­plio. Fue­ron mu­chos años de en­se­ñan­zas y de en­cí­cli­cas que to­da­vía son un pa­tri­mo­nio de doc­tri­na, un pa­tri­mo­nio de re­fle­xión hu­ma­na y cris­tia­na.”

¿Có­mo re­co­no­ce­rán al Papa Juan Pablo II los ca­tó­li­cos que hoy no lo co­no­cie­ron? Esos ni­ños de diez años o me­nos...

“El Papa se­rá re­cor­da­do pa­ra siem­pre como san­to. Eso es lo de­fi­ni­ti­vo. ¿Qué sig­ni­fi­ca que sea san­to? Que es un hom­bre que se de­jó trans­for­mar por Cris­to de tal ma­ne­ra que vi­vió so­lo pa­ra Dios y pa­ra los de­más. En­ton­ces de la san­ti­dad de Juan Pablo II que­da­rá su re­la­ción ín­ti­ma con Dios y su ca­pa­ci­dad pa­ra acer­car­se a la gen­te, con­do­ler­se con los que su­frían y ayu­dar a to­dos. A la fi­gu­ra de Juan Pablo II la pro­te­ge en el tiem­po su san­ti­dad de vida”.

¿Qué pue­de ver­se del Papa Juan Pablo II en el Papa Francisco?

“Tie­nen mu­cho en co­mún: la mis­ma fe cris­tia­na, su ser­vi­cio como su­ce­so­res de Pe­dro, la mis­ma mi­sión, la mis­ma doc­tri­na y su gran ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción con el pue­blo. Lo que hoy es­tá vi­vien­do el mun­do con el en­tu­sias­mo del Papa Francisco se vi­vió tam­bién con el Papa Juan Pablo II cuan­do em­pe­za­ba su mi­nis­te­rio”.

¿Có­mo ha cam­bia­do la Igle­sia Ca­tó­li­ca en es­tos 10 años?

“La Igle­sia si­gue ha­cien­do el ca­mino tra­za­do ha­ce 50 años por el Con­ci­lio Va­ti­cano II. Diez años es un pe­rio­do muy bre­ve pa­ra po­der de­tec­tar un cam­bio en una co­mu­ni­dad tan gran­de como la Igle­sia Ca­tó­li­ca. El Con­ci­lio Va­ti­cano II in­vi­ta, so­bre to­do, a que la Igle­sia lle­gue a ser co­mu­ni­dad, a que la Igle­sia se

Tres es­ti­los muy dis­tin­tos...

“Sí. En el fi­nal del pon­ti­fi­ca­do del Papa Juan Pablo II apren­di­mos de su for­ta­le­za, de su amor y de su es­pe­ran­za. El es­ta­ba fí­si­ca­men­te ago­ta­do, ya en el fi­nal de la vida, pe­ro tu­vo la va­len­tía de ago­ni­zar y mo­rir en pú­bli­co, mos­tran­do có­mo el evan­ge­lio nos lle­va en los mo­men­tos lí­mi­tes a te­ner for­ta­le­za y a te­ner es­pe­ran­za. El Papa Be­ne­dic­to XVI hi­zo un pon­ti­fi­ca­do muy gran­de aun­que no fue bien re­ci­bi­do en to­dos los sec­to­res. Es un gran in­te­lec­tual, de una sen­si­bi­li­dad hu­ma­na ex­cep­cio­nal. Mos­tró có­mo la fe tie­ne que ha­cer el es­fuer­zo de ilu­mi­nar­se de la ra­zón pa­ra po­der in­te­grar­se po­si­ti­va­men­te en la cul­tu­ra de hoy. Su tra­ba­jo doc­tri­nal ape­nas lo es­ta­mos em­pe­zan­do a asimilar. El Papa Francisco lle­gó como un viento del Es­pí­ri­tu que in­vi­ta, como el mis­mo di­ce, “a la ale­gría de la evan­ge­li­za­ción”. La igle­sia en es­tos diez años si­gue ca­mi­nan­do en una di­rec­ción ya tra­za­da. Lo que le Papa Juan Pablo II tes­ti­mo­nió, eso que el Papa Be­ne­dic­to XVI en­se­ñó, el Papa Francisco lo es­tá im­pul­san­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.